Adimark Octubre: Llegó el momento de un gran acuerdo en Educación

La movilización estudiantil no sólo ha marcado una inflexión en cuanto a aprobación y rechazo del Gobierno, la Concertación y otros actores políticos a partir de mayo de este año, como lo señalan los últimos estudios de opinión. También ha repercutido profundamente en los aspectos políticos en general, lo que se vincula con el hecho de que la principal base de apoyo electoral del Presidente Piñera el 2009, es decir, los jóvenes de entre 18 a 29 años y en la clase media, son justo aquellos sectores donde se han generado las mayores expectativas tras el inicio de las movilizaciones.  Demandas que se desplazan manteniendo el foco en educación, como factor de movilidad social.

 

. También ha repercutido profundamente en los aspectos políticos en general, lo que se vincula con el hecho de que la principal base de apoyo electoral del Presidente Piñera el 2009, es decir, los jóvenes de entre 18 a 29 años y en la clase media, son justo aquellos sectores donde se han generado las mayores expectativas tras el inicio de las movilizaciones.  Demandas que se desplazan manteniendo el foco en educación, como factor de movilidad social.
 

En este sentido es interesante analizar las cifras de la encuesta Adimark de octubre.  Cuyos resultados mostraron una estabilidad en la aprobación presidencial en comparación a septiembre (de 30 a 31%).  Mes donde se produjo un quiebre en la tendencia a la baja en la popularidad del mandatario, originada por las movilizaciones estudiantiles.  Donde el promedio de aprobación de los 20 primeros meses de gobierno de Michelle Bachelet alcanzó el 46%, mientras que el del Presidente Sebastián Piñera llegó al 44%.

 

Donde los puntos altos en la aprobación presidencial se dan entre las mujeres (de 32 a 34%), reflejo del cumplimiento del compromiso de campaña del un postnatal de 6 meses.  Como también en un repunte significativo en la aprobación entre los jóvenes de 18 a 24 años (de 18 a 24%), su mejor evaluación en este segmento de la población de junio a la fecha.  Sin embargo, es en el grupo etario de 56 o más años donde obtiene su nivel de aprobación más alto, producto del cumplimiento de otro de sus compromisos electorales: La eliminación del 7% de cotización de salud a los jubilados.

 

En cuanto a sus atributos, los mejores evaluados son los denominados “duros”, que eran el fuerte del Presidente durante su campaña y que hoy vuelven a ser valorados por la gente.  Entre los que destacan: “Es activo y enérgico” (de 53 a 57%), “capacidad para enfrentar situaciones de crisis” (se mantuvo en 53%) y “cuenta con autoridad” (de 46 a 48%).  Donde destaca el alza significativa que experimentó en “cuenta con liderazgo” (de 41 a 45%), que evidencia que la ciudadanía evaluó positivamente la intervención directa del mandatario en el conflicto estudiantil en septiembre pasado.

 

Sobre la evaluación en materia de gestión, los chilenos destacan la conducción de las relaciones internacionales (64%), la economía (44%) y el empleo (42%).  Sin embargo, reprueban principalmente el manejo de la delincuencia (19%) y la educación (20%).  Los que se han visto afectados por una parte, producto de la prolongación del conflicto estudiantil -de mayo a la fecha-, la masividad de las marchas y su mayor grado de violencia –encapuchados-, pero por otro lado, producto del aumento en el número de delitos en el país según los datos que ha entregado el propio Gobierno.  Este último punto ha repercutido negativamente en el apoyo al Presidente Piñera principalmente en el nivel socioeconómico alto –un sector proclive al mandatario-, donde presenta una baja significativa en comparación al estudio anterior (de 38 a 33%).

 

Con respecto a la evaluación de las coaliciones e instituciones políticas, si bien vemos que los entrevistados que se identifican con la oposición al Gobierno alcanzan un 35%, la aprobación de la Concertación sigue cayendo, llegando apenas al 14% y  alcanzado un nuevo peak histórico de rechazo del 73%.  Seguramente influenciado por la actitud permisiva de Guido Girardi, frente a la irrupción violenta de un grupo de manifestantes en una sesión en el ex Congreso Nacional.  Mientras que la Coalición llega al 29% de aprobación, lo que se correlaciona con la gente que se identifica con el Gobierno, cifra que llega al 30%.  En cambio el apoyo a la labor del Senado y la Cámara de Diputados llega al 27% y 23% respectivamente.

 

En relación al conflicto estudiantil, los resultados de Adimark muestran, una significativa baja en el apoyo a las demandas del movimiento político estudiantil (de 79 a 67%) y, a la vez, un fuerte incremento en el rechazo de la forma cómo están llevando a cabo sus movilizaciones y demandas (de 45 a 57%).  Lo que desnuda el desgaste en el apoyo de la ciudadanía tanto hacia las demandas de los estudiantes, como a la manera de manifestarse.

 

Lo que parece ser más bien un castigo a la prolongación del movimiento y al mayor grado de violencia de las movilizaciones, como a la intransigencia e ideologización de sus demandas -asamblea constituyente, nacionalización del cobre, cambio al modelo político y económico-.  Sin obtener hasta la fecha ningún triunfo significativo, sino que por el contrario, de seguir movilizados serán las universidades estatales y sus alumnos, los que perderán no sólo el año académico, sino que también importantes aportes y beneficios fiscales de no destrabarse el conflicto.

 

Con todo, los resultados de este estudio señalan que los chilenos hoy demandan una pronta solución al conflicto estudiantil.  Donde el Gobierno y la oposición, como representantes de la ciudadanía -elegidos democráticamente-, dejando de lado la tentación del oportunismo o el cálculo político que hemos visto los últimos meses, deben ser capaces de llegar a consensos en la búsqueda de las soluciones que apunten a una educación de calidad y al alcance de todos los chilenos.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales