Cascada

“Por la barranca enmarcada . . .”

 

. . .”
 

Bendito Dios, el Eterno Padre

que, cariñoso, compuertas abre

brotando el agua, nueva alborada

por el torrente de la cascada.

 

En su desplome se adhiere al río,

los borbollones en desvarío

causan estruendo, fragor, poder,

la magia, hechizo, de un renacer.

 

Surgen espumas blancas fragantes,

burbujas, pompas, frescas radiantes,

en la corriente que bien contenta

por la bajada recia, irredenta.

 

Va serpenteando en sus fugas locas

chocando fuerte contra las rocas,

mientras que el viento silba en concierto,

musicaliza un destino cierto.

 

El medio ambiente y la ecología

tornan realista la apología

de vida, linda naturaleza,

que nutre el bosque con entereza.

 

La flora emerge en aquel paisaje

sin querer nunca saber de estiaje,

así que viste muy colorida

en sus dominios de orgullo henchida.

 

Toda la fauna feliz se encanta

en la barranca del “río que canta”,

el Cupatitzio, lugar sagrado

del bello Uruapan enamorado.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda           

Parque Nacional de Uruapan, Michoacán de Ocampo, México, a 21 de octubre . . .                                                                                 

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales