De López y su monumento

“Al ego que, ahora, es fragmento.”

 

.”

Alguien, de manera fatua

le erigió a López su estatua,

un horrendo monumento

que duró solo un momento.

En el Edomex, Atlacomulco,

de esa obra cuna y sepulcro,

cayó tan solo en dos días

tardan más las letanías.

De Amlo que siempre cita

que: “el pueblo, pues, pone y quita”;

hoy, tal máxima, diatriba,

se la hicieron efectiva.

La estupidez siempre escurre,

¿a quién diablos se le ocurre

monumental construcción

a tanto ego, a la presunción.

De un individuo que es vano

que no es de México hermano,

que en grave crisis lo tiene,

que con nada se sostiene?

Ese alguien, fulano de tal,

subió mucho el pedestal

lo subió a la pejenube,

cae más fuerte el que más sube.

Como caen los dictadores

por hojaldras y traidores,

me acordé de Husein “Satán”

cayó su efigie y tan tan.

Porque Dios así lo quiso

cayó el cuerpo por el piso

cayó, rodó su cabeza,

la libertad así empieza.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Ciudad de México, a 01 de enero del 2022

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales