El COVID-19 está reescribiendo la historia de la adopción biométrica



La tecnología biométrica tiende a adquirir un aire de futurismo o ciencia ficción cuando imaginamos poder desbloquear, pagar o verificar con solo el uso de nuestras caras. Sin embargo, los inicios de esta tecnología son anteriores a invenciones tan antiguas como

 


el motor diesel o la aspiradora, con huellas dactilares que se remontan a la década de 1880.

Hoy en día, los grandes actores tecnológicos como Apple han desempeñado un papel enorme para hacernos sentir cómodos con esta tecnología funcional, con el iPhone de 2013 que debuta con el desbloqueo de huellas dactilares y Face ID que se integra a partir de 2017.

El impulso por la forma más reciente y más segura de biometría, el reconocimiento facial, se ha abierto camino en casi todas las industrias desde su desarrollo más amplio durante la última década. Nada ha impulsado aún más la aceleración de esta curva de adopción que la pandemia sin precedentes de COVID-19, que ha subrayado un nivel nunca antes visto de demanda de verificación segura, remota y sin contacto.

Realización de la autenticación remota en servicios financieros

La pandemia de COVID-19 inició cambios radicales en la forma en que operan las empresas. Ahora bien, si no es absolutamente necesario que esté presente en persona para abrir una cuenta o realizar una compra, no debería estarlo. Cada intercambio de persona a persona para una empresa conlleva la responsabilidad inherente de transmitir COVID-19 al cliente o al empleado.

Este cambio cultural generalizado en la forma en que interactuamos con las empresas ha puesto de relieve cuántas de nuestras prácticas de seguridad se basan en la verificación en persona, ya sea presentando una tarjeta de identificación física o haciendo coincidir su cuenta con solo mirarlo a la cara.

En ningún otro lugar, lo que está en juego para esta verificación en persona es tan alto como en la industria de Banca, Servicios Financieros y Seguros (BFSI), donde una autenticación falsa podría conducir al robo de identidad, fraude con tarjetas de crédito, violación de las regulaciones federales o algo peor.

Como resultado, esta industria se ha visto obligada a adaptarse más rápidamente a la necesidad de autenticación remota durante la pandemia, y el reconocimiento facial ha intervenido como una solución clave. Desde software como FaceMe, eKYC y Fintech, hasta RealSense ID, recientemente anunciado por Intel, las soluciones de reconocimiento facial accesibles han llegado al mercado de servicios financieros. Permite a los consumidores verificar su identidad de manera segura y fácil a través de sus computadoras, teléfonos inteligentes o quioscos bancarios, abrir cuentas, realizar transacciones y más sin interactuar con una persona física.

El impulso de la hospitalidad sin contacto

En el espacio de la hospitalidad, donde un enfoque remoto es menos práctico (buena suerte al experimentar ese hotel exótico desde su apartamento), la industria rápidamente se ha lanzado a los procesos sin contacto como la mejor solución. Desde registrarse en un hotel o restaurante hasta pagar, o ingresar a diferentes áreas como la piscina o el spa, las soluciones sin contacto que incluyen quioscos y sistemas POS habilitados biométricamente están ganando rápidamente una amplia adopción.

Sin embargo, también es fundamental reconocer que la pandemia eventualmente terminará y, en algún momento, la vida y la forma en que operan estas industrias tendrán que cambiar más a la normalidad. Sin embargo, esperamos ver un cambio duradero, especialmente en los pagos, ya que las personas que durante la pandemia se acostumbraron a que las empresas no aceptaran efectivo finalmente hayan dado el salto al uso de Apple Pay u otra interfaz de pago con reconocimiento facial. Ahora que están incorporados, es mucho más probable que estas personas continúen usando esto en el futuro, y podemos esperar que la biometría continúe desempeñando un papel más importante en estas actividades diarias.

Un mayor enfoque en HealthTech

La tecnología biométrica se ha abierto camino durante mucho tiempo en hospitales y centros de atención, ya que la necesidad de verificación de seguridad y de identidad está presente en casi todo momento. La pandemia de COVID-19 convirtió a los hospitales en zonas de guerra, y mantener a las personas en las áreas seguras y aisladas adecuadas fue fundamental para evitar que el virus se propagara por toda la instalación.

Los casos de uso en el campo médico también se extienden mucho más allá del ámbito habitual del control de acceso. Los botiquines inteligentes con reconocimiento facial ahora garantizan que solo el personal apropiado y acreditado tenga acceso a los medicamentos protegidos.

Las cámaras de seguridad con reconocimiento facial se pueden usar fácilmente para monitorear el uso de la mascarilla facial en toda la instalación, incluso si se usa correctamente, cubriendo completamente la nariz y la boca. Incluso cuando se usan máscaras faciales, en el caso de FaceMe, estas cámaras aún pueden identificar y otorgar acceso a las personas adecuadas con una tasa de éxito de hasta el 95 por ciento.

La pandemia de COVID-19 está reescribiendo la forma en que abordamos no solo la seguridad, sino incluso los procesos básicos como el inicio de sesión y los pagos en tantas industrias. Si bien las cosas eventualmente comenzarán a acercarse a una nueva normalidad, el progreso en la adopción biométrica en todas las industrias es algo que no se deshará, y continuaremos viendo una mayor seguridad y conveniencia a través de estas aplicaciones.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






El COVID-19 está reescribiendo la historia de la adopción biométrica


La tecnología biométrica tiende a adquirir un aire de futurismo o ciencia ficción cuando imaginamos poder desbloquear, pagar o verificar con solo el uso de nuestras caras. Sin embargo, los inicios de esta tecnología son anteriores a invenciones tan antiguas como

 


el motor diesel o la aspiradora, con huellas dactilares que se remontan a la década de 1880.

Hoy en día, los grandes actores tecnológicos como Apple han desempeñado un papel enorme para hacernos sentir cómodos con esta tecnología funcional, con el iPhone de 2013 que debuta con el desbloqueo de huellas dactilares y Face ID que se integra a partir de 2017.

El impulso por la forma más reciente y más segura de biometría, el reconocimiento facial, se ha abierto camino en casi todas las industrias desde su desarrollo más amplio durante la última década. Nada ha impulsado aún más la aceleración de esta curva de adopción que la pandemia sin precedentes de COVID-19, que ha subrayado un nivel nunca antes visto de demanda de verificación segura, remota y sin contacto.

Realización de la autenticación remota en servicios financieros

La pandemia de COVID-19 inició cambios radicales en la forma en que operan las empresas. Ahora bien, si no es absolutamente necesario que esté presente en persona para abrir una cuenta o realizar una compra, no debería estarlo. Cada intercambio de persona a persona para una empresa conlleva la responsabilidad inherente de transmitir COVID-19 al cliente o al empleado.

Este cambio cultural generalizado en la forma en que interactuamos con las empresas ha puesto de relieve cuántas de nuestras prácticas de seguridad se basan en la verificación en persona, ya sea presentando una tarjeta de identificación física o haciendo coincidir su cuenta con solo mirarlo a la cara.

En ningún otro lugar, lo que está en juego para esta verificación en persona es tan alto como en la industria de Banca, Servicios Financieros y Seguros (BFSI), donde una autenticación falsa podría conducir al robo de identidad, fraude con tarjetas de crédito, violación de las regulaciones federales o algo peor.

Como resultado, esta industria se ha visto obligada a adaptarse más rápidamente a la necesidad de autenticación remota durante la pandemia, y el reconocimiento facial ha intervenido como una solución clave. Desde software como FaceMe, eKYC y Fintech, hasta RealSense ID, recientemente anunciado por Intel, las soluciones de reconocimiento facial accesibles han llegado al mercado de servicios financieros. Permite a los consumidores verificar su identidad de manera segura y fácil a través de sus computadoras, teléfonos inteligentes o quioscos bancarios, abrir cuentas, realizar transacciones y más sin interactuar con una persona física.

El impulso de la hospitalidad sin contacto

En el espacio de la hospitalidad, donde un enfoque remoto es menos práctico (buena suerte al experimentar ese hotel exótico desde su apartamento), la industria rápidamente se ha lanzado a los procesos sin contacto como la mejor solución. Desde registrarse en un hotel o restaurante hasta pagar, o ingresar a diferentes áreas como la piscina o el spa, las soluciones sin contacto que incluyen quioscos y sistemas POS habilitados biométricamente están ganando rápidamente una amplia adopción.

Sin embargo, también es fundamental reconocer que la pandemia eventualmente terminará y, en algún momento, la vida y la forma en que operan estas industrias tendrán que cambiar más a la normalidad. Sin embargo, esperamos ver un cambio duradero, especialmente en los pagos, ya que las personas que durante la pandemia se acostumbraron a que las empresas no aceptaran efectivo finalmente hayan dado el salto al uso de Apple Pay u otra interfaz de pago con reconocimiento facial. Ahora que están incorporados, es mucho más probable que estas personas continúen usando esto en el futuro, y podemos esperar que la biometría continúe desempeñando un papel más importante en estas actividades diarias.

Un mayor enfoque en HealthTech

La tecnología biométrica se ha abierto camino durante mucho tiempo en hospitales y centros de atención, ya que la necesidad de verificación de seguridad y de identidad está presente en casi todo momento. La pandemia de COVID-19 convirtió a los hospitales en zonas de guerra, y mantener a las personas en las áreas seguras y aisladas adecuadas fue fundamental para evitar que el virus se propagara por toda la instalación.

Los casos de uso en el campo médico también se extienden mucho más allá del ámbito habitual del control de acceso. Los botiquines inteligentes con reconocimiento facial ahora garantizan que solo el personal apropiado y acreditado tenga acceso a los medicamentos protegidos.

Las cámaras de seguridad con reconocimiento facial se pueden usar fácilmente para monitorear el uso de la mascarilla facial en toda la instalación, incluso si se usa correctamente, cubriendo completamente la nariz y la boca. Incluso cuando se usan máscaras faciales, en el caso de FaceMe, estas cámaras aún pueden identificar y otorgar acceso a las personas adecuadas con una tasa de éxito de hasta el 95 por ciento.

La pandemia de COVID-19 está reescribiendo la forma en que abordamos no solo la seguridad, sino incluso los procesos básicos como el inicio de sesión y los pagos en tantas industrias. Si bien las cosas eventualmente comenzarán a acercarse a una nueva normalidad, el progreso en la adopción biométrica en todas las industrias es algo que no se deshará, y continuaremos viendo una mayor seguridad y conveniencia a través de estas aplicaciones.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE