Educación: pagana de la dejadez

No nos ha sorprendido que los sindicatos docentes denunciaran irregularidades ante la Dirección Provincial de Educación de Valladolid, aunque lo han hecho con retraso en muchos casos. El año pasado ya se dieron las mismas situaciones en muchos centros. La educación sigue siendo la principal pagana de la dejadez de políticos y administraciones públicas.

 

.wordpress.com/2011/10/25/exijo-la-dimision-de-la-directora-provincial-de-educacion-de-valladolid/">Dirección Provincial de Educación de Valladolid, aunque lo han hecho con retraso en muchos casos. El año pasado ya se dieron las mismas situaciones en muchos centros. La educación sigue siendo la principal pagana de la dejadez de políticos y administraciones públicas.
Desde el Partido Popular se insiste en que la educación y la sanidad no sufrirán pero ahí está la realidad; en este caso tozuda y diametralmente opuesta a lo que dice los políticos de turno y de pesebre. No hay más que darse una vuelta por algunos centros educativos y hospitalarios. Incluso el desprecio de la Administración pública hacia los centros educativos se extiende al hecho de no notificar que van a ser colegios electorales; sin más aviso se presentan con cabinas, urnas y papeletas en una política de hechos consumados. Se sienten con derecho a imponer y avasallar. Nunca los políticos de turno habían demostrado tanto desprecio a la ciudadanía, a los servicios públicos y a los contribuyentes.

La Junta de Personal Docente de los Centros Públicos no Universitarios de Valladolid ha manifestado el malestar transmitido por el profesorado ante el fuerte recorte de recursos económicos y de medios materiales en los centros educativos. Ese recorte repercute en el encendido y uso de la calefacción; en el suministro de material (mobiliario, equipos informáticos,...); en la disminución y retraso de la dotación presupuestaria para los gastos de funcionamiento de los centros y en la conservación y mantenimiento de los centros.

La vergüenza y la desfachatez de quienes gestionan  los presupuestos de Castilla y León llega hasta el punto de situaciones como la del ejercicio económico 2010, donde el cuarenta por ciento correspondiente a los gastos de funcionamiento de los centros llegó a las cuentas bancarias de los citados centros públicos el 31 de diciembre. Sí, como lo leen; es decir, el último día del ejercicio económico. ¿Hubiera admitido la Administración regional que las ciudadanía retrasara el pago de cualquier impuesto hasta cuatro, cinco o seis meses? Sinceramente, lo dudo.

En el caso del considerable retraso al que nos hemos referido, la incompetencia de los gestores regionales representó 'banderillas negras' para los centros y para los equipos directivos. Prometieron que no se volvería a repetir y, por lo que estamos viendo a día de hoy, llevamos el mismo camino de descontrol regional, dejadez manifiesta y persistencia en la indignidad. ¿Acaso pretenden que los equipos directivos adelanten el dinero que la propia Junta de Castilla y León no es capaz de gestionar correctamente? ¡Lo que faltaba! Éramos pocos y parió la burra.

No estaría de más que los centros, a través de sus directores, solicitaran la medición de temperaturas en los centros de trabajo a través del Comité de Salud y Prevención de Riesgos. Dato éste que los sindicatos docentes han aportado a los centros públicos; al menos en esta ocasión han sabido estar a la altura porque normalmente el profesorado no sabe de los representantes sindicales nada de nada durante cuatro años, excepto cuando se acercan las fechas de elecciones.

Sería conveniente aprovechar la ocasión para denunciar irregularidades. En época electoral las Administraciones suelen hacer caso a la ciudadanía porque, después, cuando pasa el día de las votaciones, nos hacen una peineta y se olvidan hasta las próximas. Aprovechemos, pues, porque --como decía Ramón y Cajal-- "las ideas no duran mucho. Hay que hacer algo con ellas".

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales