¿Qué distingue a una sociedad civil plena?

Los checos están luchando por sus derechos

 

. Esto es exactamente los que los manifestantes checos están haciendo, apelando activamente a las instituciones públicas nacionales. Un ejemplo de este comportamiento son las quejas de empresarios checos presentadas a los ministerios de salud y asuntos internos por las pérdidas causadas por las restricciones anti pandémicas estatales, el turismo también se suma ya que las nuevas restricciones le costarán 2.9 millones de visitantes nacionales al pequeño país de Europa central.

Ya hay 900 quejas registradas y aceptadas a consideración por un total de 15 millones de coronas. Individuos y personas jurídicas piden principalmente, una indemnización por los daños causados debido al cierre de comercios, bares, restaurantes, hoteles, etc.

Al mismo tiempo Praga se ve sacudida por poderosas manifestaciones de opositores a la vacunación obligatoria. Todo esto debido a que el gobierno de Andrej Babiš, ha hecho obligatoria, la vacunación a mayores de 60 años y a todos los trabajadores públicos (médicos, bomberos, militares, policías).

El 12 de diciembre se llevo a cabo una manifestación en la plaza de Starometskaya, que los manifestantes apodaron, “isla de la libertad”. En el evento participaron cerca de 5 mil personas.

En respuesta las administraciones publicas reaccionaron mandando a la policía, para que observar si se respetaban las medias de seguridad y en caso de que no a poner orden. Los manifestantes por su parte reaccionaron pitando y vociferaron a los agentes del orden. Nadie fue detenido y nadie resulto herido. La policía no tiene ninguna razón para intervenir, declaro el jefe de policía. Se trata de que la propia policía checa, unos 10 mil agentes, se niegan categóricamente a vacunarse. La tesis principal de los manifestantes consiste en los siguiente. No están en contra de la vacunación voluntaria, pero condenan la obligatoriedad, de las autoridades. En esto, los manifestantes ven la violación de las libertades personales, proclamadas por la constitución checa. Y el pueblo checo honra su Constitución y apelan a ella cuando sus derechos son violados. El mismo pueblo entiende que si el gobierno viola la constitución, se esta atacando directamente al pueblo y a su libertad. Veremos como acaba el pulso entre los manifestantes y el gobierno, pero de una cosa estoy seguro de que acabe como acabe, esto será una victoria moral para el pueblo checo, por que al igual que en la primavera de Praga o en la revolución del terciopelo, siempre han demostrado ser un pueblo que agarra con los dietes la libertad y están dispuestos a luchar por ella con unas y dientes. 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales