Corales… ¡Los Perdemos!



Los arrecifes de coral son estructuras rocosas y porosas que están compuestos por esqueletos de corales y de otros organismos. Los corales a su vez, son animales marinos que viven asociados a una microalga conocida como zooxantela, la cual es responsable por el color de los mismos y provee aproximadamente el 95% de la alimentación del coral. De los arrecifes de coral, los seres humanos recibimos muchos beneficios, algunos de ellos, fuente de alimento y medicina, sumidero de gases invernaderos y rompeolas natural. Los huecos o grutas que se forman en los arrecifes de corales proveen un hábitat para otros organismos marinos que conforman la dieta de muchas personas, como por ejemplo las langostas, pulpos, cangrejos y moluscos.

 


 Sin embargo, los corales se enfrentan a peligros que amenazan sus vidas, provocados por la inconsciencia y/o desconocimiento de muchos seres humanos. Algunos ejemplos de cómo dañamos a los corales son los derrames de aguas negras, aceites, abonos y plaguicidas en el océano, la pesca en forma excesiva, la sedimentación que es producida a su vez por la erosión del suelo que se forma por el movimiento de terreno para las construcciones y desarrollos. Estos son solo algunos ejemplos de todo el daño que les ocasionamos a los corales. Ahora bien, ¿cómo podemos ayudarlos? Si es cierto que contamos con la “Ley para la Protección, Conservación y Manejo de los Arrecifes de Coral en Puerto Rico” (Ley Núm. 147 de 15 de julio de 1999, según enmienda) es claro que debemos poner de nuestra parte y ayudar en la medida que podamos a estos organismos. Entre estas actividades están las limpiezas de costa, disponer correctamente de los materiales reciclables, conservar el agua, ya que de esta manera, menos aguas usadas regresan al océano, compartir el conocimiento e informar sobre la importancia de los corales en la comunidad y muy importante, saber escoger líderes gubernamentales que apoyen y respeten la biodiversidad de Puerto Rico.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Corales… ¡Los Perdemos!


Los arrecifes de coral son estructuras rocosas y porosas que están compuestos por esqueletos de corales y de otros organismos. Los corales a su vez, son animales marinos que viven asociados a una microalga conocida como zooxantela, la cual es responsable por el color de los mismos y provee aproximadamente el 95% de la alimentación del coral. De los arrecifes de coral, los seres humanos recibimos muchos beneficios, algunos de ellos, fuente de alimento y medicina, sumidero de gases invernaderos y rompeolas natural. Los huecos o grutas que se forman en los arrecifes de corales proveen un hábitat para otros organismos marinos que conforman la dieta de muchas personas, como por ejemplo las langostas, pulpos, cangrejos y moluscos.

 


 Sin embargo, los corales se enfrentan a peligros que amenazan sus vidas, provocados por la inconsciencia y/o desconocimiento de muchos seres humanos. Algunos ejemplos de cómo dañamos a los corales son los derrames de aguas negras, aceites, abonos y plaguicidas en el océano, la pesca en forma excesiva, la sedimentación que es producida a su vez por la erosión del suelo que se forma por el movimiento de terreno para las construcciones y desarrollos. Estos son solo algunos ejemplos de todo el daño que les ocasionamos a los corales. Ahora bien, ¿cómo podemos ayudarlos? Si es cierto que contamos con la “Ley para la Protección, Conservación y Manejo de los Arrecifes de Coral en Puerto Rico” (Ley Núm. 147 de 15 de julio de 1999, según enmienda) es claro que debemos poner de nuestra parte y ayudar en la medida que podamos a estos organismos. Entre estas actividades están las limpiezas de costa, disponer correctamente de los materiales reciclables, conservar el agua, ya que de esta manera, menos aguas usadas regresan al océano, compartir el conocimiento e informar sobre la importancia de los corales en la comunidad y muy importante, saber escoger líderes gubernamentales que apoyen y respeten la biodiversidad de Puerto Rico.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE