Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Alimentación   ·   Alimentos   ·   Cultura   ·   Corrupción   ·   Vida



La muerte: ¿nuevo símbolo patrio no oficial?


Inicio > Ciudadanía
09/11/2011

1140 Visitas



“…Sólo le pido a Dios si un traidor puede más que unos cuantos,


que esos cuantos no lo olviden fácilmente…

…Sólo le pido a Dios que la guerra no me sea indiferente,

es un monstruo grande y pisa fuerte toda la pobre inocencia de la gente…“

León Gieco

 

 

Veladoras, papel picado, frutas, pan de muerto, flor de cempazuchitl… todo forma parte de ese pasado histórico de México, que se materializa cada 2 de noviembre, cuando los panteones se llenan de colores vivos que son el símbolo propio del Día de Muertos.

 

Ya mucho se dijo en días pasados sobre esta fecha. En distintos espacios y foros se analiza, festeja y conmemora esta fecha.

 

Personalmente creo que esta fecha nunca ha sido una más en el calendario, y menos en los tiempos que corren. Se equivoca quien piensa que el Día de Muertos es, hoy por hoy, una fecha en el calendario de México: el Día de Muertos es cada uno de los 365 días del calendario. Es una realidad triste y dolorosa para una buena parte de la población; y un dato estadístico que quisieran borrar de un plumazo quienes se sientan frente a un escritorio a cuantificar, en pesos y centavos, el número de balas que se disparan al final de una jornada, o la cantidad de armas que deben destinarse a un territorio específico… sin que, me atrevo a afirmarlo, hayan disparado un arma en defensa propia una sola vez en su vida.

 

Dicen que la vida es una rueda de la fortuna: unas veces estás arriba, otras abajo… y otras tantas, las más, en medio de los opuestos. Sí, yo misma lo he vivido en carne propia. Sin embargo, conforme avanza el tiempo (mi tiempo cronológico, el que me anuncia que hace años dejé de ser una mujer adolescente, y que no hace mucho comencé a alimentar mi espíritu), observo con mayor frecuencia –o quizá sea que ahora soy capaz de identificarlo- que aquellas personas que han hecho del engaño una virtud y del ansia de poder un alimento, no sólo no les veo estar en la parte baja de esa rueda de la fortuna, sino que ni siquiera están dentro de ella: pareciera que son sus manos las que hacen girar ese artefacto donde la gran mayoría tratamos de sobrevivir…

 

Sin ánimo de debates interiores, no logro definir la época en que vivimos, en donde pareciera que las peores conductas posibles y nada plausibles en una persona son paradójicamente las más premiadas. Y hablar de política no es lo mío. Porque simplemente no se me da la gana hacerlo, no porque me cueste trabajo alguno analizar lo que veo no sólo en las caras sino en las acciones de los personajes públicos que, de una forma u otra, dictan o intentan dictar el destino de mi país. No obstante, hay días, como éste, como ayer y muchos otros previos al día de hoy, en que la inconformidad me quita el sueño y altera sustancialmente mi estado de ánimo. Porque ya me cansé de escuchar discursos huecos y carentes de compromiso de las personas que pretenden estar presentes en una contienda presidencial; porque ya llegué al límite de mi paciencia escuchando, una y otra vez, anuncios comerciales por los que se erogan importantes cantidades de dinero, para tratar de convencer al pueblo de México que se está ganando una guerra sin sentido donde lo único que se está ganando es llanto, el llanto de madres, hermanos, hijas, hijos, y el llanto profundo desde las entrañas mismas de México, otrora Tenochtitlan; porque fui educada en un ambiente de profundo respeto a mi Constitución, y a las hoy tan poco afamadas instituciones que en ella están contempladas… sí, todas las instituciones ahí mencionadas aprendí a respetarlas, fueron de las primeras grandes enseñanzas que recibí, y es difícil, al menos para mí, ignorarlas (enseñanzas e instituciones); sin embargo, a pesar del respeto que desde niña les profeso, eso ningún impedimento es para analizar y cuestionar muchas de sus acciones… y con tristeza, profunda tristeza (y un más profundo dolor en el hígado) veo que cada vez que analizo la última noticia del día, me cuesta más trabajo seguir respetando esas instituciones…

 

Y nada gano. Respetando o no esas instituciones nada logro, pues mi opinión, válida o no, de ninguna forma resulta significativa para el trabajo desarrollado en esas instituciones. Y mucho menos para sus titulares… Sé que Roma no se construyó en un día, y sé que no fue un solo par de manos el que construyó el gran imperio romano… pero también sé que ese gran imperio en menos de la mitad del tiempo necesario para alcanzar su gloria, se hundió. Y se hundió no por causas naturales: fueron la avaricia, la impunidad, la corrupción y vileza de muchos de sus habitantes las causas verdaderas que hundieron ese gran imperio… ¿Qué diferencia hay entre ese lúgubre escenario y nuestro México actual?

 

Sí. Hay muchas mujeres y hombres de gran valía que luchan, segundo a segundo, por construir un país quebrantado segundo a segundo pero fuerte en su esperanza. Y también hay muchas niñas que día a día son violadas y obligadas a mantener relaciones sexuales con más de diez personas al día, para saciar así el bolsillo de unos y el deseo sexual de otros. Hay muchas madres que de lunes a domingo trabajan prácticamente de sol a sol, para alimentar un par de bocas de las que desea que el día de mañana no se abran para pedir limosna, sino para pedir trabajo. Y también hay un gran número de mujeres, desconocido por estadísticas oficiales, que optaron por vivir y finalmente morir junto a su agresor, al ser víctimas de un sistema de justicia parcial, misógino y prejuicioso. Hay muchos hombres que luchan diariamente por cumplir con su deber, hombres que enseñan a sus hijos e hijas que la Patria es una madre generosa a la que hay qué cuidar y defender. Y hay otros hombres que el significado de Patria lo perdieron en su primer acto de corrupción, acto continuado que se ha convertido en un estilo de vida, y que venden ideales, promesas, compromisos y vidas propias o ajenas al mejor postor. Y así puedo seguir con ejemplos casi hasta el infinito…

 

No estoy muy segura de que para todas las personas, mexicanas o no, con puestos relevantes en sus gobiernos o no, padres o madres de familia o no, les quede perfectamente claras algunas situaciones. En México, como consecuencia de una guerra -no declarada oficialmente, o al menos, conforme lo marca nuestra Constitución- contra el narcotráfico, han muerto MILES de personas INOCENTES, incluidas MILES DE NIÑAS Y NIÑOS. Por supuesto, también han muerto MILES de HOMBRES y MUJERES INOCENTES que han dejado en la ORFANDAD a otros MILES DE NIÑAS Y NIÑOS. Quizá esté equivocada, pero me parece que la estrategia es tan sólo una palabra de un diccionario obsoleto…

 

¿Qué puede valer más que tantas vidas truncadas? ¿Qué vale más que la vida misma? Lo que resulta antagónico, para mí, es que en esta administración sexenal más de una persona se ha pronunciado por la defensa de la vida humana desde el momento de su concepción, y en distintos foros, nacionales y extranjeros, han exaltado el valor de la vida como el gran motor para definir una postura contra el aborto legal. Pregunto: ¿las niñas y niños que han muerto en esta guerra, acaso no eran también personas con derecho a vivir? Crecí con el consejo de mi padre de realizar el ejercicio constante de la congruencia: “sé congruente con tus pensamientos: que tus pensamientos y acciones sean uno mismo“. Quizá por eso me resulta casi imposible respetar la incongruencia.

 

Tantas vidas, tanto llanto, tanto dolor… y la consecuencia de ello, es la solicitud de aplausos de un show mediático que beneficia intereses particulares, no sé si nacionales y extranjeros o sólo nacionales…

 

Sí. Se puede argumentar que nada sé de política, ni interior ni exterior. Lo que no puede contradecirse, es que México está sangrando, y el mundo entero asiste a un Día de Muertos diario, sin que nadie se asombre de la barbarie que ello significa… 





Etiquetas:   Reflexión   ·   Seguridad Pública

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21264 publicaciones
5200 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora