Vergonzosa retirada de Afganistán

 

.

Destacó el trabajo de militares españoles y otro personal. Gracias a ellos se han evitado muchas víctimas y repatriado a muchos conciudadanos.

 Otra vez el presidente Sánchez se ha hecho la foto. Esta vez ha sido con la vergonzosa retirada de Afganistán. Lo preocupante es que ha pretendido convertir en éxito lo que ha sido un sonado fracaso. Recuerden que él aún estaba holgando en la playa --haciendo honor a la fama de vago y mediocre que le persigue-- cuando otros países se afanaban en salvar vidas de sus conciudadanos y de cooperadores y asesores afganos. Claro que, tras llevar a su espalda miles de muertos por negligencia durante la covid19, qué más le da a Sánchez unos cientos más. Caprichoso, indecente, narcisista y enfermo. Es el tipo de presidente que tenemos y el buey con el que vamos a seguir arando hasta las próximas elecciones generales.

En esa penosa y vergonzosa retirada se ha abandonado a miles de personas, tanto españoles como colaboradores necesarios, e ingente cantidad de material militar y vehículos. España llegó tarde porque el señor Sánchez tenía que seguir holgando a pata suelta; tres días desaprovechados ante una emergencia así. La misión se abandonó el viernes, día 27; es decir, se declaran en retirada cuatro días antes: ni siquiera agotan el plazo para salvar cuantas más vidas, mejor. ¿Es ese el éxito del que presume Pedro ‘El mentiroso’? 

El trabajo digno de destacar ha sido el de los militares españoles y otro personal allí destacado. Gracias a esas intervenciones se han evitado muchas víctimas y se ha podido hacer una repatriación en orden. Todo ello sin meter la mano el Gobierno. Sólo cuando la ha metido se ha venido abajo el castillete del orden y la seguridad. Es lo que tiene cuando un presidente se rodea de vulgares y grises ministros, asesores y personajes para aplaudir con las orejas.

¡No, Sánchez, no! No puedes hablar de “misión cumplida” y mucho menos de “objetivos conseguidos” ¿Te imaginas qué pensarán del Gobierno español quienes siguen ocultos y esperando tu ayuda en Kabul? Ni el ministro de exteriores ni Sánchez pueden levantar la voz y si lo hacen es para pedir perdón.  Que no se extrañen de que sean recibidos en toda España con desprecio, improperios y recordándoles a su familia más próxima.

No ha sido un éxito y mucho menos una misión cumplida satisfactoriamente, salvo que quiera compararse con países cubiertos de cobardía, portadores de deshonor y expertos en el abandono de sus conciudadanos y colaboradores. Tanto las redes sociales como los medios de comunicación y la propia ciudadanía de esos países ponen como ejemplo de cobardes a los militares de Suecia, Holanda y Gran Bretaña, sobre todo, pero no son los únicos. Militares en desbandada y de forma desordenada, abandonando sus pertenencias con la vergüenza en la mochila y el rabo entre las piernas. Y si me dicen que cumplían órdenes, pues peor me lo ponen.

Lean, lean y comprueben cómo opinan algunos holandeses en las redes y en los medios. Dice el holandés, Drinter: “A los que hemos vivido y trabajado allí todo esto nos suena. Valoro la tenacidad, la capacidad de trabajo y la seriedad holandesa, pero no puedo criar a mi hijo en un país de insolidarios, arrogantes, racistas, tacaños y creídos. Bajo una apariencia de progresismo y libertad, la sociedad holandesa es desagradecida e individualista hasta unos límites esperpénticos”. Enric G. Guillamot se desahoga con Sánchez ‘El mentiroso’ y con la Unión Europea en general: “Sin iniciativa, siempre de perfil y de reojo por si sale bien en la foto... No, el ‘Petit’ Dictador no ha estado a la altura como ya nos tiene acostumbrados. La Unión Europea ha fracasado en Afganistán. Veremos el precio a pagar”.

Occidente ha fracaso. La inseguridad se ha extendido por toda Afganistán; Kabul ha sido un caos cargado de temor y el aeropuerto se ha convertido en un nido de desorden, atropellos, despropósitos, lágrimas y lamentos. El caso es que el pueblo afgano se ve sin la tan ansiada democracia que prometió en su día EE.UU. 

La actuación de Joe Biden ha sido ampliamente desafortunada; nada que ver con la salida negociada que había planificado Trump. Los demócratas norteamericanos se han cubiertos de porquería y “tanto los Estados Unidos como sus aliados huyen de Afganistán como pollos sin cabeza y humillándose ante los violentos talibanes”. No tiene sentido intentar vender la huida como una ordenada operación militar en tiempo récord. 

En fin, el mentiroso Pedro Sánchez ha llevado a España al nivel internacional más bajo que se podía esperar. Ahí está su nulo peso político. Y parece que sus logros son el permanente acercamiento a regímenes totalitarios: Venezuela, Cuba, Nicaragua… Si alguien piensa que Sánchez sabe lo que es la seguridad nacional, puede seguir sentado.

Ningún país europeo ha aceptado la clasificación y redistribución de los afganos por lo que ello supone. Tanto Joe Biden como Von der Layen se lo han encargado al tonto de turno para que se acabe de cubrir de porquería. ¿Adivinan quién es?

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales