Guillermo Martínez y sus "Crímenes de Oxford"



Desde hace unos días que me ronda la cabeza la advertencia que hizo en su momento San Ignacio de Loyola que recomendaba a sus hermanos de la Compañía de Jesús que en tiempo de desolación nunca hicieran mudanza, consejo que transcendió del ámbito de los jesuitas para hacerse de uso común. A pesar de que no tengo la menor duda que vivimos tiempos de desolación, por muchos y variados motivos, no me he resistido a buscar algunas novedades con las que intento hacer más atractivo el contenido de mis blogs.

 


Y lo hago porque no puedo esperar a que terminen estos tiempos desolación que atravesamos; no porque corra el riesgo de hacerme viejo esperando a ello, sino porque como ya lo soy, no tengo mucho tiempo que perder, así que he recuperado “Solo Libros” un blog que tenía abandonado y en él publicaré las entradas que tengan que ver con los libros y sus autores, mientras que cuando me apetezca hablar de política usaré “Al sol de Fuerteventura” y así todos sabremos a qué atenernos.

Pero no queda solo en esto que les he contado, las novedades. He estado unos cuantos meses escribiendo sobre novela negra, generalmente escribía sobre algún autor y su obra, no pienso abandonar el género, pero vamos, ustedes y yo, a ampliar el foco y pretendo comentarles una serie de novelas cuya lectura por una u otra razón me impresionaron en su momento, traten del género que traten, espero que la propuesta resulte entretenida.

El primer libro que quiero comentar dentro de esta nueva sección se titula “Los crímenes de Oxford”. Le había dado muchas vueltas a la elección de la obra que inauguraría el cambio, dos cuestiones me atrajeron de Los crímenes de Oxford, en primer lugar es la primera novela de la que tengo conocimiento que escrita en español y publicada en Argentina con el título de “Crímenes imperceptibles, sufrió el cambio de título en España y en segundo lugar porque comenté lo del libro en casa y resultó que lo habían leído Tina, mi mujer, mi hija Elena y les había gustado y mi hijo Miguel afirmó que probablemente lo habría leído porque le sonaba mucho. Ante esta cuasi milagrosa unanimidad me decidí por Los Crímenes de Oxford.

Guillermo Martínez, su autor, era en el momento de su publicación, un joven doctor en matemáticas que había cursado sus estudios en Argentina y Oxford y que ganó con esta novela el Premio Planeta de Sudamérica. Una novela policíaca, que describe las vicisitudes de un matemático argentino que va a hacer estudios de post grado a Oxford, donde se ve relacionado con unos asesinatos en serie y a través de sus investigaciones nos introduce en el mundo de la lógica. Un mundo apasionante incluso para los más neófitos, como –he de reconocerlo- es mi caso.

No crean que Guillermo Martínez es uno de esos autores que de golpe sacan un libro que cosecha un gran éxito y después van desapareciendo en ese oscuro camino que lleva al olvido de los lectores y editores. Por el contrario, Martínez ha sido un autor que ha cosechado muchos premios. De hecho ganó en el año 2019 el Premio Nadal de novela con "Los crímenes de Alicia”. Les dejo la relación de sus novelas que he encontrado en Wikipedia:

·         "Acerca de Roderer", Planeta Argentina, Buenos Aires, 1993 (España: Plaza & Janés, 1996 reeditado en 2005 por Destino)

·         "La mujer del maestro", Planeta Argentina, Buenos Aires, 1998 (España: Destino, 1999)     

"C    "Crímenes imperceptibles", Planeta Argentina, Buenos Aires, 2003 (España fue publicada por Destino en 2004 con el título de Los crímenes de Oxford), Premio Planeta Argentina y Premio Mandarache Jóvenes Lectores.

·         "La muerte lenta de Luciana B"., Planeta Argentina, Buenos Aires, 2007 (España: Destino, 2007)

·         "Yo también tuve una novia bisexual", Planeta Argentina, Buenos Aires, 2011

·         "Los crímenes de Alicia", Planeta Argentina, Buenos Aires, 2019

Pero de la que vamos a hablar es de "Los crímenes de Oxford”, me resulto muy curiosa su lectura y ahora, cuando encuentre el libro en mi biblioteca le aplicaré la prueba de la relectura. Les anticipo que la novela tuvo un éxito muy apreciable en España, vamos a ver si soy capaz de contarles por encima de qué va la narración sin destriparla demasiado.  El autor nos presenta unos asesinatos en serie que parecen propuestos como una suerte de juego intelectual entre mentes privilegiadas o al menos entre mentes matemáticas.

A lo largo de la narración Guillermo Martínez nos advierte de que la razón y la pasión no deben ser necesariamente antagonistas, la razón puede perfectamente ser el instrumento conductor de la pasión. Así que entraremos en contacto con unos personajes que como todos nosotros sienten y padecen de pasiones tan humanas como el amor o la venganza, aunque para conseguir su propósito utilicen un método basado en la lógica matemática.

En los “Crímenes de Oxford” los asesinatos pierden el significado ritual del asesinato en serie en beneficio de su significado y del lugar que ocupan en una progresión matemática. No son los ritos utilizados en la muerte lo que organizan la cadena lógica de los asesinatos sino que el vínculo que los une está en el oculto significado de una serie de símbolos matemáticos.

No vayan a pensar que la narración sea complicada, todo lo contrario, sorprendentemente entraremos en este mundo desconocido para muchos de nosotros con total naturalidad. Seguro que disfrutarán conociendo cuestiones como la hermandad de los pitagóricos, las paradojas de la física cuántica, el teorema de Gödel –un matemático que murió sumido en la locura - o la misma magia entendida como un juego de lógica, que son algunos de los elementos utilizados por Martínez para hilvanar un agradable relato que, como todo texto que se precie en el género, tiene un final inesperado.

Insisto, no teman encontrarse con un relato científico, Guillermo Martínez nos transporta a un escenario muy atrayente, la vieja ciudad de Oxford, en la que el protagonista llevará a cabo, al igual que su padre literario, estudios de postgrado. El relato está bien escrito, con un estilo muy sobrio, la trama está razonablemente construida y los personajes ayudan a la narración.

Martínez nos acerca al mundo matemático que nos sorprenderá por la riqueza de los matices filosóficos que acompañan a esta ciencia. En definitiva una obra de intriga en un ambiente muy especial, la comunidad universitaria de Oxford, y con el añadido del desafío del presunto criminal en serie a la capacidad intelectual del coprotagonista de la novela, Arthur Sheldon, uno de los mayores matemáticos del siglo, al que parece retar de manera personal.

No piensen que van a encontrarse con un novelón, pero resulta entretenido. Me parece que aquellos de ustedes que ya lo hayan leído, coincidirán conmigo. Una lectura agradable, con un escenario interesante y con un tema, el de la Matemática, original. Creo que puedo recomendar su lectura.

Hasta aquí hemos llegado, espero que si Dios quiere, nos encontremos aquí en breve. Hasta entonces cuídense mucho.

Un abrazo.

Como probablemente sepan alguno de ustedes, acaban de publicarme una novela negra que se titula "Al madero no le gusta la ropa vieja", cuyo escenario es Fuerteventura y su capital, Puerto del Rosario. Sus protagonistas, dos guardiaciviles que investigarán un homicidio. Por si estuvieran interesados en adquirir un ejemplar aquí les dejo el enlace que les permitirá hacerlo. ¡Feliz lectura!

AL MADERO NO LE GUSTA LA ROPA VIEJA - MIGUEL RIVES BERNADAS - 9788418822056 (agapea.com)



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Guillermo Martínez y sus "Crímenes de Oxford"


Desde hace unos días que me ronda la cabeza la advertencia que hizo en su momento San Ignacio de Loyola que recomendaba a sus hermanos de la Compañía de Jesús que en tiempo de desolación nunca hicieran mudanza, consejo que transcendió del ámbito de los jesuitas para hacerse de uso común. A pesar de que no tengo la menor duda que vivimos tiempos de desolación, por muchos y variados motivos, no me he resistido a buscar algunas novedades con las que intento hacer más atractivo el contenido de mis blogs.

 


Y lo hago porque no puedo esperar a que terminen estos tiempos desolación que atravesamos; no porque corra el riesgo de hacerme viejo esperando a ello, sino porque como ya lo soy, no tengo mucho tiempo que perder, así que he recuperado “Solo Libros” un blog que tenía abandonado y en él publicaré las entradas que tengan que ver con los libros y sus autores, mientras que cuando me apetezca hablar de política usaré “Al sol de Fuerteventura” y así todos sabremos a qué atenernos.

Pero no queda solo en esto que les he contado, las novedades. He estado unos cuantos meses escribiendo sobre novela negra, generalmente escribía sobre algún autor y su obra, no pienso abandonar el género, pero vamos, ustedes y yo, a ampliar el foco y pretendo comentarles una serie de novelas cuya lectura por una u otra razón me impresionaron en su momento, traten del género que traten, espero que la propuesta resulte entretenida.

El primer libro que quiero comentar dentro de esta nueva sección se titula “Los crímenes de Oxford”. Le había dado muchas vueltas a la elección de la obra que inauguraría el cambio, dos cuestiones me atrajeron de Los crímenes de Oxford, en primer lugar es la primera novela de la que tengo conocimiento que escrita en español y publicada en Argentina con el título de “Crímenes imperceptibles, sufrió el cambio de título en España y en segundo lugar porque comenté lo del libro en casa y resultó que lo habían leído Tina, mi mujer, mi hija Elena y les había gustado y mi hijo Miguel afirmó que probablemente lo habría leído porque le sonaba mucho. Ante esta cuasi milagrosa unanimidad me decidí por Los Crímenes de Oxford.

Guillermo Martínez, su autor, era en el momento de su publicación, un joven doctor en matemáticas que había cursado sus estudios en Argentina y Oxford y que ganó con esta novela el Premio Planeta de Sudamérica. Una novela policíaca, que describe las vicisitudes de un matemático argentino que va a hacer estudios de post grado a Oxford, donde se ve relacionado con unos asesinatos en serie y a través de sus investigaciones nos introduce en el mundo de la lógica. Un mundo apasionante incluso para los más neófitos, como –he de reconocerlo- es mi caso.

No crean que Guillermo Martínez es uno de esos autores que de golpe sacan un libro que cosecha un gran éxito y después van desapareciendo en ese oscuro camino que lleva al olvido de los lectores y editores. Por el contrario, Martínez ha sido un autor que ha cosechado muchos premios. De hecho ganó en el año 2019 el Premio Nadal de novela con "Los crímenes de Alicia”. Les dejo la relación de sus novelas que he encontrado en Wikipedia:

·         "Acerca de Roderer", Planeta Argentina, Buenos Aires, 1993 (España: Plaza & Janés, 1996 reeditado en 2005 por Destino)

·         "La mujer del maestro", Planeta Argentina, Buenos Aires, 1998 (España: Destino, 1999)     

"C    "Crímenes imperceptibles", Planeta Argentina, Buenos Aires, 2003 (España fue publicada por Destino en 2004 con el título de Los crímenes de Oxford), Premio Planeta Argentina y Premio Mandarache Jóvenes Lectores.

·         "La muerte lenta de Luciana B"., Planeta Argentina, Buenos Aires, 2007 (España: Destino, 2007)

·         "Yo también tuve una novia bisexual", Planeta Argentina, Buenos Aires, 2011

·         "Los crímenes de Alicia", Planeta Argentina, Buenos Aires, 2019

Pero de la que vamos a hablar es de "Los crímenes de Oxford”, me resulto muy curiosa su lectura y ahora, cuando encuentre el libro en mi biblioteca le aplicaré la prueba de la relectura. Les anticipo que la novela tuvo un éxito muy apreciable en España, vamos a ver si soy capaz de contarles por encima de qué va la narración sin destriparla demasiado.  El autor nos presenta unos asesinatos en serie que parecen propuestos como una suerte de juego intelectual entre mentes privilegiadas o al menos entre mentes matemáticas.

A lo largo de la narración Guillermo Martínez nos advierte de que la razón y la pasión no deben ser necesariamente antagonistas, la razón puede perfectamente ser el instrumento conductor de la pasión. Así que entraremos en contacto con unos personajes que como todos nosotros sienten y padecen de pasiones tan humanas como el amor o la venganza, aunque para conseguir su propósito utilicen un método basado en la lógica matemática.

En los “Crímenes de Oxford” los asesinatos pierden el significado ritual del asesinato en serie en beneficio de su significado y del lugar que ocupan en una progresión matemática. No son los ritos utilizados en la muerte lo que organizan la cadena lógica de los asesinatos sino que el vínculo que los une está en el oculto significado de una serie de símbolos matemáticos.

No vayan a pensar que la narración sea complicada, todo lo contrario, sorprendentemente entraremos en este mundo desconocido para muchos de nosotros con total naturalidad. Seguro que disfrutarán conociendo cuestiones como la hermandad de los pitagóricos, las paradojas de la física cuántica, el teorema de Gödel –un matemático que murió sumido en la locura - o la misma magia entendida como un juego de lógica, que son algunos de los elementos utilizados por Martínez para hilvanar un agradable relato que, como todo texto que se precie en el género, tiene un final inesperado.

Insisto, no teman encontrarse con un relato científico, Guillermo Martínez nos transporta a un escenario muy atrayente, la vieja ciudad de Oxford, en la que el protagonista llevará a cabo, al igual que su padre literario, estudios de postgrado. El relato está bien escrito, con un estilo muy sobrio, la trama está razonablemente construida y los personajes ayudan a la narración.

Martínez nos acerca al mundo matemático que nos sorprenderá por la riqueza de los matices filosóficos que acompañan a esta ciencia. En definitiva una obra de intriga en un ambiente muy especial, la comunidad universitaria de Oxford, y con el añadido del desafío del presunto criminal en serie a la capacidad intelectual del coprotagonista de la novela, Arthur Sheldon, uno de los mayores matemáticos del siglo, al que parece retar de manera personal.

No piensen que van a encontrarse con un novelón, pero resulta entretenido. Me parece que aquellos de ustedes que ya lo hayan leído, coincidirán conmigo. Una lectura agradable, con un escenario interesante y con un tema, el de la Matemática, original. Creo que puedo recomendar su lectura.

Hasta aquí hemos llegado, espero que si Dios quiere, nos encontremos aquí en breve. Hasta entonces cuídense mucho.

Un abrazo.

Como probablemente sepan alguno de ustedes, acaban de publicarme una novela negra que se titula "Al madero no le gusta la ropa vieja", cuyo escenario es Fuerteventura y su capital, Puerto del Rosario. Sus protagonistas, dos guardiaciviles que investigarán un homicidio. Por si estuvieran interesados en adquirir un ejemplar aquí les dejo el enlace que les permitirá hacerlo. ¡Feliz lectura!

AL MADERO NO LE GUSTA LA ROPA VIEJA - MIGUEL RIVES BERNADAS - 9788418822056 (agapea.com)




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE