Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Psicología   ·   Novela   ·   Lectores   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría   ·   Psicopatología



De la Depresión y el Suicidio


Inicio > Medicina
16/11/2011


1715 Visitas



De la depresión y el suicidio


La palabra suicidio fue aceptada por la Real Academia Española en 1817 y su paternidad se le atribuye a los franceses a través del abate Desfontaines o del abate Prevost y a los ingleses por intermedio de Charleton, Browne y Phillps.  

El suicidio es la muerte que sobreviene tras una conducta autodestructiva auténtica o de autoeliminación; es necesaria la especificación, dado que existen actitudes autodestructivas que no tienen motivaciones suicidas, y no son, suicidio consumado. La suicidiología, ciencia que estudia el suicidio, no estudia la  conducta suicida, sino el acto mismo, como una forma de muerte violenta, de gran valor medicolegal.  

Antes de existir pensamientos suicidas siempre hay antecedentes en el comportamiento, tales como: trastornos infantiles, trastornos orgánicos- mentales, neurosis, (dentro de la neurosis encontramos la histeria, trastornos de la ansiedad, trastornos obsesivos-compulsivos).

Estos elementos generalmente no son comprendidos ni controlados por el individuo, aun cuando éste los considere disparatados, ridículos, penosos o humillantes. Está también la hipocondría, las fobias, la psicosis, dentro de la psicosis encontramos trastornos de la personalidad, de la afectividad, trastornos paranoides, esquizofrenia - a su vez esta tiene 3 clases - , psicosis maníaco depresiva que es la más común, y que puede pasar desapercibida.

En los episodios de manía, puede haber ansiedad, ideas de grandeza grotesca, graves trastornos de conducta y, debido a la exaltación de la libido pueden llegar a cometer delitos sexuales. Por eso a veces no entendemos como alguien que no puede sostener relaciones afectivas estables, parece estar exageradamente feliz y demuestra alta energía y autoestima, estas personas cuando pasan de la manía a la depresión suelen ser víctimas seguras del suicidio. 

La depresión se refiere a una situación psíquica morbosa en la que se altera fundamentalmente el estado de ánimo, en el sentido de una disminución del mismo, y en el que la sintomatología se centra sobre la vivencia de la tristeza y la inhibición psíquica. La depresión siempre significa sentimientos de culpa, la hostilidad que se sentía hacia el objeto perdido se dirige hacia él mismo.    

Hay una alerta por la cantidad de suicidios que se han presentado últimamente, la mayoría de ellos de hombres, además muy jóvenes, ¿que pasa con nuestra juventud?

Esta situación constituye un problema de salud pública muy importante pero en gran medida prevenible, que provoca casi la mitad de todas las muertes violentas y se traduce en casi un millón de víctimas al año a nivel mundial. Cada suicidio supone la devastación emocional, social y económica de numerosos familiares y amigos. Es necesario adoptar con urgencia medidas coordinadas y más enérgicas para evitar ese número innecesario de víctimas.

Es importante reconocer que el suicidio se puede evitar,  y que el hecho de tener acceso a los medios necesarios para suicidarse es tanto un factor de riesgo relevante como un determinante del suicidio, porque la gente no le teme solo a la muerte, sino más aún a la muerte con dolor.

También hay datos que indican que las noticias de suicidios aparecidas en los medios de comunicación pueden llevar a algunos a emular esos actos. Por ello, insto a los medios de comunicación a demostrar sensibilidad a la hora de informar sobre esas muertes trágicas y a menudo evitables,  también pueden contribuir de forma destacada a reducir el estigma y la discriminación asociados a los comportamientos suicidas y los trastornos mentales. Con el interés de generar interés en los televidentes, lectores, y oyentes no tienen el debido cuidado, desencadenando esto conductas imitativas.   

Dios guarda perfecta relación con esta situación, pues indudablemente quien se suicida, niega su existencia, lo culpa por su situación, o lo considera incapaz de solucionarla. 1 de Corintios 10: 13 dice: “no les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana, pero fiel es Dios, que nos los dejará ser tentados más de lo que pueden resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que puedan soportar”. Pienso al igual que Pablo en Romanos 8: 38-39 “Estoy seguro que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús señor nuestro”. Y considero, que más allá de los medios de comunicación, de las creencias espirituales, es necesaria la consciencia, puesto que si hay consciencia, hay amor por Dios y por los demás.

 



 

 

 

 





Etiquetas:   Suicidios   ·   Depresión

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Alfonso Campo , Lamentablemente esto es una realidad hoy en día... Lástima falta amor en los corazones !




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18735 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora