Ahora Ustedes Peruanos

Hace 20 años en Venezuela, un hombre representaba una amenaza para nuestra democracia: Hugo Chávez. En ese entonces pocos vislumbraron que el proceso de destrucción de nuestras instituciones seria virtualmente irreversible, aún hoy muchos creen que vivimos en democracia, pero la realidad es opuesta a esta tesis. Las historias en el continente de la soledad se repiten, parece que muchos países se dirigen a un abismo sin fondo y a experimentar lo que Europa del Este experimentada dominada por regímenes totalitarios. Los países al parecer no aprenden a distinguir su mano derecha de su mano izquierda y buscan confiados el bienestar en propuestas peligrosas.Hace unas décadas el Fujimorismo gobernó al Perú con mano de hierro. Para muchos Fujimori ha sido el peor capitulo en la historia del país. Lo que no muchos recuerdan es que en su gestión, Alberto, pacificó un país que al igual que hoy se dirige ciego al abismo. Al asumir la presidencia, lucho con fervor contra los milicianos de Sendero Luminoso. Grupo criminal que en vísperas de la segunda vuelta presidencial muestra sus garras. Los comunistas, considerados muertos políticamente, reviven con la figura de un maestro campesino que con sus propuestas destructivas del libre mercado amenaza con repetir la tragedia Venezolana.

 

. En ese entonces pocos vislumbraron que el proceso de destrucción de nuestras instituciones seria virtualmente irreversible, aún hoy muchos creen que vivimos en democracia, pero la realidad es opuesta a esta tesis. Las historias en el continente de la soledad se repiten, parece que muchos países se dirigen a un abismo sin fondo y a experimentar lo que Europa del Este experimentada dominada por regímenes totalitarios. Los países al parecer no aprenden a distinguir su mano derecha de su mano izquierda y buscan confiados el bienestar en propuestas peligrosas.Hace unas décadas el Fujimorismo gobernó al Perú con mano de hierro. Para muchos Fujimori ha sido el peor capitulo en la historia del país. Lo que no muchos recuerdan es que en su gestión, Alberto, pacificó un país que al igual que hoy se dirige ciego al abismo. Al asumir la presidencia, lucho con fervor contra los milicianos de Sendero Luminoso. Grupo criminal que en vísperas de la segunda vuelta presidencial muestra sus garras. Los comunistas, considerados muertos políticamente, reviven con la figura de un maestro campesino que con sus propuestas destructivas del libre mercado amenaza con repetir la tragedia Venezolana.
Las ultimas encuestas marcan en promedio un punto de ventaja entre Pedro Castillo y su contrincante. Para pasar a la presidencia debe primero derrotar a quien es el ultimo bastión contra el comunismo en Perú y la única que puede impedir que Perú se suicide masivamente este 6 de junio: Keiko Fujimori, mujer que tiene el reto de movilizar a las masas este domingo e impedir que Perú se venga abajo.

Con todo derecho ha sido criticada, pero es de hacer notar que muchos de sus grandes detractores se han puesto de su lado en estas elecciones que se avecinan. Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura en 2010, ex-candidato presidencial derrotado por su padre, hoy pide a las peruanos que salven a la patria. Deportistas y personajes públicos dentro y fuera han llamado a castigar las ideas que por años causaron muerte en este país. Sendero Luminoso no esta muerto, y su solo nombre debe rememorar las trágicas noches del Perú en los tiempos de la Guerra Fría y el revolucionismo armado impulsado por La Habana.

Quien gane, lo hará por el rechazo que acapara el oponente. Ninguno de los dos ganaría una segunda vuelta de medirse a un candidato moderado. Ahora le toca el turno al bate a los ciudadanos peruanos, deben elegir entre el mal menor y la catástrofe económica y social. Lo que plantea la hija del dictador está en el marco de lo institucional, lo que plantea el marxista no es otra cosa que la practica de una política de terror, de chantaje y persecución. Sus palabras le han delatado, tras amenazar con disolver el congreso de impedirsele llamar a una Asamblea Nacional Constituyente como en Venezuela, Bolivia o Chile. Es una lastima que el caballo de troya comunista se le permita montar el vehículo electoral y usar nuestras instituciones democráticas como un medio para acabar con las mismas. Lamentablemente, la historia no deja lecciones en pueblos ajenos a los países que han caído en la colectivización y parece que solo en contadas ocasiones, aun las experiencias pasadas sirven para alertar a las nuevas generaciones. Señores peruanos, les corresponde a ustedes exclamar un profundo grito por la libertad en el rincón inca del mundo.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales