De López y la silla vacía

“De sin razón demasía . . .”


. . .”
 

Jamás te quedes parado

si puedes estar sentado

sirve de mucho un reposo

al ser humano juicioso.

 

El agitador placero

nunca posa su trasero

en algún asiento o silla

porque piensa que se humilla.

 

Siente que pierde poder

López en el ser, no ser,

aparenta estar erguido

“derechito”, aunque sufrido.

 

Quiere mostrar entereza,

seguridad, fortaleza,

más, con sesenta y siete años

su salud presenta daños.

 

Y, sigue dizque gobernando

aunque se esté tambaleando,

atrás tiene pobre silla

vacía, triste pesadilla.

 

Será cábala o mensaje

subliminal, hace maje

al pueblo bueno tan “sabio”

siendo la verdad, en cambio.

 

Que está mal, muy mal parado,

que peor conduce al estado;

en el nefasto mandato

para el “mesías” tan ingrato.

 

Su “fuerza” es estar de pie

aunque esté dando traspié,

su imagen es desfazada,

la vejez cae en cascada.

 

Sobre la encorvada espalda

tal gestión nada respalda,

es “columna vertebral”

sin materia cerebral.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Ciudad de México, a 20 de julio del 2021                                 

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)     

UNETE
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales