El ocaso de la derecha peruana

La derecha peruana ha retornado en estos tiempos entonando un estribillo que dice "Comunismo nunca más", esa derecha ha quedado petrificada en el pasado y ahora sostiene que este gobierno es comunista. Ella ha creado a un fantasma a su imagen y semejanza, y declara, como otrora fue en el comunismo soviético, formar "ejércitos rojos" para la defensa del estado de derecho y de la democracia.

 

. Ella ha creado a un fantasma a su imagen y semejanza, y declara, como otrora fue en el comunismo soviético, formar "ejércitos rojos" para la defensa del estado de derecho y de la democracia.
Esta derecha no tiene ni un ápice de ideas como las tenían los antiguos arielistas de inicios del siglo XX, pues estos individuos, con Riva Agüero a la cabeza, entonaban un discurso en defensa de la tradición y de mostrar los peligros de convertirnos en un remedo de la democracia estadounidense, la cual homogeniza el voto obrero con el voto aristócrata. Esa antigua derecha que agrupaba a la aristocracia al menos tenía algunas luces de cultura, imitaron los primeros estilos parisinos como los bulevares, los cafés, las intervenciones de calles a lo Haussmann como el antiguo paseo Colón , hoy atestado de combis informales.

Esa derecha arielista al menos tenía las luces de Víctor Andrés Belaunde, quien publicó un libro denominado Realidad Nacional en respuesta a los Siete Ensayos de Mariátegui en el cual planteaba que lo que importa para ser una nación es formarnos en la cultura humanista, en historia, en literatura, en arte y en ciencia, y dejar los antiguos estribillos de sociólogos utopistas que ponen a los indígenas como síntesis del problema nacional, pero olvidan nuestra herencia católica y occidental.

Víctor Andrés Belaunde planteó formar coaliciones en pos de un solo fin y no separar a sus miembros por intereses particulares, sino que cada uno de ellos exprese, sostenga y plantee leyes para no perjudicar a su grupo.

Esa antigua derecha que tenía una formación afrancesada añoraba aquella Lima que se fue, al decir de José Gálvez Barrenechea, no obstante esa generación manifestaba ideas que al menos podrían ser sostenidas.

¿Qué tenemos ahora? Ahora tenemos a una derecha integrada por hordas de individuos que proclaman con violencia sus derechos, y desconocen los derechos de cualquiera que tenga una idea distinta a la de ellos.

Esta actual derecha peruana manifiesta un empobrecimiento intelectual cada día más lamentable, y se acerca, como antaño, a las tribus que con violencia imponen su orden.

Esa derecha que canta el estribillo de la libertad curiosamente desconoce la libertad de reunión de personas con posturas políticas distinta a la de ellos.

Esta derecha no reconoce la libertad de expresión, pues ella solo podría ser lograda en tanto tengamos cualidades oratorias, que, por supuesto, no todos la tienen.

La actual derecha peruana ha entrado en un discurso algo confuso, proclama la democracia pero es intolerante a lo distinto, proclama la libertad pero se aferra a los símbolos fascistas, proclama ser patriota pero no ha mencionada nada sobre las bases militares estadounidense en el Callao, en Cusco, en Iquitos y en Ica. Esta derecha proclama el libre mercado, pero defiende el monopolio y el oligopolio en el Perú, los cuales son taras que no permiten la libre competencia.

Esa derecha no tiene una ideología cierta, se acomoda a los discursos del libre mercado pues en él se sostiene la reducción del Estado hasta los huesos en pos de la libertad de compra y venta de mercancía.

En suma, la actual derecha peruana no tiene ni un ápice de lo que fue antaño la derecha arielista peruana de inicios del siglo XX. No tiene ni por asomo una aproximación a la cultura humanista porque lo que importa en ella no es la historia, ni el arte ni la ciencia, sino vender mercancía y acumular más capital diariamente.

Si esta derecha proclama con vigor que el Perú ha tenido un crecimiento económico descollante en las últimas tres décadas, habría que preguntarle: ¿Cuánto decrecimiento cultural hemos tenido en ese mismo lapso?

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales