Balance del sector bancario y sus actividades durante el 2020

El sector bancario suele ser una de las áreas de la economía de mayor dinámica. En tal sentido, habiéndose recorrido un 2020 algo convulsionado, complejo e incierto, conocer su accionar en torno a este periodo resulta interesante. 

 

. En tal sentido, habiéndose recorrido un 2020 algo convulsionado, complejo e incierto, conocer su accionar en torno a este periodo resulta interesante. 

Una de las publicaciones realizadas por la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (ABIF) en los primeros meses de este año a través de su reconocido reporte Abif Informa, en su versión N° 161, fue titulado como “2020 La banca al servicio de sus clientes”. Este informe se puede visualizar estructurado en torno a cinco secciones: 1) Clientes; 2) Transacciones y medios de pago; 3) Crédito; 4) Riesgo de crédito; y 5) Rentabilidad y solvencia.

Al realizar un recorrido en torno a cada uno de ellos se puede resaltar lo siguiente:

1) Sobre los clientes: a) El número de cuentas corrientes y cuentas a la vista llegó a 28,7 millones de unidades, lo cual implicó duplicar su cantidad en la ultima década. b) En términos de paridad de género las cuentas vinculadas a mujeres llegan a 49% del total. c) Por otra parte, 23,2 millones de unidades corresponden a cuentas a la vista. La diferencia son cuentas corrientes. d) Tratándose de las tarjetas de débito y crédito, se gestionan sobre los 35 millones de unidades. e) En cuanto a las cuentas de ahorro a plazo existen 17,7 millones de unidades, en tanto 1,3 millones corresponden a depósitos a plazo. f) Durante el recuento del año se destaca de manera importante la instalación, disponibilidad y funcionamiento de la portabilidad financiera para los usuarios.

2) Sobre las transacciones y medios de pago: a) Se reconoce la importancia y papel de los canales online en la tarea de mantener la funcionalidad de los distintos servicios que ampara un banco, particularmente dado el escenario sanitario existente. b) Se realizaron más de 3.300 millones transacciones de pagos bancarios, lo que superó las cifras de años previos. c) A nivel de la banca online, se superaron los mil millones de transacciones. d) Tratándose de transferencias a través de banca online, llegaron al 90% del total, eso sí superando en 8% lo acontecido en el 2019. e) En estos incrementos, alta incidencia tuvo las medidas estatales implementadas en apoyo de hogares, así como los retiros de las AFP. f) A nivel de funcionamiento de las sucursales, un 68% se mantuvieron abiertas, lo que permitió responder y atender a requerimientos especiales de los usuarios.

3) Sobre el crédito: a) Sobresale el comportamiento contra cíclico que tuvo el crédito bancario, y que se vincula con la mitigación de los efectos provocados por pandemia en la economía. b) A pesar de que la contracción de la economía es la mayor de la última década, las colocaciones totales se mantuvieron en cifras similares a las del periodo 2019. c) Se revela de manera especial en el informe que la banca “respaldó a sus clientes mediante el apoyo crediticio”. d) Por otra parte, cuando se trata de analizar la situación de créditos, pero de acuerdo con las carteras, el estado es algo variado. Así, en empresas pequeñas y medianas, aumento en un 1,4% real, mientras que en el caso de personas se redujo como consecuencia de la restricción en el consumo, así como también impactado por el deterioro en el mercado del trabajo. e) Durante el año, en los productos de crédito prevalece el Crédito FOGAPE, los que totalizaron sobre los US$15 mil millones, lo que corresponde a unas 318 mil operaciones. f) Si bien se menciona que en un 97% se otorgo a Pymes, no debemos olvidar que la naturaleza de estos créditos es responder a las necesidades de ese segmento de empresas. g) También se indica que la cobertura de este crédito alcanzó a un 95% de las estimaciones de empresas elegibles. En tal sentido, no olvidemos que este tipo de créditos se encuentra garantizado por el Estado. h) Cabe precisar que las instituciones bancarias para responder en este financiamiento recurrieron tanto a recursos propios, así como programas de crédito FOGAPE Covid-19. i) Por otro lado, una medida extra instalada durante el 2020 para socorrer a los clientes fueron las reprogramaciones de créditos, las que alcanzaron una cifra en torno a 1,3 millones de transacciones, lo que en términos monetarios de créditos reprogramados corresponde a aproximadamente US$47 mil millones. De esta forma, la cifra anterior representa aproximadamente un tercio de la cartera de colocaciones.

4) Sobre el riesgo de crédito: a) El periodo analizado se puede considerar como adecuado respecto a la gestión de riesgos, dado el cúmulo de desafíos que se tuvieron que enfrentar y superar. b) Los indicadores de morosidad estuvieron en niveles bajos, resultando en valores menores que los alcanzados en periodos previos para cada uno de los tres ámbitos analizados, no obstante, la baja se produjo fue en el segmento persona, mientras que a nivel comercial (1,43%) y vivienda (1,53%). c) Respecto de las provisiones, que son un buen reflejo del riesgo que está asumiendo, a nivel de totales, es decir, las obligatorias y las voluntarias, experimentaron un incremento evidente, el que se concentró en dos áreas: en lo comercial (3,67%) y en consumo (8,11%).

5) Sobre la rentabilidad y solvencia: a) La rentabilidad que ha logrado el sector en el periodo analizado alcanzó el comportamiento más bajo de las ultimas tres décadas. b) En cuanto a la solvencia, se alcanzó el mejor comportamiento de la última década, lo cual se refuerza con el hecho de que se ubica por sobre el mínimo exigido por las regulaciones. c) Por otra parte, en el ultimo mes del 2020, se dio la partida, en línea con procedimientos y normativas que se instalan a nivel mundial en el sector bancario, a la implementación de capital, también conocida como Basilea III. Con ello se pretende enfrentar un futuro con mejores niveles de capitalización, que permita de manera adecuada apoyar y soportar el crecimiento económico a nivel país.

A lo mejor se me ha escapado mencionar algo, sin embargo, no se puede desconocer la solidez del sector bancario, expresado en una serie de aspectos que realzan su  operatividad, y que al amparo de lo sucedido durante el 2020, adquieren relevancia para el conocimiento no solo del propio sector, sino también para la comunidad en general. Por ello se valora el documento preparado por la ABIF.

No obstante, es probable que no todo sea perfecto, y por tanto existan en el sector aspectos o prácticas por mejorar, como suele suceder en todo orden de cosas, y que no han sido parte del reporte preparado. Potencialmente habría sido contributivo y bien valorado por la comunidad si se hubiesen incluido.

Tal vez este periodo 2021 sea un buen momento para reflexionar y modificar, pues el dormirnos en los laureles, puede resultar poco saludable en el tiempo.

Mauricio Andrés Burgos Navarrete

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales