Agujerear el museo con el corazón

Invitada por C. A. Colombine, voy desde Orcasitas rumbo a un encuentro entre culturas que se desarrolla en los jardines del Museo Reina Sofía; el “picnic del barrio”, donde me asomo con expectación.Es la segunda vez que participo en una actividad presencial al aire libre tras la pandemia (el verano pasado fue la primera).Días atrás, junto a María, Patricia, Ela, realicé la intervención de “el cacharro”, un dispositivo de comunicación/manifestación para los colectivos de Lavapiés en espacios públicos, en una de las instalaciones del museo. Con viva emoción observo en el “picnic” la presencia de "el cacharro" como una oportunidad para expresarse creativa y políticamente a través de los colores, las palabras, el compartir, el diálogo. Es que la reunión que nos convoca, trata de “un museo situado”, “un museo dentro del museo”, La exposición de fotos de Ela R que R, de los tres años de "Museo Situado" en un lateral del jardín, son testimonio gráfico de las intensas vivencias. ¿Cuál es el sentido entonces de "Museo Situado" en la construcción de coordenadas alternativas de encuentro ciudadano de referencia e inclusión en el barrio de Lavapiés?. En tal sentido hay muchas respuestas que nos remiten a las complejidades de un territorio delimitado por historias en común unidas por la construcción de una “trama de afectos”. Así lo evidencia el manifiesto "Ética de la catástrofe" que nos acerca a aquello que no se puede desoír. Por ello , por unas horas, el jardín del Museo Reina Sofía, es convertido en un área de participación, celebración, juego, baile, risas, cercanía y proximidad que reivindica la interacción de las luchas sociales junto a la visibilidad de personas y realidades diversas, a través de colectivos como: Asociación sin papeles de Madrid, CCIC La Tortuga, Centro Acogida y Encuentro San Lorenzo, Comisión Artística Colombine, Cruce de Arte y Pensamiento; Habitar la Línea; Mbolo Moy Dole, La unión hace la fuerza, Memorias en Red, Impresiones, Red Interlavapiés, Red Solidaria de Acogida, Senda de Cuidados,Territorio Doméstico, Valiente Bangla, Yo sí, Sanidad Universal. Al trazar una cartografía de personas, espacios habitados, expectativas y sueños, es inevitable nombrar a Ana Longoni, Directora de Actividades Públicas del MNCARS. Ana, llegó al museo desde Argentina cargada de sensibilidad y experiencia en proyectos como investigadora, escritora, curadora. En la actualidad es la mediadora clave que inspiró y animó a “situar” en el museo, diversas acciones, palabras, contextos de las personas migrantes , personas en riesgo en el barrio, apelando a la capacidad crítica, perturbadora, disruptiva del arte , imaginando transformaciones y mundos nuevos según lo señaló en una entrevista publicada en enero de 2019 en el diario “El Clarín” a un año de su llegada al museo. Y es que Lavapiés es un territorio donde se localizan distintas comunidades en lucha por el derecho a habitar la ciudad. Ubicado en una de las zonas más populares de Madrid, Lavapiés, es un barrio con una historia intensa de auto-organización comunitaria. Un barrio en el que conviven distintas comunidades migrantes y no migrantes, y que en los últimos años ve transformado su hábitat por las presiones de la especulación. Si bien el Museo Reina Sofía sostuvo desde hace varios años diálogos y colaboraciones con diferentes colectivos, es recién en marzo de 2018 que surge la idea de “Museo Situado” a partir de una primera asamblea vecinal fuera del museo, esbozando propuestas por habitar el museo, como “el picnic del barrio” en el jardín del viejo edificio Sabatini. Así es como se “agujerea el reina”, haciendo de lo accesible un principio de inclusión irrefutable promoviendo el uso de carnets de biblioteca para personas sin papeles, visitas comentadas en lenguas migrantes con propuestas que se deliberan en asambleas participativas con Nines o Pepa, en red, en constelación, en conexión con agentes, activistas, artistas e investigadores, en busca de relación con el entorno más inmediato. Relevante es la estructura simbólica de un museo que se transforma, observa las narrativas de lo participativo; transcendiendo y reinterpretando su rol en la sociedad. Un museo receptivo a las manifestaciones multiculturales que va incorporando memorias, saberes y reivindicaciones, en un proyecto capaz de deconstruir objetivos dando prioridad a los procesos. Inspirando y generando reflexión también en otros barrios y otros territorios donde no existe "una institución cultural guía" que se comprometa con el entorno más vulnerable en lo próximo, en lo colindante. Mi percepción en ese sentido es que personas como Ana Longoni, han contribuido a influir en la re-definición de los programas de la "institución" a través de la incorporación de pedagogías críticas, que buscan romper las barreras invisibles en la sociedad de segmentos. Así, al aproximarse el retorno de Ana a América, unos versos de Alfonsina Storni son evocados en mi mente..."Ya está sangrando, sí, la cara mía/pero no de rubor/que me vuelvo a los hombres y repito:/¡He dado el corazón!"

 

. A. Colombine, voy desde Orcasitas rumbo a un encuentro entre culturas que se desarrolla en los jardines del Museo Reina Sofía; el “picnic del barrio”, donde me asomo con expectación.Es la segunda vez que participo en una actividad presencial al aire libre tras la pandemia (el verano pasado fue la primera).Días atrás, junto a María, Patricia, Ela, realicé la intervención de “el cacharro”, un dispositivo de comunicación/manifestación para los colectivos de Lavapiés en espacios públicos, en una de las instalaciones del museo. Con viva emoción observo en el “picnic” la presencia de "el cacharro" como una oportunidad para expresarse creativa y políticamente a través de los colores, las palabras, el compartir, el diálogo. Es que la reunión que nos convoca, trata de “un museo situado”, “un museo dentro del museo”, La exposición de fotos de Ela R que R, de los tres años de "Museo Situado" en un lateral del jardín, son testimonio gráfico de las intensas vivencias. ¿Cuál es el sentido entonces de "Museo Situado" en la construcción de coordenadas alternativas de encuentro ciudadano de referencia e inclusión en el barrio de Lavapiés?. En tal sentido hay muchas respuestas que nos remiten a las complejidades de un territorio delimitado por historias en común unidas por la construcción de una “trama de afectos”. Así lo evidencia el manifiesto "Ética de la catástrofe" que nos acerca a aquello que no se puede desoír. Por ello , por unas horas, el jardín del Museo Reina Sofía, es convertido en un área de participación, celebración, juego, baile, risas, cercanía y proximidad que reivindica la interacción de las luchas sociales junto a la visibilidad de personas y realidades diversas, a través de colectivos como: Asociación sin papeles de Madrid, CCIC La Tortuga, Centro Acogida y Encuentro San Lorenzo, Comisión Artística Colombine, Cruce de Arte y Pensamiento; Habitar la Línea; Mbolo Moy Dole, La unión hace la fuerza, Memorias en Red, Impresiones, Red Interlavapiés, Red Solidaria de Acogida, Senda de Cuidados,Territorio Doméstico, Valiente Bangla, Yo sí, Sanidad Universal. Al trazar una cartografía de personas, espacios habitados, expectativas y sueños, es inevitable nombrar a Ana Longoni, Directora de Actividades Públicas del MNCARS. Ana, llegó al museo desde Argentina cargada de sensibilidad y experiencia en proyectos como investigadora, escritora, curadora. En la actualidad es la mediadora clave que inspiró y animó a “situar” en el museo, diversas acciones, palabras, contextos de las personas migrantes , personas en riesgo en el barrio, apelando a la capacidad crítica, perturbadora, disruptiva del arte , imaginando transformaciones y mundos nuevos según lo señaló en una entrevista publicada en enero de 2019 en el diario “El Clarín” a un año de su llegada al museo. Y es que Lavapiés es un territorio donde se localizan distintas comunidades en lucha por el derecho a habitar la ciudad. Ubicado en una de las zonas más populares de Madrid, Lavapiés, es un barrio con una historia intensa de auto-organización comunitaria. Un barrio en el que conviven distintas comunidades migrantes y no migrantes, y que en los últimos años ve transformado su hábitat por las presiones de la especulación. Si bien el Museo Reina Sofía sostuvo desde hace varios años diálogos y colaboraciones con diferentes colectivos, es recién en marzo de 2018 que surge la idea de “Museo Situado” a partir de una primera asamblea vecinal fuera del museo, esbozando propuestas por habitar el museo, como “el picnic del barrio” en el jardín del viejo edificio Sabatini. Así es como se “agujerea el reina”, haciendo de lo accesible un principio de inclusión irrefutable promoviendo el uso de carnets de biblioteca para personas sin papeles, visitas comentadas en lenguas migrantes con propuestas que se deliberan en asambleas participativas con Nines o Pepa, en red, en constelación, en conexión con agentes, activistas, artistas e investigadores, en busca de relación con el entorno más inmediato. Relevante es la estructura simbólica de un museo que se transforma, observa las narrativas de lo participativo; transcendiendo y reinterpretando su rol en la sociedad. Un museo receptivo a las manifestaciones multiculturales que va incorporando memorias, saberes y reivindicaciones, en un proyecto capaz de deconstruir objetivos dando prioridad a los procesos. Inspirando y generando reflexión también en otros barrios y otros territorios donde no existe "una institución cultural guía" que se comprometa con el entorno más vulnerable en lo próximo, en lo colindante. Mi percepción en ese sentido es que personas como Ana Longoni, han contribuido a influir en la re-definición de los programas de la "institución" a través de la incorporación de pedagogías críticas, que buscan romper las barreras invisibles en la sociedad de segmentos. Así, al aproximarse el retorno de Ana a América, unos versos de Alfonsina Storni son evocados en mi mente..."Ya está sangrando, sí, la cara mía/pero no de rubor/que me vuelvo a los hombres y repito:/¡He dado el corazón!"

www.museoreinasofia.es/actividades/picnic-barrio

www.museoreinasofia.es/museo-situado/manifiesto-etica-catastrofe

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales