Mi perspectiva electoral 2021

.

 

.
.

.

.

.

.

.

.

En Nuevo León, quizá unos años atrás nadie se hubiese imaginado el resultado que se vivió en esta contienda electoral del pasado 6 de junio del 2021, en donde los colores de los partidos se olvidaron, los candidatos cayeron de la gracia de los ciudadanos y gracias a las redes sociales pareciera que algunos candidatos están más cerca de nosotros. ERROR, sólo están cerca aquellos que supieron adaptarse y hacer uso de estos medios de comunicación para estar presentes a través de los mismos en tu vida, sin que esto signifique realmente que están cercanos. Los candidatos a través de las redes sociales son como un oasis en el desierto o más bien, como un espejismo. Crees conocerlos, crees que tienes libre acceso al diálogo, pero efectivamente, todo es una ilusión y más allá de eso, todo es una estrategia de marketing político para elevar su puntaje electoral.

En Nuevo León, nos ganaron con la idea de que era tiempo de sacar a “La vieja política”, pero quizá la vieja política no sea tan mala después de todo. Lo anterior dependerá de que tan buena es la “nueva” y no es que haga alusión a ese viejo refrán de las abuelas en donde se dice que más vale malo conocido que bueno por conocer, pero yo en lo personal prefiero lo malo conocido con una visión positiva en donde las áreas de oportunidad las haces tus aliadas para crecer y transformar resultados.

Sin embargo, vivimos en tiempos desechables, de hartazgo, de déficit espiritual y poca capacidad de trascendencia humana, son tiempos aspiracionales bajos, en donde algunos políticos vieron grandes áreas de oportunidad para posicionarse en esta contienda electoral, yo los llamo oportunistas, listos sin duda, estrategas y quizá buenos políticos.

En esta contienda electoral se vieron muchos líderes políticos caer del pedestal porque no soportaron el cambio de la sociedad actual, hubo quienes se bajaron del barco incluso en media contienda, dejando ilusiones, compromisos, promesas rotas, desempleos y personas llenas de rabia por elegir seguir a los viejos políticos, decisión que fracasó junto con el PRI y MORENA en Nuevo León.

Estos políticos no supieron adaptarse a esta hambruna social en que se busca desesperadamente romper con lo viejo y emprender camino hacia los resultados extraordinarios que el marketing les hace comprar. Según la sociedad de estos tiempos, el resultado es ya, no es tiempo de preguntas ni de respuestas, es tiempo de resultados para la sociedad, pero ¿hacia que resultados caminamos si no nos detenemos a hacer las preguntas correctas? ¿hacia donde vamos si no luchamos por prepararnos para estar listos y atentos para escuchar la respuesta a esas preguntas? Accionaremos en vano, bajo la ilusión cibernética de que el cambio está en unos cuantos, está a la vuelta de la esquina, en una buena foto o en unos cuantos clics.

Que resultados tan frívolos nos ha dado el PREP, pero que resultados tan reales, la oportunidad para cambiar o ser los mismos se vivió en estas elecciones, sin que necesariamente el cambio que se emprendió desde las urnas este seis de junio sea el idóneo para el ser humano.

No quiero ser pesimista tras los resultados, me alegra saber que el anhelo del progreso con buenos consensos existe en la gente y es el motor para movilizar y accionarnos a todos en una sola dirección, en esa dirección que representa el cambio. Dicen que lo nuevo viene después del rompimiento de lo viejo, espero que esta novedad no venga con esa frivolidad y oportunismo con la que se nos presentó durante la campaña. Esperemos que lo nuevo venga con ideas de aprendizaje y el espíritu de compromiso social que requiere habitar en cada uno de nosotros para hacer real el cambio.

Enhorabuena al nuevo joven gobernador y enhorabuena al joven alcalde que vive por el recuerdo de un difunto, ellos que encabezan a una sociedad con ambición, esperemos que el compromiso y el poder de saber en dónde está el verdadero cambio, les llegue a ellos también.  

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales