Accionar del Gerente Educativo desde la Óptica Transmoderna

Si bien es cierto, que la educación viene sufriendo cambios constantes y hasta radicales pero que han sido de mucha trascendencia e importancia para toda la humanidad, debido a que esos cambios van de la mano con las exigencias de la aplicación de las nuevas y cada vez más modernas tecnologías 2.0, en lo referente al nivel educativo; no se queda fuera del control de esas transformaciones de forma y de fondo, la demanda que el sistema  de manera práctica, con el objetivo de estar a la altura de los seres humanos que en su afán de aumentar aceleradamente su aprendizaje se ven en la imperiosa necesidad de abocarse a la exigencia de un nivel transmoderno, fuerte, diverso y amplio en conocimientos que le permitan su desarrollo intelectual, al ritmo de las exigencias de este siglo.

 

.0, en lo referente al nivel educativo; no se queda fuera del control de esas transformaciones de forma y de fondo, la demanda que el sistema  de manera práctica, con el objetivo de estar a la altura de los seres humanos que en su afán de aumentar aceleradamente su aprendizaje se ven en la imperiosa necesidad de abocarse a la exigencia de un nivel transmoderno, fuerte, diverso y amplio en conocimientos que le permitan su desarrollo intelectual, al ritmo de las exigencias de este siglo.
Mientras que va transcurriendo el tiempo, el gerente educativo  se ve e transmoderno en la obligación de indagar y actualizar su propio crecimiento profesional y personal con el fin de establecer patrones que le fortalezcan su desenvolvimiento en el desempeño de sus funciones en las casas de estudio a las cuales pertenece.

           Así mismo, el contexto transcomplejo que esta visible en pleno siglo XXI, exige cambios en el rumbo educativo gerencial, iniciando entonces una gestión hacia una cosmovisión humanista que sobrepase el fin único del lucro, el nuevo gerente educativo debe inclinarse a guiarse en los principios universales de la solidaridad, la hermandad, lo social y lo colectivo como base de su interacción para la consecución de los objetivos propuestos, teniendo presente la idea de que el pensamiento holístico se encuentra firme en el siglo XXI.

En este sentido, la eficacia para transmitir la información por parte de los gerentes educativos hacia sus diversos alumnos, va a depender de su máxima  voluntad en aplicar sus habilidades y sus conocimientos, el gerente educativo tiene el compromiso de incentivar a través de la motivación el buen desempeño de las actividades dentro de las instituciones y además, entre los alumnos cuya acción elevaría el interés de los mismos por el aprendizaje.

En un mismo orden de ideas, otro aspecto importante de acotar, es el uso correcto por parte de los gerentes de los diferentes recursos tales como: visuales, escritos, orales que incentiven la participación y el intercambio de ideas entre los participantes, teniendo en cuenta que un excelente pedagogo es aquel que dentro de su amabilidad tiene una actitud respetuosa, coherente, paciente, activa y receptiva, abriendo con todos estas características las puertas a el intercambio de ideas de forma positiva y lineal entre los involucrados.

A manera conclusiva, el gerente educativo debe tener la cualidad y la habilidad de investigador para activar al personal relacionado en sus labores en la organización educativa, a ser seres destacados, dedicados, comprometidos, felices así como capaces de generar conocimientos y aportar proyectos que en su desarrollo permitan su colaboración con el gigante que representa la educación en todos sus niveles, sin perder el norte de su compromiso consigo mismo de la probidad y su paz interior.

 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales