Un vistazo al transporte en el futuro (parte I)



Para 2050, las formas en las que llegamos del punto A al punto B cambiarán drásticamente gracias a la automatización, el aprendizaje automático, el tránsito hiperrápido y los vuelos espaciales suborbitales.


.
Hoy, analizamos cómo llegará la gente de A a B a mediados de siglo, ya sea al otro lado de la ciudad, de una ciudad a otra o de un continente a otro.

El transporte es otro sector que se espera que experimente una gran revolución en las próximas décadas. En varios aspectos, esta revolución ya está en marcha gracias a la introducción de vehículos autónomos, la adopción a gran escala de vehículos eléctricos, el crecimiento de las energías renovables y el advenimiento de los vuelos espaciales comerciales.

De aquí al 2050, estas tecnologías y tendencias se acelerarán y conducirán a la creación de una nueva infraestructura de transporte, radicalmente diferente de lo que conocemos hoy. En total, los siguientes factores contribuirán a esta revolución:

    Expansión urbana y energía limpia

    Infraestructura de vehículos eléctricos

    Hyperloops y trenes de alta velocidad

    Autopistas y sistemas de tránsito inteligentes

    Vuelos suborbitales punto a punto

Antiguas formas de vida nueva

Por supuesto, la infraestructura del mañana se construirá sobre las redes de transporte existentes. Consiste en centros urbanos con sistemas de control de tráfico automatizados, redes de transporte masivo que existen junto a redes de carreteras, sistemas de carreteras y ferrocarriles que conectan los principales centros urbanos y aeropuertos que ofrecen vuelos entre naciones y continentes.

El problema con esta infraestructura existente incluye su dependencia de los combustibles fósiles y el hecho de que está envejeciendo y en mal estado. Según un análisis realizado por la Asociación Estadounidense de Constructores de Carreteras y Transporte en 2020, alrededor de 231,000 puentes en los EE. UU. (Más de 1/3) necesitan reparación o reemplazo.

Del mismo modo, un informe de 2017 publicado por el Foro Económico Mundial (WEF) clasificó a 137 naciones en función de su competitividad económica. Como indica el informe, las naciones desarrolladas como Francia, Alemania, Italia, Suecia, España, Estados Unidos y el Reino Unido sufrieron el problema de la degradación de la infraestructura. En particular, el estado de las carreteras y los puentes fue motivo de gran preocupación.

Sin embargo, el creciente problema del cambio climático complica un poco las cosas. En lugar de simplemente reparar su infraestructura envejecida, las naciones desarrolladas deben realizar actualizaciones en sus redes de transporte teniendo en cuenta la sostenibilidad. Como dice el viejo refrán, "la necesidad es la madre de la invención".

Preocupaciones de salud pública

Aparte del aumento de la demanda de alimentos, agua y servicios públicos (como la electricidad) que implicará este crecimiento en el transporte, también conducirá a una mayor contaminación del aire. Según el informe de 2012 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), titulado "Perspectivas ambientales para 2050", las emisiones de gases de efecto invernadero, las partículas y el ozono a nivel del suelo aumentarán drásticamente para 2050.

Esto también podría significar que el número de muertes prematuras causadas por la contaminación del aire podría duplicarse, alcanzando los 3,6 millones de muertes al año (la mayoría en China e India). Estas estadísticas se vuelven particularmente aterradoras cuando se consideran las generaciones más jóvenes que experimentarán niveles más altos de mortalidad como resultado.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que 1.800 millones de niños (93%) en todo el mundo respiran aire tóxico a diario, lo que provocó 600.000 muertes solo en 2016. Este problema se agravará ya que se prevé que gran parte del crecimiento urbano ocurrirá en el mundo en desarrollo. En estos lugares, hay menos acceso a la atención médica y la energía todavía se genera en gran medida con fuentes no renovables.

En resumen, para 2050, la contaminación del aire urbano está destinada a convertirse en la principal causa ambiental de mortalidad, por delante de las pandemias, el agua sucia y la falta de saneamiento y acceso a la atención médica. Por lo tanto, abordar el transporte urbano será un asunto de salud pública, así como parte de un esfuerzo global para combatir el cambio climático.

Ciudades en expansión

La naturaleza del transporte urbano cambiará drásticamente, siguiendo el ritmo de la naturaleza cambiante de las propias ciudades. Entre 2021 y 2050, la población urbana seguirá creciendo, superando el crecimiento de la población rural. Esto creará un desafío de doble filo, ya que más personas viviendo en las ciudades significará una mayor demanda de alimentos, vivienda, educación y servicios básicos.

La expansión de las ciudades significará menos tierras cultivables y espacios verdes para el cultivo de alimentos, sin mencionar una mayor carga sobre nuestros menguantes suministros de agua dulce. Sin embargo, hay una otra cara de la moneda en esta situación, ya que las ciudades son centros de innovación y desarrollo, lo que significa que poblaciones urbanas más grandes podrían fomentar nuevas soluciones para una vida sostenible.

En la actualidad, aproximadamente el 56% de la población mundial vive en centros urbanos en lugar de entornos rurales, lo que equivale a aproximadamente 4.400 millones de personas. Según el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (DESA), se prevé que la población urbana mundial aumente a 6.600 millones para 2050, lo que representa aproximadamente el 68% de la humanidad.

De manera similar, el crecimiento urbano también significará que algunas ciudades superarán a otras para convertirse en "megaciudades". Según la UNDESA, en 1990, había solo 10 megaciudades en el mundo, centros urbanos con poblaciones de 10 millones o más. Hoy en día, hay 33 megaciudades en el mundo, las más grandes de las cuales incluyen Osaka (19 millones de personas) y Tokio (37 millones).

Para 2030, se prevé que el número de megaciudades alcance las 43, la mayoría de las cuales estarán ubicadas en África, Asia y América del Sur. Para 2050, el Grupo de Trabajo de Ciudades Globales estima que habrá 50 megaciudades, de las cuales solo cinco estarán ubicadas en Europa Occidental o América del Norte: Ciudad de Nueva York, Ciudad de México, Los Ángeles, Chicago y París.

Mientras que una de cada ocho personas (12,5%) vive en las 33 megaciudades de hoy, la mayoría de los 4.400 millones de residentes urbanos del mundo todavía viven en ciudades más pequeñas con poblaciones de menos de 500.000. Para 2050, cerca de uno de cada cinco (20%) de los 6.600 millones de residentes urbanos vivirá en una de las 50 megaciudades del mundo.

Moverse por el centro

Para 2050, las ventas de vehículos eléctricos (EV) alcanzarán los 62 millones de unidades por año, con un stock global de 700 millones de vehículos eléctricos. En términos de ventas totales, los vehículos eléctricos representarán el 56% del mercado global, superando a los vehículos con motor de combustión interna (ICE), que representarán el 44% restante. Esta transición irá acompañada de cambios drásticos en la naturaleza de la infraestructura.

Las estaciones de carga serán más comunes que las estaciones de servicio para 2050 y se beneficiarán del uso creciente de energía renovable y tecnología de "redes inteligentes". Para 2050, la Administración de Información Energética (EIA) de EE. UU. Anticipa que el 49% de la electricidad mundial provendrá de fuentes renovables, seguida del gas natural (23%), el carbón (23%) y la energía nuclear (5%).

Esto permitirá que se construyan estaciones de carga dondequiera que se encuentren los conjuntos de energía distribuida. Las estaciones de biocombustible también se convertirán en una característica normal gracias al crecimiento de las operaciones de captura de carbono incorporadas en futuros desarrollos urbanos. Estas operaciones se basan en dióxido de titanio (TiO²) o biomasa (en el caso de BECCS) para "depurar" químicamente el CO² del aire.

En el caso del primero, el carbono capturado se trata con agua y un electrocatalizador para crear etanol como biocombustible. Combinado con el desperdicio de alimentos que se procesa para crear biodiesel, los vehículos más viejos podrán repostar en estaciones de servicio que son considerablemente más "verdes". El carbono que se captura mediante el método BECCS se puede utilizar para generar electricidad, calor y más biocombustible.

Por lo tanto, para muchos viajeros en 2050, mantener el automóvil cargado (o "gastado") será una simple cuestión de ingresar a una estación de carga ubicada en toda la ciudad o en el campo, generalmente donde se instale una gran matriz solar o un parque eólico. Alternativamente, el biocombustible se puede comprar entrando en una granja de gas urbana donde los combustibles se producen en el sitio utilizando la contaminación del aire urbano.

Otro desarrollo fascinante es la forma en que los conceptos de despegue y aterrizaje vertical eléctrico (eVTOL), despegue y aterrizaje cortos (STOL) y vehículo aéreo personal (PAV) se volverán más comunes. En una época en la que la congestión del tráfico es una preocupación importante, los residentes de las principales ciudades podrán llamar a taxis no solo desde la calle sino también desde el techo.

De manera similar a cómo las personas convocan un taxi Uber, Lyft o convencional en su teléfono inteligente, los habitantes de la ciudad en un futuro cercano podrán solicitar taxis aéreos desde helipuertos montados en el techo existentes o pequeñas zonas de aterrizaje en la ciudad. También es probable que a medida que los taxis aéreos se vuelvan más comunes, se construirán "aeropuertos" designados en áreas urbanas.

Para 2050, es probable que los taxis voladores eléctricos se conviertan en una característica habitual de la vida urbana.






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales