Madurez de Ayuso frente a Génova.



Díaz Ayuso mostrará fidelidad al apagón informativo que Pablo Casado ha exigido a los suyos por temor a perder votos, seguidores y entusiasmo.

 


Mientras Pablo Casado y Teodoro García Egea encienden la mecha y se cargan las esperanzas de millones de afiliados y simpatizantes, Díaz Ayuso hace gala de la madurez que le caracteriza y lanza un mensaje de unidad, concordia y diálogo. Lo que esta mujer cosechó con trabajo, esfuerzo y sacrificio, esa pareja de celosos y codiciosos ha estado a punto de dilapidarlo por envidia, mala fe e inmadurez. Ahora reculan porque la presidenta madrileña no está dispuesta a moverse ni un ápice de su posición. A lo largo de la semana han sido muchas las peticiones de dimisión a Pablo Casado y de la necesidad de que prescinda de Teo García Egea; tal es así, que la dirección nacional del Partido Popular ha pedido bajar la presión, además de un apagón informativo del asunto.

Teodoro García se ha visto obligado a poner el silenciador y a evitar que la onda se expanda más y más. Todos saben en el PP que él es un lacayo y el actor principal de la crisis, al igual que no tienen dudas de que Casado es un monigote desnortado. Veremos cómo salen Ayuso y Egea de Puertollano. Mientras él no quiere cruzarse con la «reina», ella va a intentar exponer sus ideas frente a las del díscolo Teo. Isabel Díaz no será indisciplinada y mostrará fidelidad al apagón informativo que Pablo Casado ha exigido a los suyos por miedo a perder votos, seguidores y entusiasmo. Madrid mostrará sus altos niveles de testosterona y demostrará a García Egea su error y la urgencia de que presente su dimisión.

Díaz Ayuso es el principal activo de la derecha. Llegado el caso, Martínez-Almeida estará junto a su presidenta y frente a Teodoro. Mucho adorar a Dios, como significa su nombre, pero lo suyo es la desfachatez y el desequilibrio por celos. Una vez más, el discurso conciliador de la presidenta madrileña destroza al desmandado segundón. Nadie convencerá a Ayuso de que no se presente. Lo hará, y exigirá que sea pronto, aunque el PP no tenga otros candidatos; incluso, debe presentarse a la presidencia nacional llegado el momento. ¡Pobre del atrevido o secuaz que opte a la presidencia del PP en la comunidad madrileña porque Ayuso lo pondrá firme y a los pies de los caballos! La dirección nacional está obligada a señalar una fecha cercana, de lo contrario Isabel tirará por la calle del medio. Y eso es lo peor que le puede suceder a la «derechita cobarde».

La actual presidenta de la comunidad de Madrid trabaja por aunar voluntades, a la vez que muestra el camino de la concordia a las comunidades vasca y catalana, no sin energía y argumentos. Hasta Gerardo Piqué ha puesto en su sitio a la cenutria, Ada Colau, en tanto que Isabel lo ha hecho con Urkullu, ese maestro Ciruela que no sabía leer y puso escuela. Díaz Ayuso ha dejado constancia de que no se presenta contra nadie, sino siempre velando por la unidad, la cohesión e ilusión del partido, así como para trabajar por Madrid y los madrileños.

Varios presidentes autonómicos no entienden que Díaz Ayuso no sea la presidenta del PP en Madrid. Lo ha manifestado el presidente gallego, acaba de hacerlo el andaluz, Juanma Moreno, y hasta el presidente murciano. Se ha quedado solo y mudo el presidente de Castilla y León: otro maestro Ciruela e indigno sucesor de Herrera Campo. Es un hecho que la batalla interna de Madrid acabará dañando a todos, por lo que procede bajar el diapasón. Nadie como la «joya» madrileña sabe hacer ese papel. Y eso es lo que esperan los afiliados, y simpatizantes.

¡Pobre de aquellos ignorantes que actúen como mandados de Casado y García Egea en contra de Díaz Ayuso! Besarán el polvo, habrán acabado su carrera política y nunca finalizarán de hacer su particular travesía del desierto. Isabel es sincera, cumplidora, carismática y sabe formar equipos. Remedando a Curzio Malaparte, nadie perdona a una mujer que sea distinta a las demás y más valiosa que esas.

En fin, visto cómo actúa la dirección nacional del PP, hago mío el razonamiento de Tagore en el sentido de que no hay cosa más difícil de soportar que la fe ciega de los estúpidos.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Madurez de Ayuso frente a Génova.


Díaz Ayuso mostrará fidelidad al apagón informativo que Pablo Casado ha exigido a los suyos por temor a perder votos, seguidores y entusiasmo.

 


Mientras Pablo Casado y Teodoro García Egea encienden la mecha y se cargan las esperanzas de millones de afiliados y simpatizantes, Díaz Ayuso hace gala de la madurez que le caracteriza y lanza un mensaje de unidad, concordia y diálogo. Lo que esta mujer cosechó con trabajo, esfuerzo y sacrificio, esa pareja de celosos y codiciosos ha estado a punto de dilapidarlo por envidia, mala fe e inmadurez. Ahora reculan porque la presidenta madrileña no está dispuesta a moverse ni un ápice de su posición. A lo largo de la semana han sido muchas las peticiones de dimisión a Pablo Casado y de la necesidad de que prescinda de Teo García Egea; tal es así, que la dirección nacional del Partido Popular ha pedido bajar la presión, además de un apagón informativo del asunto.

Teodoro García se ha visto obligado a poner el silenciador y a evitar que la onda se expanda más y más. Todos saben en el PP que él es un lacayo y el actor principal de la crisis, al igual que no tienen dudas de que Casado es un monigote desnortado. Veremos cómo salen Ayuso y Egea de Puertollano. Mientras él no quiere cruzarse con la «reina», ella va a intentar exponer sus ideas frente a las del díscolo Teo. Isabel Díaz no será indisciplinada y mostrará fidelidad al apagón informativo que Pablo Casado ha exigido a los suyos por miedo a perder votos, seguidores y entusiasmo. Madrid mostrará sus altos niveles de testosterona y demostrará a García Egea su error y la urgencia de que presente su dimisión.

Díaz Ayuso es el principal activo de la derecha. Llegado el caso, Martínez-Almeida estará junto a su presidenta y frente a Teodoro. Mucho adorar a Dios, como significa su nombre, pero lo suyo es la desfachatez y el desequilibrio por celos. Una vez más, el discurso conciliador de la presidenta madrileña destroza al desmandado segundón. Nadie convencerá a Ayuso de que no se presente. Lo hará, y exigirá que sea pronto, aunque el PP no tenga otros candidatos; incluso, debe presentarse a la presidencia nacional llegado el momento. ¡Pobre del atrevido o secuaz que opte a la presidencia del PP en la comunidad madrileña porque Ayuso lo pondrá firme y a los pies de los caballos! La dirección nacional está obligada a señalar una fecha cercana, de lo contrario Isabel tirará por la calle del medio. Y eso es lo peor que le puede suceder a la «derechita cobarde».

La actual presidenta de la comunidad de Madrid trabaja por aunar voluntades, a la vez que muestra el camino de la concordia a las comunidades vasca y catalana, no sin energía y argumentos. Hasta Gerardo Piqué ha puesto en su sitio a la cenutria, Ada Colau, en tanto que Isabel lo ha hecho con Urkullu, ese maestro Ciruela que no sabía leer y puso escuela. Díaz Ayuso ha dejado constancia de que no se presenta contra nadie, sino siempre velando por la unidad, la cohesión e ilusión del partido, así como para trabajar por Madrid y los madrileños.

Varios presidentes autonómicos no entienden que Díaz Ayuso no sea la presidenta del PP en Madrid. Lo ha manifestado el presidente gallego, acaba de hacerlo el andaluz, Juanma Moreno, y hasta el presidente murciano. Se ha quedado solo y mudo el presidente de Castilla y León: otro maestro Ciruela e indigno sucesor de Herrera Campo. Es un hecho que la batalla interna de Madrid acabará dañando a todos, por lo que procede bajar el diapasón. Nadie como la «joya» madrileña sabe hacer ese papel. Y eso es lo que esperan los afiliados, y simpatizantes.

¡Pobre de aquellos ignorantes que actúen como mandados de Casado y García Egea en contra de Díaz Ayuso! Besarán el polvo, habrán acabado su carrera política y nunca finalizarán de hacer su particular travesía del desierto. Isabel es sincera, cumplidora, carismática y sabe formar equipos. Remedando a Curzio Malaparte, nadie perdona a una mujer que sea distinta a las demás y más valiosa que esas.

En fin, visto cómo actúa la dirección nacional del PP, hago mío el razonamiento de Tagore en el sentido de que no hay cosa más difícil de soportar que la fe ciega de los estúpidos.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE