Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   5G   ·   Tecnología   ·   Libros   ·   Novela   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica



Gato encerrado con la jaula de las fieras abierta


Inicio > Política Nacional
14/11/2011


1202 Visitas



El circo del oportunismo y lo oscurantista montado para deleite de las actitudes y ambiciones más radicales y belicosas sigue apuntalado con su carpa firme y los payasos en pista. No parece haber variado el programa del espectáculo al que asistimos desde Marzo de 2004. El director de pista, aun siendo ya inútil en la representación de la payasada, silencia sus estrambóticas intervenciones del pasado como si nunca hubiera sido responsable de lo sucedido bajo la lona de los malabarismos constitucionales.


 

Cuesta creer que quien ha mostrado vengativas manipulaciones, falacias continuadas e impunes criminalidades sustentando un poder ya no erráticamente llevado sino impunemente criminalizado, deje la batuta directora sin el menor atisbo de resentimiento que tan característico lo ha mostrado desde que irrumpió en el 2004.

 

El espectáculo continúa con los mismos payasos. La pista ha sido abandonada por los acróbatas de la zeja; por el parasitismo de los beneficiados loando las imbecilidades del peor gobierno de la Historia de España… pero los payasos continúan disfrazados como si nunca hubieran sido responsables del peor espectáculo incluyendo “accidentes mortales” y alianzas con perpetradores de esos “incidentes” aparentemente contratados para tener propia función con un número final de entrega de armas… una payasada más de tantos clones de la amorfa directriz zapatera, orgullo de tantos deformes exhibidos con alma retorcida y bolsillos cresos.

 

Ahora que parece que los acampados de Marzo de 2004 han de desmontar el chiringuito circense, poco nos acordamos de los mortales numeritos, de las acróbatas evoluciones de la delicuescencia con sello monclovita para volar en el trapecio del crimen encubierto mediante el uso de comisariados políticos en el teatro de la justicia. Poca memoria guardamos de estos nefastos años que nos han abocado a una crisis institucional y económica sin precedentes. Somos desmemoriados con una ingenuidad adicta que puede facilitar engaños como los perpetrados de continuo hasta ahora , incluso sospechando que los payasos tenían dientes muy afilados pertenecientes a una troupe de monstruos codiciosos capaz de todo por mantenerse en pista.

 

Convendría recordar que el solar donde se montó la carpa socialista, se limpió de vagones  para encubrir una matanza que al día de hoy carece de autores intelectuales. No se debería olvidar que muy seguramente el espectáculo circense sucedió ante las tumbas de 192 inocentes en las que los saltimbanquis del demonio han danzado disimulando la bajeza de sus orígenes… todo un espectáculo infernal del que no pocos se han nutrido con tal de intentar mantener al público engañado y risueño , con trucos de magia conducentes a una estafa donde nada es lo que parece y todo es como se sospecha.

 

No habría que borrar los rastros que nos han traído hasta este momento crucial que es, sin embargo, una continuidad de lo acontecido estos años, porque los payasos siguen sueltos y la última gracia podría ser que hayan dejado la jaula de las fieras abiertas, ahora que hay tanto gato encerrado en esta paz aparente que da paso al relevo de director de pista y de todo el elenco de espectáculo político-social y económico que se  vislumbra de manera tan ingenua como nefastamente olvidadiza.

 

Las fieras están sueltas y el público acude a un nuevo circo. No debería fiarse el director de pista, ni el público, porque igual se han pagado en demasía los servicios prestados en el espectro circense para hundir la nueva carpa que se levante en un descampado donde aún subyacen las tumbas olvidadas de las víctimas del 11-M.

 

No hay dos sin tres… el espectáculo no ha terminado y quizá forme parte de la función directiva de estos años el hacer creer que es el fin. Cuidado con las alimañas que reptan; con las hienas que devoran los restos; con las fieras de agudos colmillos; con los buitres que esperan carnaza... las jaulas están sin cerrojo y puede que irrumpan en mitad de la función... como así fue durante estos años en que han estado muy bien alimentadas. Cuidado, en este circo del demonio, ya comprado, nada es lo que parece.





Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18423 publicaciones
4672 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora