El sorpasso de Yolanda Díaz

El protagonismo político y mediático de Yolanda Díaz en los últimos días es indiscutible. El encuentro que, con el nombre de “Otras Políticas”, se celebró en Valencia el pasado 13 de noviembre, fue sin duda el pistoletazo de salida de la plataforma o movimiento político que, encabezado por Yolanda Díaz e integrado por otras líderes políticas como Ada Colau, Mónica Oltra, Mónica García y la diputada autonómica de Ceuta y portavoz del Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía, Fátima Hamed Hossain, se presenta como una alternativa de cara a las próximas elecciones generales.

 

. El encuentro que, con el nombre de “Otras Políticas”, se celebró en Valencia el pasado 13 de noviembre, fue sin duda el pistoletazo de salida de la plataforma o movimiento político que, encabezado por Yolanda Díaz e integrado por otras líderes políticas como Ada Colau, Mónica Oltra, Mónica García y la diputada autonómica de Ceuta y portavoz del Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía, Fátima Hamed Hossain, se presenta como una alternativa de cara a las próximas elecciones generales.
Yolanda Díaz quitó importancia inicialmente a este evento ante los medios de comunicación, pero la realidad es que la Vicepresidenta Segunda del Gobierno está ya trabajando para presentar su candidatura a la presidencia del gobierno en las próximas elecciones. En este marco, algo manifestado hace escasos días por Yolanda Díaz en una entrevista en la emisora Radio Cable, se ha convertido en munición y carnaza para el PP en sus ataques al Gobierno. En el transcurso de esta entrevista Díaz reconoce que, en su día -4 de marzo de 2020- avisó al Gobierno de que la manifestación del 8M era un peligro y un riesgo claro de contagios. El PP ha reaccionado con celeridad pidiendo la comparecencia de Yolanda Díaz en el Congreso para dar explicaciones sobre este tema y además pide una Comisión de Investigación por la supuesta ocultación de los riesgos de la pandemia que realizó el gobierno en ese momento.

Esta polémica inesperada provocada por Yolanda Díaz en su entrevista de Radio Cable, unida a su previsible candidatura a la presidencia del gobierno, se ha convertido en el ingrediente ideal para una estrategia que el PP está poniendo en marcha estos días. El Partico Popular está utilizando este tema para potenciar el protagonismo político de Yolanda Díaz y provocar así la división en el Gobierno de coalición. De alguna forma el objetivo estratégico del PP y de sus “terminales mediáticas” es convertir a Díaz en la “Ayuso” del gobierno.

Pero dicho esto, es una realidad que Yolanda Díaz está ya haciendo su particular precampaña electoral. Su aparición en los medios de comunicación es constante y curiosamente en la citada entrevista de Radio Cable dijo que ella no quería ser la candidata de la izquierda. Se presenta con la “transversalidad” como bandera y de hecho ya ha dicho que no quiere estar a la izquierda del PSOE, “le regalo al PSOE esa esquinita”. Esta estrategia de la política gallega coincide plenamente con la desarrollada por Pablo Iglesias en la repetición de las elecciones en junio de 2016. En ese momento Iglesias se planteaba como objetivo conseguir un ansiado “sorpasso” al PSOE y se presentó también como un candidato “transversal”. Ocurre además que por aquello de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, Rajoy animó y jaleó al líder podemita en ese empeño de superar electoralmente al PSOE, “vais muy bien en las encuestas”, le dijo Rajoy a Iglesias. Es ilustrativo en este sentido un artículo, “La trampa”, que publicó en su día en El País Ernesto Ekaizer. Ahora los protagonistas son otros, Pablo Casado y Yolanda Díaz, pero la situación puede ser similar. A Casado le interesa el fulgurante crecimiento político de la Ministra de Trabajo para debilitar a Pedro Sánchez e incrementar sus posibilidades de llegar a La Moncloa.

Así pues, el panorama político, a fecha de hoy, se encuentra totalmente abierto y marcado por una inestabilidad que se puede calificar de preocupante. Pero es necesario hacer algunas consideraciones. Si las fuerzas políticas que hoy integran el gobierno de coalición se embarcan en una lucha cainita cuando lleguen las elecciones, una consecuencia previsible será el aumento de la abstención, que como bien se sabe favorece normalmente a los partidos de la derecha. Por otra parte, si Yolanda Díaz fracasa y no alcanza el éxito electoral que se plantea, puede debilitar aún más la presencia política que todavía tiene Unidas Podemos, a pesar de la salida de Pablo Iglesias.

En cualquier caso, Yolanda Díaz seguirá su camino hacia el sorpasso animada sin duda por el vaticinio de la “bola de cristal” de Iván Redondo. Ya lo dijo de una forma clara después de salir de La Moncloa el poderoso exdirector de Gabinete de Pedro Sánchez: “Yolanda Díaz puede ser la próxima presidenta del Gobierno si no se presenta bajo las siglas de un partido tradicional”. Veremos.

@rsanchezsa

.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales