Chile: la preocupante abstención y sus causas probables

Elecciones Segunda Vuelta, Gobernadores: razones probables de la abstención.

 

.
Ayer vimos en televisión una mujer de cuarta edad,  103 años que concurría a votar, dando un ejemplo de civismo y esperanza de cambios. Sin embargo, cerca de 81% del padrón electoral se abstuvo, no se levantó a votar.

¿Qué motiva esta abstención? Démosle una vuelta.

¿Pobreza, miedo a contagiarse, el costo del desplazamiento a los locales de votación?

En esta ocasión, cabe considerar que, por la alta cifra de muertos y contagiados por el Covid,  en la víspera de esta segunda vuelta, se fijó una cuarentena total en Santiago, pero se permitió ir a votar el domingo, con el pasaje de Metro gratis. Claro que hay comunas que no cuentan con este servicio y la movilización en buses es escasa y riesgosa.

Mucha gente se quejó de que las trasladaron a locales muy alejados, existiendo otros en el mismo barrio.

¿Disposición de las mesas con un criterio de dispersión para que se respete el distanciamiento preventivo?

Quizá, pero es notorio que SERVEL lo hizo sin tener en cuenta los domicilios de las personas, la georreferenciación, enviándolas a votar a nuevos locales alejados, existiendo puntos cercanos en su vecindario o donde acostumbraba votar. Esto ha sido una torpeza, tal vez.  ¿falta de dedicación para ajustar la asignación de mesas a parámetros de geo localización? ¿acción torpe o intención de dificultar el ejercicio del sufragio?

Otra causa profunda es la falta de educación cívica, falta de información sobre la relevancia que tendrán los Gobernadores en la asignación de presupuestos a las comunas y planos reguladores regionales. Pero, cómo decía el psicólogo Ángel Bustos, puede tratarse de desesperanza aprendida, una situación psicológica en donde todo se ve negro y sin posibilidad de cambio, es bajar los brazos en conformismo.

Nada mejor para la élite dominante que esta auto restricción de las personas a cambiar el estado de las cosas. En términos similares, se podría hablar de síndrome de Estocolmo, donde el secuestrado termina enamorado de su captor y lo defiende y justifica. Debe haber algo de ello, después de 40 años de miedo insuflado a la vena de la sociedad.

Otro motivo para restarse a votar puede ser la anomia, rechazo a lo institucional, que se traduce en marchar, romper los símbolos del poder, pero sin comprometerse con votar, esgrimiendo una visión nihilista de la democracia representativa, verbalizando revoluciones, pero en la práctica sin tener vocación de querer cambiar ese modelo. Aparece una percepción de resistencia a participar en lo colectivo, individualismo, banalidad, egocentrismo, escapismo.

¿Estamos frente a una degradación ética de la sociedad permeada por los antivalores del sistema?

Vemos que la compulsión consumista es inversamente proporcional a la cultura cívica de las personas. Largas filas en un mall, en una liquidación de ropa o zapatillas, con riesgos mayores a la salud, por tratarse de recintos cerrados, aglomeración, aire acondicionado, todo un ambiente que favorece los contagios. Por otro lado, vimos ayer, casi vacíos, espacios amplios y seguros para votar, con facilitadores que distribuyen alcohol gel y ayudan a un flujo rápido de votantes.

¿Existió este domingo temor al hacinamiento en los buses o metro? Cada día y pese a cuarentenas que se pregonan pero que se relativizan con permisos para empresas de primera necesidad, en donde cabe de todo, se aprecia que el grueso de la población, por razones laborales, por búsqueda de sustento los más, ha seguido circulando como tiempos normales, siendo esto la principal causa de la escalada de la pandemia. Ésta ha crecido en número de contagiados y fallecidos por la ineptitud de la autoridad, pero también por la inconsciencia colectiva. Personas que deben salir porque nadie las ha ayudado, y otras personas que, indolentes, se miran el ombligo y juegan cada cual, su propia ruleta rusa, para ir de shopping o de fiesta. La verdad es que la pandemia nos ha mostrado como sociedad en sus flaquezas y virtudes.

En cuanto a conciencia cívica hay algo claro en las elecciones de ayer: En las comunas acomodadas, la élite sí tiene cultura cívica y defiende sus privilegios, concurre a votar, usa sus medios de  masas para  distraer, atemorizar, el anticomunismo entre ellos, les funciona, imponen eufemismos, como llamar a la derecha concertacionista, o como se dé en llamar ahora, como de “centro izquierda”, apostando de nuevo a la ignorancia y desinformación de esos millones de habitantes que siguen funcionando por la tele, por los matinales, y que son la caja negra de la política actual.

Y dentro de este juego de poder, mientras la clase política sacaba sus calculadoras, los médicos desesperados piden al Gobierno poder controlar la gestión sanitaria de la pandemia, gestión que siempre ha estado concentrada en un equipo obsecuente en torno al Presidente, quien es, en definitiva el que ha conducido estos dos años de pandemia, manteniendo un toque de queda y un estado de excepción que se contradice con esa manga ancha que concede a las grandes empresas, para que sigan funcionando, con la movilidad que hace imposible la trazabilidad de los contagios. Y , en cuanto a ayuda, el gobierno fue ágil y generoso para trasladar susidios, desde el inicio de la crisis, a los grandes grupos, a la vez que los ha mezquinado persistentemente para el resto de la población.

En un testimonio estremecedor el Doctor Juan Espinosa Huircalaf señaló, en Pauta Libre, que estamos en la tormenta perfecta, pronto superaremos los 40 mil muertos y se nos están muriendo, en promedio,  más de 100 personas diarias, entre ellos, jóvenes, además, están llegando a la UCI personas que habían recibido las dos vacunas. Reconoció que la vacunación había sido ejemplar, pero que la gestión de riesgo había sido pésima, contradictoria, ambigua, generando en la población  el falso sentido de seguridad por estar vacunados, cuando ello no es real y se debe mantener distanciamiento, mascarillas, precaución, evitando hacinamiento y movilidad.

Como corolario, mientras los hospitales colapsan y las clínicas privadas cierran sus urgencias por saturación, se instala un gigantesco negocio a costa de la pandemia: las clínicas privadas, muchas de ellas de propiedad de consorcios internacionales, han hecho de la crisis sanitaria una gran oportunidad de negocios, triplicando sus tarifas día/cama, llegando una hospitalización a valores que no cubren las Isapres ni los Seguros, lo cual deja endeudados o en la ruina, a pacientes que creían estar cubiertos ante una emergencia. Esto muestra una vez más la perversidad del modelo, donde la especulación es parte de una cultura de la muerte.

Desgraciadamente, los jóvenes no han ido a votar, en especial los de estratos populares  y eso es peligroso, porque para gobernar se requiere asumir responsabilidades, programas de acción, disciplina. Y esta palabrita “disciplina” es resistida porque se la asimila a verticalidad y autoritarismo. El individualismo, sumado al libertinaje y el clientelismo, junto con paralizar, degrada y colinda con la flojera, la madre de todos los vicios. Una doctrina de esfuerzo debiera motivar a una juventud que toma las riendas de su destino, porque ha sido vulnerada y ha tomado consciencia de ser poder; pero, el gran lastre es esa masa informe de la población, sin cultura cívica, a la que le insuflan a diario el individualismo del sálvese quien pueda, dejándola proclive a la corrupción, sin parámetros éticos. Reeducar para conquistar con esfuerzo y persistencia un país distinto es la gran tarea pendiente de la civilidad y esto es urgente para fortalecer la legitimidad de cualquier sistema político que querramos construir.  

Raya para la suma: votó el 19 % del padrón electoral, lo que significa que los que han decidido en materia de Gobernadores, salvo las excepciones de los que ganaron en primera vuelta, son una minoría, con la evidencia de una gran caja negra, palpitante, que es impredecible por su comportamiento errático o visceral. Más allá de las marchas masivas de estos 30 años y de la explosión de octubre, caben serias dudas sobre el compromiso de amplios sectores de nuestro pueblo por sumarse responsablemente a la construcción y gobernanza de un país distinto, enfocado al Bien Común.

Periodismo Independiente, Hernán Narbona Véliz, 14.06.2021

 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales