Un antidepresivo, la fluvoxamina ¿podría disminuir los riesgos en los pacientes con Covid-severo?



Un antidepresivo barato y muy disponible, llamado fluvoxamina, podría reducir el riesgo de los pacientes con COVID-19 de una enfermedad grave que requiera hospitalización, según un estudio reciente.

 


La fluvoxamina es un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) y un agonista del receptor σ-1 (S1R). 

Existen varios mecanismos potenciales para la fluvoxamina en el tratamiento de la enfermedad por COVID-19, incluidos los posibles efectos antiinflamatorios y antivirales.

En el ensayo participaron casi 1,500 pacientes ambulatorios sin vacunar de Brasil. Todos los pacientes tuvieron resultados positivos de la infección con el SARS-CoV-2, y se consideraba que tenían un riesgo alto de una enfermedad grave.

Se proveyó fluvoxamina a 741 de los pacientes, mientras que los 756 restantes recibieron un placebo.

Durante 28 días de seguimiento, la tasa general de hospitalización fue un 32 por ciento más baja en el grupo de la fluvoxamina que en el grupo del placebo. Un paciente del grupo de la fluvoxamina falleció, en comparación con 12 muertes entre los que recibieron el placebo. El estudio se publicó en la edición en línea del 27 de octubre de la revista The Lancet Global Health.

La razón principal para el estudio inicial de fluvoxamina como tratamiento de COVID-19 fue su acción antiinflamatoria a través de la activación del S1R14. S1R es una proteína del retículo endoplásmico (RE) involucrada en muchas funciones celulares, incluida la regulación de la respuesta al estrés del ER, la respuesta proteica desplegada y la regulación de la producción de citocinas en respuesta a los desencadenantes inflamatorios. En presencia de fluvoxamina, el S1R podría evitar que la enzima 1α del sensor de estrés del ER que requiere inositol se empalme y active la ARNm de la proteína X-box 1, un regulador clave de la producción de citocinas, incluidas las interleucinas IL-6, IL-8, IL-1β e IL-12.  

Un segundo mecanismo podría ser la actividad antiplaquetaria de fluvoxamina. Los ISRS pueden prevenir la carga de serotonina en las plaquetas e inhibir la activación plaquetaria, lo que podría reducir el riesgo de trombosis, y estos efectos antiplaquetarios pueden ser cardioprotectores. Finalmente, otro mecanismo de acción potencial podría estar relacionado con el efecto de la fluvoxamina en el aumento de los niveles plasmáticos de melatonina. Se necesitan estudios in vitro y en animales para ayudar a aclarar el mecanismo o los mecanismos más probables.  

El ensayo sobre la fluvoxamina formaba parte de un ensayo más grande, el TOGETHER, que se inició en mayo de 2020 para evaluar tratamientos potenciales contra la COVID-19 fuera del hospital. La fluvoxamina es un inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina (ISRS), que se ha usado desde la década de los 1990 para varias afecciones, entre ellas la depresión y el trastorno obsesivo compulsivo.

Se eligió la fluvoxamina debido a sus propiedades antiinflamatorias. Cuando la COVID-19 ataca, los sistemas inmunitarios de los pacientes pueden crear unas "tormentas de citoquinas" proinflamatorias.

"La fluvoxamina podría reducir la producción de unas moléculas inflamatorias llamadas citoquinas, que pueden ser provocadas por la infección con el SARS-CoV-2", explicó en un comunicado de prensa de la revista la coautora del estudio, la Dra. Angela Reiersen, profesora asociada de psiquiatría de la Universidad de Washington en St. Louis.

"Se trata de un estudio excelente sobre un medicamento barato y que se tolera bien, que podría tener el potencial de ayudar a los pacientes con COVID", apuntó Strange. "The Lancet es una excelente revista revisada por profesionales, y por tanto hay que profundizar en el ensayo TOGETHER, y aquí en EE. UU. se deben realizar ensayos de seguimiento para evaluar la seguridad y la eficacia de este tratamiento".

Mientras tanto, los autores del estudio han presentado sus hallazgos a la Organización Mundial de la Salud y a los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.

FUENTE:

Effect of early treatment with fluvoxamine on risk of emergency care and hospitalisation among patients with COVID-19: the TOGETHER randomised, platform clinical trial. Published:October 27, 2021DOI:https://doi.org/10.1016/S2214-109X(21)00448-4

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre la fluvoxamina y la COVID-19.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Un antidepresivo, la fluvoxamina ¿podría disminuir los riesgos en los pacientes con Covid-severo?


Un antidepresivo barato y muy disponible, llamado fluvoxamina, podría reducir el riesgo de los pacientes con COVID-19 de una enfermedad grave que requiera hospitalización, según un estudio reciente.

 


La fluvoxamina es un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) y un agonista del receptor σ-1 (S1R). 

Existen varios mecanismos potenciales para la fluvoxamina en el tratamiento de la enfermedad por COVID-19, incluidos los posibles efectos antiinflamatorios y antivirales.

En el ensayo participaron casi 1,500 pacientes ambulatorios sin vacunar de Brasil. Todos los pacientes tuvieron resultados positivos de la infección con el SARS-CoV-2, y se consideraba que tenían un riesgo alto de una enfermedad grave.

Se proveyó fluvoxamina a 741 de los pacientes, mientras que los 756 restantes recibieron un placebo.

Durante 28 días de seguimiento, la tasa general de hospitalización fue un 32 por ciento más baja en el grupo de la fluvoxamina que en el grupo del placebo. Un paciente del grupo de la fluvoxamina falleció, en comparación con 12 muertes entre los que recibieron el placebo. El estudio se publicó en la edición en línea del 27 de octubre de la revista The Lancet Global Health.

La razón principal para el estudio inicial de fluvoxamina como tratamiento de COVID-19 fue su acción antiinflamatoria a través de la activación del S1R14. S1R es una proteína del retículo endoplásmico (RE) involucrada en muchas funciones celulares, incluida la regulación de la respuesta al estrés del ER, la respuesta proteica desplegada y la regulación de la producción de citocinas en respuesta a los desencadenantes inflamatorios. En presencia de fluvoxamina, el S1R podría evitar que la enzima 1α del sensor de estrés del ER que requiere inositol se empalme y active la ARNm de la proteína X-box 1, un regulador clave de la producción de citocinas, incluidas las interleucinas IL-6, IL-8, IL-1β e IL-12.  

Un segundo mecanismo podría ser la actividad antiplaquetaria de fluvoxamina. Los ISRS pueden prevenir la carga de serotonina en las plaquetas e inhibir la activación plaquetaria, lo que podría reducir el riesgo de trombosis, y estos efectos antiplaquetarios pueden ser cardioprotectores. Finalmente, otro mecanismo de acción potencial podría estar relacionado con el efecto de la fluvoxamina en el aumento de los niveles plasmáticos de melatonina. Se necesitan estudios in vitro y en animales para ayudar a aclarar el mecanismo o los mecanismos más probables.  

El ensayo sobre la fluvoxamina formaba parte de un ensayo más grande, el TOGETHER, que se inició en mayo de 2020 para evaluar tratamientos potenciales contra la COVID-19 fuera del hospital. La fluvoxamina es un inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina (ISRS), que se ha usado desde la década de los 1990 para varias afecciones, entre ellas la depresión y el trastorno obsesivo compulsivo.

Se eligió la fluvoxamina debido a sus propiedades antiinflamatorias. Cuando la COVID-19 ataca, los sistemas inmunitarios de los pacientes pueden crear unas "tormentas de citoquinas" proinflamatorias.

"La fluvoxamina podría reducir la producción de unas moléculas inflamatorias llamadas citoquinas, que pueden ser provocadas por la infección con el SARS-CoV-2", explicó en un comunicado de prensa de la revista la coautora del estudio, la Dra. Angela Reiersen, profesora asociada de psiquiatría de la Universidad de Washington en St. Louis.

"Se trata de un estudio excelente sobre un medicamento barato y que se tolera bien, que podría tener el potencial de ayudar a los pacientes con COVID", apuntó Strange. "The Lancet es una excelente revista revisada por profesionales, y por tanto hay que profundizar en el ensayo TOGETHER, y aquí en EE. UU. se deben realizar ensayos de seguimiento para evaluar la seguridad y la eficacia de este tratamiento".

Mientras tanto, los autores del estudio han presentado sus hallazgos a la Organización Mundial de la Salud y a los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.

FUENTE:

Effect of early treatment with fluvoxamine on risk of emergency care and hospitalisation among patients with COVID-19: the TOGETHER randomised, platform clinical trial. Published:October 27, 2021DOI:https://doi.org/10.1016/S2214-109X(21)00448-4

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre la fluvoxamina y la COVID-19.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE