De López y la vitacilina

“De su vulgaridad genuina . . .”


. . .”
  

De López, bellaquerías,

hace tan solo unos días

por aquello del “metrazo”

mandaba todo al carajo.

 

El jueves recién pasado,

molesto, muy enojado,

el bárbaro “presidente”

volvió a ofender a la gente.

 

En uno de sus breviarios

albureó a sus adversarios,

dijo en boca de letrina:

“que se unten vitacilina”.

 

Andrés exhibió sus monstruos,

la mayoría de nosotros

sabemos que significa,

que doble sentido implica.

 

La sugerencia presunta,

es decir, “por dónde se unta”,

la vía de administración

del ungüento a colación.

 

Ese enunciado "pejiano",

indecente, nada sano,

retumbó fuerte en murales

de Rivera, ¡pobre Juárez!

 

Bajezas y leperadas

en mañaneras malvadas,

la vulgaridad en pleno

de lo grosero a lo obsceno.

 

El Palacio Nacional

ya es un tugurio formal,

tal recinto, antes sagrado,

para mal se ha transformado.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Ciudad de México, a 30 de mayo del 2021

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales