Reseña "Circe" de Madeline Miller



https://ellibrodurmiente.org/circe-madeline-miller/

 


Reseña realizada por Albert Siré.

La editorial AdN ha publicado la edición en castellano de la última obra de Madeline Miller, ‘Circe’, una novela que narra con gran pericia la vida de la hija del inconmovible titán Helios y de la ambiciosa ninfa Perse. La sinopsis nos ofrece suculentas pistas sobre las principales ideas fuerza que vertebran la obra, ya que reza lo siguiente: “En el palacio de Helios, dios del sol y el más poderoso de los titanes, nace una niña. Pero Circe es una niña rara: carece de los poderes de su padre y de la agresiva capacidad de seducción de su madre. Cuando acude al mundo de los mortales en busca de compañía, descubre que sí posee un poder, el poder de la brujería, con el que puede transformar a sus rivales en monstruos y amenazar a los mismísimos dioses”.

Circe está repleta de personajes emblemáticos; ambiciosos titanes enfrentados a divinidades olímpicas, simples mortales y terribles monstruos, todos ellos formando parte, de una u otra forma, de la vida de Circe. De hecho, en el apartado de 'Listado de personajes' al final del libro, la autora hace un repaso de todos ellos y nos advierte de que "Circe ha gozado de una larga vida literaria, y el personaje ha servido de inspiración a autores como Ovidio, James Joyce, Eudora Welty y Margaret Atwood". Sin embargo, si en la enrevesada novela 'Ulises' de Joyce se podría decir que Circe es solo un sueño, en la de Miller la ninfa es la indudable protagonista que nos narra en primera persona su historia desde el día de su nacimiento, con unos poderes tan modestos que "apenas le garantizaban la eternidad", hasta que se convierte en una poderosa bruja que vive en la isla de Eea.

Una prodigiosa transformación que empieza cuando la ninfa se da cuenta de que sus poderes quizás no sean tan modestos como suponía y sufre las terribles consecuencias de dicho descubrimiento. Porque, en el mundo de los olímpicos y los titanes, las mujeres no gozaban de demasiados privilegios, más bien todo lo contrario (la sociedad mitológica mostrada en el libro lleva inevitablemente al lector a buscar y encontrar paralelismos con la sociedad actual). Y, por esta razón, cuando Helios descubre el nuevo poder de su hija la condena a vivir por toda la eternidad en una isla desierta llamada Eea, el mismo lugar donde él se alió con Zeus para demostrarle su lealtad. No contento con eso, el titán decreta que no engendrará más hijos con Perse porque "es evidente" que la fuente del poder de Circe procede de la unión con su madre. Una vez más, el miedo a los débiles como generador de poderosos conflictos literarios.

Tras varios años habitando la isla, se produce el que, a mi juicio, será el punto de giro más importante de toda la novela: la inesperada maternidad de Circe. Desde el momento en que nace el hijo de la ninfa, la evolución de ella es imparable. Así pues, si al comienzo de la narración Circe se muestra como alguien demasiado sensible e inocente que habla con los peces, alimenta a las flores y habla como si fuera humana, con el paso de los siglos se convierte en una madre de gran fortaleza, capaz de todo por salvar su propia vida y la de su querido hijo. Y esa indudable fuerza es la que la llevará a ser partícipe de asombrosas aventuras como la de Odiseo y los cerdos, el encierro del Minotauro o la victoria sobre la terrorífica Escila.

Circe es, en realidad, una extensa biografía (tiene cuatrocientas cuarenta y ocho páginas), cuya lectura permite al lector gozar del privilegio de interpretar y aprender de las vivencias de la protagonista, eso sí, sin necesidad de que la autora lo guie durante ese complicado proceso. Porque, como decía Umberto Eco, "un narrador no debería facilitar la interpretación de su trabajo". Y eso es lo que hace muy bien Miller y lo que más me ha gustado de la novela, que la autora no ofrece interpretaciones sobre su texto, sino que da suficientes pistas al lector para que este, en función de sus propias experiencias y criterio, se emocione con las prodigiosas vivencias de la ninfa y aprenda de su forma de ser y actuar.

FacebookTwitterPinterestWhatsApp



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Reseña "Circe" de Madeline Miller


https://ellibrodurmiente.org/circe-madeline-miller/

 

realizada por Albert Siré.

La editorial AdN ha publicado la edición en castellano de la última obra de Madeline Miller, ‘Circe’, una novela que narra con gran pericia la vida de la hija del inconmovible titán Helios y de la ambiciosa ninfa Perse. La sinopsis nos ofrece suculentas pistas sobre las principales ideas fuerza que vertebran la obra, ya que reza lo siguiente: “En el palacio de Helios, dios del sol y el más poderoso de los titanes, nace una niña. Pero Circe es una niña rara: carece de los poderes de su padre y de la agresiva capacidad de seducción de su madre. Cuando acude al mundo de los mortales en busca de compañía, descubre que sí posee un poder, el poder de la brujería, con el que puede transformar a sus rivales en monstruos y amenazar a los mismísimos dioses”.

Circe está repleta de personajes emblemáticos; ambiciosos titanes enfrentados a divinidades olímpicas, simples mortales y terribles monstruos, todos ellos formando parte, de una u otra forma, de la vida de Circe. De hecho, en el apartado de 'Listado de personajes' al final del libro, la autora hace un repaso de todos ellos y nos advierte de que "Circe ha gozado de una larga vida literaria, y el personaje ha servido de inspiración a autores como Ovidio, James Joyce, Eudora Welty y Margaret Atwood". Sin embargo, si en la enrevesada novela 'Ulises' de Joyce se podría decir que Circe es solo un sueño, en la de Miller la ninfa es la indudable protagonista que nos narra en primera persona su historia desde el día de su nacimiento, con unos poderes tan modestos que "apenas le garantizaban la eternidad", hasta que se convierte en una poderosa bruja que vive en la isla de Eea.

Una prodigiosa transformación que empieza cuando la ninfa se da cuenta de que sus poderes quizás no sean tan modestos como suponía y sufre las terribles consecuencias de dicho descubrimiento. Porque, en el mundo de los olímpicos y los titanes, las mujeres no gozaban de demasiados privilegios, más bien todo lo contrario (la sociedad mitológica mostrada en el libro lleva inevitablemente al lector a buscar y encontrar paralelismos con la sociedad actual). Y, por esta razón, cuando Helios descubre el nuevo poder de su hija la condena a vivir por toda la eternidad en una isla desierta llamada Eea, el mismo lugar donde él se alió con Zeus para demostrarle su lealtad. No contento con eso, el titán decreta que no engendrará más hijos con Perse porque "es evidente" que la fuente del poder de Circe procede de la unión con su madre. Una vez más, el miedo a los débiles como generador de poderosos conflictos literarios.

Tras varios años habitando la isla, se produce el que, a mi juicio, será el punto de giro más importante de toda la novela: la inesperada maternidad de Circe. Desde el momento en que nace el hijo de la ninfa, la evolución de ella es imparable. Así pues, si al comienzo de la narración Circe se muestra como alguien demasiado sensible e inocente que habla con los peces, alimenta a las flores y habla como si fuera humana, con el paso de los siglos se convierte en una madre de gran fortaleza, capaz de todo por salvar su propia vida y la de su querido hijo. Y esa indudable fuerza es la que la llevará a ser partícipe de asombrosas aventuras como la de Odiseo y los cerdos, el encierro del Minotauro o la victoria sobre la terrorífica Escila.

Circe es, en realidad, una extensa biografía (tiene cuatrocientas cuarenta y ocho páginas), cuya lectura permite al lector gozar del privilegio de interpretar y aprender de las vivencias de la protagonista, eso sí, sin necesidad de que la autora lo guie durante ese complicado proceso. Porque, como decía Umberto Eco, "un narrador no debería facilitar la interpretación de su trabajo". Y eso es lo que hace muy bien Miller y lo que más me ha gustado de la novela, que la autora no ofrece interpretaciones sobre su texto, sino que da suficientes pistas al lector para que este, en función de sus propias experiencias y criterio, se emocione con las prodigiosas vivencias de la ninfa y aprenda de su forma de ser y actuar.

FacebookTwitterPinterestWhatsApp




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE