"El éxito de Alberto Garzón"



Las declaraciones del Ministro de Consumo, Alberto Garzón, al rotativo británico The Guardian, en las que destacaba la mala calidad de la carne procedente de las explotaciones ganaderas intensivas, macrogranjas, y su repercusión negativa en el medio ambiente, han provocado una encendida polémica. Aunque las palabras del ministro proceden de una entrevista concedida al rotativo británico el pasado mes de diciembre, es ahora, en plena precampaña de las elecciones de Castilla-León, cuando están marcando la agenda política. El Partido Popular está utilizando lo manifestado por Garzón para sacarle rédito electoral al presentarlo como un ataque al sector ganadero en general. En el marco de esta estrategia de los populares se ignora que el ministro sólo se refirió en sus críticas a las grandes explotaciones ganaderas de carácter intensivo, y no a la carne procedente de la agricultura extensiva, es decir de pequeñas granjas de carácter familiar. Así lo expresó Alberto Garzón en la citada entrevista: “La agricultura extensiva es una forma de ganadería ambientalmente sostenible y que tiene mucho peso en zonas de España como Asturias, partes de Castilla y León, Andalucía y Extremadura”.

 

w--
Pero más allá del oportunismo político del PP al utilizar de forma manipulada las declaraciones de Garzón, lo que es una realidad es el éxito del Ministro de Consumo al colocar este tema en la agenda mediática. La polémica sobre el tema de la carne ha sacado a la luz un importante problema medioambiental y de salud alimentaria que debe abordarse. Por otra parte, las explotaciones ganaderas extensivas se ven perjudicadas por las prácticas de las grandes granjas a las que se refirió así el ministro en la entrevista: “lo que no es para nada sostenible son estas llamadas megagranjas que contaminan el suelo, contaminan el agua y luego exportan esta carne de mala calidad de estos animales maltratados”.

Es oportuno recordar en este punto otra polémica, la que se generó el pasado mes de marzo cuando el líder de Más País, Íñigo Errejón, utilizó su turno en una sesión de Control al Gobierno para pedirle al presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, una política más ambiciosa para la atención psicológica. En ese momento un diputado del PP, Carmelo Romero, le espetó desde su escaño “vete al médico”, palabras por las que tuvo que pedir disculpas. La intervención de Errejón sobre las carencias de la sanidad pública en la atención psicológica, consiguió situar este tema en la agenda de los medios de comunicación y lo más importante, que el Gobierno aprobara el Plan de Acción 2021-2024 de la Salud Mental. Resulta indudable que en algún momento esta iniciativa de Errejón en los problemas de salud mental tendrá su rédito electoral.

De igual forma, aunque la tormenta política provocada por Garzón con el asunto de la carne beneficia electoralmente al PP en la inminente cita electoral de Castilla-León, hay motivos para pensar que cuando se aborde en profundidad este tema desde el gobierno o desde los gobiernos autonómicos más afectados por esta problemática, será Unidas Podemos y el PSOE quien reciba el apoyo electoral de las explotaciones ganaderas perjudicadas por las macrogranjas. De hecho, el Ministro de Consumo ha mantenido ya una reunión con representantes de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, UPA, en la que ha defendido la ganadería extensiva, familiar y social, “que genera puestos de trabajos y produce arraigo en la población”, frente al modelo de las macrogranjas.

Por otra parte, esta intervención de Garzón en el tema de la carne debe enmarcarse en una estrategia del sector de Unidas Podemos del gobierno de coalición para marcar de cara a su electorado posiciones políticas propias y diferenciadas del sector socialista del Ejecutivo. En esta línea cabe situar también el evidente protagonismo de Yolanda Díaz y de la plataforma política que lidera con la que se presentará a las próximas elecciones generales.

El PP aprovechando la polémica por las declaraciones de Alberto Garzón con el tema de las macrogranjas, ha puesto en marcha una campaña de ataques furibundos al gobierno y en especial a Pedro Sánchez a quién acusa de debilidad por no cesar al Ministro de Consumo. Teodoro García Egea, Secretario General del PP, reta al Presidente del Gobierno a decir a quién apoya a los ganaderos o a Garzón. Pero la pregunta habría que hacérsela a García Egea para que diga a quién apoya si a las pequeñas explotaciones ganaderas o a los dueños de las macrogranjas que dañan el medio ambiente y venden carne de baja calidad.

Así pues, el Partido Popular puede haber caído en su propia trampa al no verse apoyado por todos los ganaderos a los que dice defender. De ser esto así el éxito de Garzón será rotundo. 

@rsanchezsa



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


ÚNETE






"El éxito de Alberto Garzón"


Las declaraciones del Ministro de Consumo, Alberto Garzón, al rotativo británico The Guardian, en las que destacaba la mala calidad de la carne procedente de las explotaciones ganaderas intensivas, macrogranjas, y su repercusión negativa en el medio ambiente, han provocado una encendida polémica. Aunque las palabras del ministro proceden de una entrevista concedida al rotativo británico el pasado mes de diciembre, es ahora, en plena precampaña de las elecciones de Castilla-León, cuando están marcando la agenda política. El Partido Popular está utilizando lo manifestado por Garzón para sacarle rédito electoral al presentarlo como un ataque al sector ganadero en general. En el marco de esta estrategia de los populares se ignora que el ministro sólo se refirió en sus críticas a las grandes explotaciones ganaderas de carácter intensivo, y no a la carne procedente de la agricultura extensiva, es decir de pequeñas granjas de carácter familiar. Así lo expresó Alberto Garzón en la citada entrevista: “La agricultura extensiva es una forma de ganadería ambientalmente sostenible y que tiene mucho peso en zonas de España como Asturias, partes de Castilla y León, Andalucía y Extremadura”.

 

w--
Pero más allá del oportunismo político del PP al utilizar de forma manipulada las declaraciones de Garzón, lo que es una realidad es el éxito del Ministro de Consumo al colocar este tema en la agenda mediática. La polémica sobre el tema de la carne ha sacado a la luz un importante problema medioambiental y de salud alimentaria que debe abordarse. Por otra parte, las explotaciones ganaderas extensivas se ven perjudicadas por las prácticas de las grandes granjas a las que se refirió así el ministro en la entrevista: “lo que no es para nada sostenible son estas llamadas megagranjas que contaminan el suelo, contaminan el agua y luego exportan esta carne de mala calidad de estos animales maltratados”.

Es oportuno recordar en este punto otra polémica, la que se generó el pasado mes de marzo cuando el líder de Más País, Íñigo Errejón, utilizó su turno en una sesión de Control al Gobierno para pedirle al presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, una política más ambiciosa para la atención psicológica. En ese momento un diputado del PP, Carmelo Romero, le espetó desde su escaño “vete al médico”, palabras por las que tuvo que pedir disculpas. La intervención de Errejón sobre las carencias de la sanidad pública en la atención psicológica, consiguió situar este tema en la agenda de los medios de comunicación y lo más importante, que el Gobierno aprobara el Plan de Acción 2021-2024 de la Salud Mental. Resulta indudable que en algún momento esta iniciativa de Errejón en los problemas de salud mental tendrá su rédito electoral.

De igual forma, aunque la tormenta política provocada por Garzón con el asunto de la carne beneficia electoralmente al PP en la inminente cita electoral de Castilla-León, hay motivos para pensar que cuando se aborde en profundidad este tema desde el gobierno o desde los gobiernos autonómicos más afectados por esta problemática, será Unidas Podemos y el PSOE quien reciba el apoyo electoral de las explotaciones ganaderas perjudicadas por las macrogranjas. De hecho, el Ministro de Consumo ha mantenido ya una reunión con representantes de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, UPA, en la que ha defendido la ganadería extensiva, familiar y social, “que genera puestos de trabajos y produce arraigo en la población”, frente al modelo de las macrogranjas.

Por otra parte, esta intervención de Garzón en el tema de la carne debe enmarcarse en una estrategia del sector de Unidas Podemos del gobierno de coalición para marcar de cara a su electorado posiciones políticas propias y diferenciadas del sector socialista del Ejecutivo. En esta línea cabe situar también el evidente protagonismo de Yolanda Díaz y de la plataforma política que lidera con la que se presentará a las próximas elecciones generales.

El PP aprovechando la polémica por las declaraciones de Alberto Garzón con el tema de las macrogranjas, ha puesto en marcha una campaña de ataques furibundos al gobierno y en especial a Pedro Sánchez a quién acusa de debilidad por no cesar al Ministro de Consumo. Teodoro García Egea, Secretario General del PP, reta al Presidente del Gobierno a decir a quién apoya a los ganaderos o a Garzón. Pero la pregunta habría que hacérsela a García Egea para que diga a quién apoya si a las pequeñas explotaciones ganaderas o a los dueños de las macrogranjas que dañan el medio ambiente y venden carne de baja calidad.

Así pues, el Partido Popular puede haber caído en su propia trampa al no verse apoyado por todos los ganaderos a los que dice defender. De ser esto así el éxito de Garzón será rotundo. 

@rsanchezsa




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


ÚNETE