Las políticas públicas no se cumplen



Las políticas públicas en México son los peldaños que se necesitan para impulsar el desarrollo de la sociedad ante la desigualdad, aunque partiendo del contexto en el que se encuentra el país, desafortunadamente estas políticas se ven envueltas en muchos

 


obstáculos que impiden su desarrollo.

La desigualdad es una condición que se ha ido extendiendo con el paso de los años, pues actualmente involucra muchas más realidades que impactan directamente en nuestras comunidades y por supuesto en nuestro modo de vida, seguramente todos han experimentado este sesgo social, como actor o como observador, el punto es que esto se vive todos los días en todas partes.

La desigualdad abarca el género, la riqueza, la cultura, la política, la educación e incluso lo legal, considerando que México se encuentra dentro del 25% de los países con mayores niveles de desigualdad en el mundo, nos cuestionamos si acaso alguno de nosotros está exento de ser parte de la desigualdad en nuestra comunidad. Lamentablemente, como sociedad hemos convertido la desigualdad en una práctica normalizada en nuestro territorio nacional, debido a que se han aceptado prácticas que atentan contra nuestros derechos.

Tomando en cuenta las políticas sociales que existen se han convertido en un alivio para la pobreza, pero no una solución, lo que nos deja una duplicidad en muchas de ellas. Estados como Chiapas, Oaxaca y Guerrero son azotados ante la pobreza, convirtiéndose así en los estados más vulnerables del país, organizaciones tanto gubernamentales como las que no lo son, han buscado la manera de consolidar los sistemas de salud, generando programas sociales que tengan un enfoque en los derechos humanos.

Las políticas públicas en México buscan abarcar la mejora en los servicios públicos como la educación y la salud, pues son medios en los cuales nuestra economía se ve involucrada y que si son llevados de buena forma, a todos nos favorece. También se ha buscado impulsar políticas laborales donde exista un ingreso universal que permita adquirir los productos de la canasta básica, para fortalecer los esquemas de capital humano.

Otro de los tópicos más comunes en la creación de políticas públicas es la educación,

donde lo que se busca es que sea de calidad, que fortalezca no solo los conocimientos sino que sea parte de la formación de los individuos y por último que la deserción sea erradicada.

La teoría no es lo mismo que la práctica y las políticas públicas lo demuestran, aunque son estas las llaves necesarias para la creación de oportunidades, cambios que construyen puentes hacia la modificación e incluso la solución de problemas sociales. Estas acciones no las hemos visto desarrolladas en nuestra comunidad, seguimos viendo la misma película del discurso que no pasa a la acción y continuamos con la falta de información, la mala elección de nuestros dirigentes, los monopolios y las malas iniciativas privadas que han estado frenando el desarrollo de condiciones que permitan el progreso. Tan solo en Puebla ocupamos el primer nivel de desigualdad y va en aumento. El CONEVAL señala que en 2016 se dio una explosión de desigualdad que ha ido creciendo exponencialmente en los últimos años. El estudio de Movilidad Social y Ciudadana que desarrolló el Centro de Estudios Espinosa Yglesias y la Universidad Popular Autónoma de Puebla concluyó que las

poblaciones vulnerables en Puebla se han estancado, esto ha propiciado que el estado, sobre todo la capital, sean las metrópolis más desiguales de todo México e incluso de otros países de Latinoamérica.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE











Las políticas públicas no se cumplen


Las políticas públicas en México son los peldaños que se necesitan para impulsar el desarrollo de la sociedad ante la desigualdad, aunque partiendo del contexto en el que se encuentra el país, desafortunadamente estas políticas se ven envueltas en muchos

 


obstáculos que impiden su desarrollo.

La desigualdad es una condición que se ha ido extendiendo con el paso de los años, pues actualmente involucra muchas más realidades que impactan directamente en nuestras comunidades y por supuesto en nuestro modo de vida, seguramente todos han experimentado este sesgo social, como actor o como observador, el punto es que esto se vive todos los días en todas partes.

La desigualdad abarca el género, la riqueza, la cultura, la política, la educación e incluso lo legal, considerando que México se encuentra dentro del 25% de los países con mayores niveles de desigualdad en el mundo, nos cuestionamos si acaso alguno de nosotros está exento de ser parte de la desigualdad en nuestra comunidad. Lamentablemente, como sociedad hemos convertido la desigualdad en una práctica normalizada en nuestro territorio nacional, debido a que se han aceptado prácticas que atentan contra nuestros derechos.

Tomando en cuenta las políticas sociales que existen se han convertido en un alivio para la pobreza, pero no una solución, lo que nos deja una duplicidad en muchas de ellas. Estados como Chiapas, Oaxaca y Guerrero son azotados ante la pobreza, convirtiéndose así en los estados más vulnerables del país, organizaciones tanto gubernamentales como las que no lo son, han buscado la manera de consolidar los sistemas de salud, generando programas sociales que tengan un enfoque en los derechos humanos.

Las políticas públicas en México buscan abarcar la mejora en los servicios públicos como la educación y la salud, pues son medios en los cuales nuestra economía se ve involucrada y que si son llevados de buena forma, a todos nos favorece. También se ha buscado impulsar políticas laborales donde exista un ingreso universal que permita adquirir los productos de la canasta básica, para fortalecer los esquemas de capital humano.

Otro de los tópicos más comunes en la creación de políticas públicas es la educación,

donde lo que se busca es que sea de calidad, que fortalezca no solo los conocimientos sino que sea parte de la formación de los individuos y por último que la deserción sea erradicada.

La teoría no es lo mismo que la práctica y las políticas públicas lo demuestran, aunque son estas las llaves necesarias para la creación de oportunidades, cambios que construyen puentes hacia la modificación e incluso la solución de problemas sociales. Estas acciones no las hemos visto desarrolladas en nuestra comunidad, seguimos viendo la misma película del discurso que no pasa a la acción y continuamos con la falta de información, la mala elección de nuestros dirigentes, los monopolios y las malas iniciativas privadas que han estado frenando el desarrollo de condiciones que permitan el progreso. Tan solo en Puebla ocupamos el primer nivel de desigualdad y va en aumento. El CONEVAL señala que en 2016 se dio una explosión de desigualdad que ha ido creciendo exponencialmente en los últimos años. El estudio de Movilidad Social y Ciudadana que desarrolló el Centro de Estudios Espinosa Yglesias y la Universidad Popular Autónoma de Puebla concluyó que las

poblaciones vulnerables en Puebla se han estancado, esto ha propiciado que el estado, sobre todo la capital, sean las metrópolis más desiguales de todo México e incluso de otros países de Latinoamérica.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE