Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   5G   ·   Tecnología   ·   Libros   ·   Novela   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica



Alerta: huele a quemado cerca del 20-N


Inicio > Política Nacional
10/11/2011


1335 Visitas



Cuando hay humo es evidente la existencia de fuego. Aunque no se vean las llamas el monte sigue ardiendo y es previsible esperar que los rescoldos se aviven con las condiciones oportunas que reavivan un incendio. En España huele a quemado y la actitud incendiaria persiste con las mismas manos anónimas que provocaron catástrofes anteriores.




En España las brasas incontroladas son las actitudes radicales a propósito de una intención política encubierta, oscura y destructiva del orden constitucional de treinta años.



 Como prevención y en aras de una eficiencia deductiva deberíamos considerar de “memoria histórica” lo sucedido en las jornadas de reflexión del 2004 y 2008, para no olvidar que no hay dos sin tres.

 

Inferir una nueva irregularidad es de una coherencia axiomática. Es evidente que la intencionalidad de aquellos hechos pasados estaba destinada a abordar el poder a través del cual se ha transgredido la Constitución, observando todo tipo de "distracciones" y confusiones que han provocado drásticos cambios sometidos a sospechas concluyentes sobre su legalidad; tan concluyentes como los daños institucionales inducidos con una impronta criminal, sólo oculta tras comisarios políticos camuflados en el ámbito jurídico.

  Si huele mal es porque el tufo es inevitable ante los indicios de irregularidades flagrantes y reiteradas. La intuición no engaña, apesta a quemado y la humareda se advierte mirando el horizonte de los años transcurridos.



 No es previsible la paz electoral después de que el monte constitucional haya sido devastado con fuegos provocados, todavía por saber quién es el incendiario real, empezando por el 11-M.

 

Como todo monte parece orégano con Zapatero y se desconoce la identidad de quienes prenden la mecha, las elecciones del 2011 huelen a quemado y puede iniciarse el afán incendiario con una fogata aparentemente casual.

 

Iñaki Urdangarin es acusado, por el Fiscal Anticorrupción , de apropiación indebida de fondos públicos, en una administración de tiempos y de ritmos tan acordes como los contemplados en las elecciones anteriores. Mucho habrá que temer que esa fogata vaya a provocar descuidados e incontrolables conatos de incendio que harán peligrar toda la reforestación de la victoria del PP, siendo  tan afín el liberalismo a la monarquía constitucional.







El marido de la infanta Cristina-al margen de su culpabilidad o no- es la excusa perfecta para levantar indignaciones del pueblo sometido y airar los ánimos para protestar contra la corrupción institucional que representa el Rey. Tiempo y ritmo; no son casualidades estos factores recordando la importancia de lo acontecido para quebrantar sendas jornadas de reflexión en un truco de última hora.

 

Ritmo y tiempo son factores condicionantes que se cumplen con el beneplácito de las masas entregadas; de cuyos bolsillos pueden asomar los mismos carnés políticos que llevaban aquellos que asaltaron las sedes del PP al grito de quién ha sido.

 

Los engaños de la demagogia y la manipulación social son muy sutiles; tal y como sucedieron el 13 de Marzo de 2004 y con el asesinato de Isaías Carrasco con mítines y puestas en escena nada improvisados en plena jornada de reflexión. Los engaños estaban destinados a manipular a las gentes de bien que llevados de impulsos nobles tienden a clamar justicia cuando están convencidos de obrar correctamente... desconocedores de ser marionetas muy a propósito de las más ocultas intenciones



 No quepa la menor duda de que si irrumpe otra de esas sorpresas, será más que evidente la implicación de todos los beneficiados estos años atrás… ahora en otra etapa de huida hacia delante, caiga quien caiga.





Los atrevimientos de estos años son consistentemente criminales y es de esperar que tantos beneficiados no vayan a quedarse de brazos cruzados. El objetivo es la Corona- un peldaño más alto que las ambiciones anteriores en la misma escalera programática- y con ella el poder democráticamente elegido al que no van a dejar gobernar en paz. Podemos remontarnos a los años de la instauración de la II República por la fuerza, porque ése podría ser el debate de la "indignación" popular al grito de corrupción y traición , ante todos los que deseen un devenir democrático en la línea de lo constitucional.





Los plumeros de la demagogia asoman y el teatro de la discordia puede escenificarse en cualquier momento; sólo hay que ver lo que pueden perder si se descubre la trampa de donde provienen tantos regalos de sectarismo a costa del saqueo de los ciudadanos.



 

Asombra el silencio de lo proetarra; la paz del sindicalismo comprado, el silencio de los que no son corderos y se prevé que los lobos estén al acecho.

 

Tiempo y ritmo… toda una coral callada en lo que ¿será después una asonada popular de dimensiones tan características a las vistas en tantas y tantas manifestaciones contra la Oposición durante el gobierno socialista?¿Qué esperar si no de quienes van a perder todo aquello que jamás conseguirán por la vía estrictamente legal?

 

El objetivo apunta a la más alta instancia de la que depende el orden constitucional y no tardarán en aparecer en escena los abanderados de la tricolor al son de los parias de la Tierra.



 

El director de escena controla a los figurantes y entre bambalinas nada es como aparenta ser en la realidad; porque la realidad se esconde hasta la señal que dé inicio al teatro de la discordia.

 

Huele a quemado porque los rescoldos permanecen. Atentos y oteando el horizonte. No tardará en irrumpir la primera llamarada con la certidumbre de que el incendio de estos años jamás estuvo apagado. Si no es al norte, será por el sur o, mirando al este, los fuegos harán estragos en el oeste descuidado de vigilancia; por sorpresa o quizá a traición nunca casual, la misma perpetrada cuando España no volvió a ser la misma desde un 11 de Marzo.





Hagamos política ficción, o no...





Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Lucia Uo, Farmacia Querido Ignacio
Cada día escribes mejor.
Me encantó tu análisis,contundente, claro y sin adornos.
Te deseo siempre lo mejor, mi muy querido amigo.
Siempre en mi corazón.
Un abrazo y mis mejores deseos.
Afectuosamente,
Lucía




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18423 publicaciones
4672 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora