El liderazgo solo no alcanza…



Busca la palabra “administrar” en un diccionario y encontrarás apenas una pista de lo que significa esto en las organizaciones.

 


Hacer frente, arreglárselas, lidiar … no, definitivamente no es eso.

Estar a cargo, supervisar, está más cerca, organizar a las personas para lograr un objetivo deseado… ahora estamos acercándonos, pero lo cierto es que cualquier definición es solo la punta del iceberg de lo que debe ser la gestión.

La gestión implica una amplia gama de habilidades y actividades.

Algunas se aprenden a través de la capacitación, pero muchos se aprenden a través de la experiencia de administrar y de ser administrados por otros.

En los negocios, a menudo parece que nos centramos menos en la buena gestión y más en el trabajo glamoroso y emocionante del liderazgo, lo cual no es malo, pero sí insuficiente.

Un buen líder, debe ser también un buen gerente.

Los gerentes, gestores o administradores son responsables de asegurarse que las cosas se hagan correctamente, y, aunque los líderes pueden brindarnos visión, inspiración y desafíos, estas cosas no cuentan para nada sin la implementación eficiente que genera una buena administración.

Para ser grandes gerentes, debemos tener un amplio conjunto de habilidades, desde la planificación y la delegación hasta la comunicación y la motivación.

Debido a que el conjunto de habilidades es tan amplio, es tentador desarrollar habilidades en las áreas de administración con las que ya nos sentimos cómodos, pero, para el éxito a largo plazo, es aconsejable analizar nuestras habilidades en todas las áreas de gestión y luego desafiarnos a nosotros mismos a mejorar.

…Seguir leyendo el artículo en:https://www.roiagile.com/post/el-liderazgo-solo-no-alcanza