Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Pandemia   ·   Lectura   ·   Reseña   ·   Criptomonedas   ·   Bitcoin   ·   Periodismo



El futuro de la formación


Inicio > Empresas
17/11/2011

1656 Visitas



Quizás es mejor empezar anunciando que la formación tiene futuro. La formación sigue siendo clave para generar desarrollo y competitividad,  tanto a nivel de las personas, las organizaciones o los territorios. De hecho dada la situación actual, es casi una de las pocas estrategias solventes. Ahora bien, que la formación tenga un futuro no significa que no tenga evolucionar para poder cumplir las expectativas que hemos depositado en ella. Qué debe cambiar y por qué es lo que intentaré resumir en estas líneas, de forma que pongamos el énfasis en la manera en la que todos podamos contribuir a su evolución (para algunos, más críticos, reinvención)


Partiremos desde el pasado reciente. Hace ya más de 10 años que élogos publica el estudio del estado del arte de la formación tanto en España como en Chile. En este periodo hemos constatado los cambios que se han producido, y la forma en la que las organizaciones los han asumido. Una de las constantes ha sido que el desarrollo de la formación se ha ido ligando, de manera cada vez más intensa, al uso de la tecnología, y en concreto, a las posibilidades de Internet. El e-learning que surge justo hace una década, hoy está en plena transformación de la misma forma que está cambiando y transformándose la Red. La web 2.0 nos ha traído cambios, que en mi experiencia destacaría dos. Por un lado la llamada economía de la abundancia: Una de las imágenes más habituales para representar a la red de redes que es Internet es la de una serie de tuberías conformada por las aplicaciones que todos usamos (Google, youtube, facebook) y donde fluye un rio incesante de información con aplicaciones gratuitas para la mayoría de los usuarios. Desde el punto de vista educativo, utilizar el internet de hoy para la formación es como intentar beber de una boca de incendios: nos puede quitar la sed, pero al mismo tiempo acaba por ahogarnos. La cantidad, la velocidad y la abundancia de la información generada por los usuarios requiere de nuevas reglas. En éste entorno cada vez es más relevante la personalización y la necesidad de generar entornos “estructurados” que aprovechen las conexiones y los flujos que se generan en el “rio de información” que es internet. La forma en que se maneja hoy la información por parte de los “nativos digitales” nos obliga a reflexionar sobre cómo generar un conjunto estable de competencias digitales para que las personas puedan “saciar” su sed de conocimiento, con criterio y sentido crítico.

Por otro lado, otro de los cambios fundamentales de la red es que mientras que la experiencia del e-learning tradicional se centra en el contenido, con un apoyo circunstancial del profesor, la experiencia que vivimos hoy en Internet es tiene un fuerte sentido de comunidad, de participación. En cierta forma ésta experiencia social es más parecida a la realidad que todos vivimos en nuestra casa o en el entorno de la empresa. Hoy Internet tiene un peso muy relevante la llamada “web social” y sus nuevos medios y formas de relación. Con independencia de que pueda existir cierta “burbuja”, en mi opinión positiva y que lamentablemente no nos afectará a España, es una tecnología que junto con la disparidad de dispositivos conectados, hará que internet cambie de forma y sentido. El repositorio de información de la primera década de internet toma ahora la forma de un Muro donde compartimos nuestro día a día.

Estos cambios que muchos hemos experimentado en primera persona, al convertirnos en blogeros, twitteros, facebuceros, etc. están marcando una tendencia para el desarrollo de la formación. Desde élogos i+d en estos último años hemos desarrollado metodologías de aprendizaje,  plataformas tecnológicas y contenidos encaminados a desarrollar, lo que hemos venido a denominar Community y que no es más que un nuevo modelo de relación con el alumno. En la medida que seamos capaces de aprovechar la personalización y la inclusión de la comunidad en el proceso personal de aprendizaje, estaremos poniendo un pie en las nuevas aplicaciones que marcarán la nueva década del aprendizaje, consiguiendo que más eficaz que el actual y que se convierta, lo que consideramos clave en el método principal para desarrollar las habilidades claves de los trabajadores del mañana.

A día de hoy de la propuesta de valor genérica que propone el e-learning: más barato, más rápido y mejor que la versión en aula, como mucho cumple, siendo generoso, dos de los tres objetivos. En el mundo empresarial, cuando se trata de e-learning, con demasiada frecuencia se opta por cursos más baratos y rápidos. Creo que ya es hora de apostar por lo 'mejor' y que aprovechemos el cambio generacional y la llegada de jóvenes que han crecido con tecnologías web 2.0 para que e-learning se desarrolle hacia lo que la industria de la formación ha venido en llamar: We-learning

El e-learning se encuentra en una encrucijada, y su futuro sólo puede asegurarse si se es reinventado radicalmente, porque, a pesar de las limitaciones que pueda tener, posee un enorme potencial para cambiar positivamente las vidas de millones de personas. De hecho los nuevos entornos de movilidad favorecen nuevas experiencias de usuario que harán más fuerte que nunca la forma en que enseñaremos mañana. En este futuro cercano el alumno tendrá en su página personal el acceso a la información y a su comunidad, una vez acaban los cursos, además de servicios ligados con su desarrollo profesional y con el reconocimiento, la acreditación y la certificación del aprendizaje continuo, informal y personal que cada vez con más frecuencia residirá en las redes sociales y en sus entornos personales de aprendizaje.

El futuro de la formación está mucho más cerca de lo que parece, de hecho, está aquí. No porque haya venido por un cambio radical, sino porque existe una mayor capacidad para sacar partido a las opciones que ya están disponibles en los nuevos usos que propone Internet. Ser tímido a la hora de maximizar los activos de aprendizaje de su empresa y las posibilidades de ahorro y mejora que ofrece la tecnología, determinará aquellos que miran hacia atrás, de aquellos que definen un camino a seguir y marcan “el paso”.  Mi opinión es que realmente no creo que un trabajador en la década que empieza, aprenda con los sistemas y los modelos actuales de formación e-learning. Los nuevos entornos surgirán del momento de cambio cambio actual si somos capaces de aplicar la lección que nos están dictando. Al final es el momento de construir una nueva forma de relacionarnos con el alumno, para que pueda generar una experiencia única de aprendizaje, que finalmente es lo único que permanecerá inalterable. Todo lo demás: el aula, los contenidos, el profesor, cambiarán hacia un futuro que está por inventar, y que desde hace un par de años, desde élogos i+d estamos empeñados en hacerlo realidad.



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21846 publicaciones
5255 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora