La vida en 2050



La tecnología en rápida aceleración y la necesidad de una vida sostenible revolucionarán la forma de vida de las personas para 2050.

 


Los cambios en el siglo XXI serán impulsados ​​por dos factores principales. Estos incluyen la interrupción causada por el progreso tecnológico que se acelera rápidamente y la interrupción causada por el aumento de las temperaturas globales, y el impacto ambiental que esto tendrá (también conocido como Cambio Climático).

Estos factores empujarán al mundo en direcciones opuestas, y simultáneamente en eso. El aumento del nivel del mar, los veranos más calurosos, los inviernos más húmedos, el aumento de las inundaciones, las sequías, las pandemias, la desertificación y la disminución de los suministros de agua dulce probablemente conducirán a todo tipo de escasez, crisis humanitarias y mayores niveles de mortalidad.

Mientras tanto, los avances tecnológicos en términos de energía renovable, energía de fusión, ciencia de materiales, cadenas de bloques, tecnología inteligente, fabricación aditiva (impresión 3D), exploración espacial comercial y biotecnología están destinados a conducir a una nueva era de abundancia en términos de energía, riqueza. , salud y nuevos recursos.

En una época en la que el cambio climático y el cambio tecnológico competirán esencialmente por el control de nuestro futuro, el desafío será cómo aprovechar uno para abordar el otro. En total, hay cuatro áreas en las que esto realmente entrará en juego:

    Crecimiento de los centros urbanos

    Aprendizaje automático e inteligencia artificial

    Descentralización de todo

    Ciudades sostenibles

    Mares crecientes y costas que se hunden

El crecimiento de las ciudades

Como mencionamos en la segunda entrega, se prevé que la población mundial crecerá considerablemente para 2050. De hecho, según el informe "World Population Prospects 2019" compilado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, los censos mundiales tendrán en cuenta para alrededor de 9,74 mil millones de personas a mediados de siglo.

Además, un informe de 2020 del Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo estima que para 2050, aproximadamente el 68% de la población vivirá en centros urbanos. Eso equivale a 6.600 millones de personas, o un aumento de 2.200 millones a partir de hoy. Se podría decir que casi todo el crecimiento de la población de aquí a 2050 se producirá en las ciudades.

Esto resultará en una mayor demanda de vivienda, electricidad, agua, alimentos, servicios básicos, educación, transporte y servicios médicos en estos lugares. La infraestructura y los recursos necesarios para satisfacer esta demanda impondrán un estrés adicional a los entornos circundantes, que ya están muy estresados.

La expansión urbana significa que se necesita limpiar más tierra para construir infraestructura, se necesita desviar más agua para los servicios públicos, se necesita generar más electricidad y se necesita reservar más tierra agrícola para cultivar alimentos.

Afortunadamente, todo este crecimiento tiene sus ventajas. Si bien más personas significa más en el camino de la necesidad, también significa más en el camino de la producción. Y si hay algo en lo que las ciudades son muy buenas es en fomentar la innovación, la creación de nuevas industrias y la expresión cultural, y todo a través del acto de unir a las personas.

Como resultado, las ciudades en 2050 se construirán (o reconstruirán) para satisfacer las necesidades básicas de sus poblaciones de maneras que deben ser absolutamente sostenibles. Esto significa encontrar formas de hacer más con menos, sin mencionar la eliminación del desperdicio tanto como sea posible. 

A medida que avanza el siglo XXI, el mundo se verá obligado a sufrir dos grandes fenómenos opuestos. El desarrollo tecnológico seguirá acelerándose, con graves implicaciones para la forma en que vivimos, trabajamos, jugamos e incluso comemos. Al mismo tiempo, el cambio climático aumentará y provocará graves alteraciones en los sistemas naturales de los que dependen los seres humanos para sobrevivir.

Afortunadamente, hay una ventaja en este lío de contradicciones. Si bien el aumento de las mareas y el aumento de las sequías, las tormentas, los incendios forestales, etc., serán una pesadilla humanitaria, también nos presionarán para encontrar soluciones. Y si bien el rápido avance de la tecnología será una fuente constante de estrés, también generará innovación que aborde los problemas ambientales.

Será una época extraña, donde el mundo entero se verá atrapado entre la supervivencia y la prosperidad, la escasez y la abundancia, la recesión y el crecimiento. Sin embargo, el potencial para un cambio positivo está ahí y podría conducir a una era completamente nueva de mejores condiciones de vida y sostenibilidad.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






La vida en 2050


La tecnología en rápida aceleración y la necesidad de una vida sostenible revolucionarán la forma de vida de las personas para 2050.

 


Los cambios en el siglo XXI serán impulsados ​​por dos factores principales. Estos incluyen la interrupción causada por el progreso tecnológico que se acelera rápidamente y la interrupción causada por el aumento de las temperaturas globales, y el impacto ambiental que esto tendrá (también conocido como Cambio Climático).

Estos factores empujarán al mundo en direcciones opuestas, y simultáneamente en eso. El aumento del nivel del mar, los veranos más calurosos, los inviernos más húmedos, el aumento de las inundaciones, las sequías, las pandemias, la desertificación y la disminución de los suministros de agua dulce probablemente conducirán a todo tipo de escasez, crisis humanitarias y mayores niveles de mortalidad.

Mientras tanto, los avances tecnológicos en términos de energía renovable, energía de fusión, ciencia de materiales, cadenas de bloques, tecnología inteligente, fabricación aditiva (impresión 3D), exploración espacial comercial y biotecnología están destinados a conducir a una nueva era de abundancia en términos de energía, riqueza. , salud y nuevos recursos.

En una época en la que el cambio climático y el cambio tecnológico competirán esencialmente por el control de nuestro futuro, el desafío será cómo aprovechar uno para abordar el otro. En total, hay cuatro áreas en las que esto realmente entrará en juego:

    Crecimiento de los centros urbanos

    Aprendizaje automático e inteligencia artificial

    Descentralización de todo

    Ciudades sostenibles

    Mares crecientes y costas que se hunden

El crecimiento de las ciudades

Como mencionamos en la segunda entrega, se prevé que la población mundial crecerá considerablemente para 2050. De hecho, según el informe "World Population Prospects 2019" compilado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, los censos mundiales tendrán en cuenta para alrededor de 9,74 mil millones de personas a mediados de siglo.

Además, un informe de 2020 del Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo estima que para 2050, aproximadamente el 68% de la población vivirá en centros urbanos. Eso equivale a 6.600 millones de personas, o un aumento de 2.200 millones a partir de hoy. Se podría decir que casi todo el crecimiento de la población de aquí a 2050 se producirá en las ciudades.

Esto resultará en una mayor demanda de vivienda, electricidad, agua, alimentos, servicios básicos, educación, transporte y servicios médicos en estos lugares. La infraestructura y los recursos necesarios para satisfacer esta demanda impondrán un estrés adicional a los entornos circundantes, que ya están muy estresados.

La expansión urbana significa que se necesita limpiar más tierra para construir infraestructura, se necesita desviar más agua para los servicios públicos, se necesita generar más electricidad y se necesita reservar más tierra agrícola para cultivar alimentos.

Afortunadamente, todo este crecimiento tiene sus ventajas. Si bien más personas significa más en el camino de la necesidad, también significa más en el camino de la producción. Y si hay algo en lo que las ciudades son muy buenas es en fomentar la innovación, la creación de nuevas industrias y la expresión cultural, y todo a través del acto de unir a las personas.

Como resultado, las ciudades en 2050 se construirán (o reconstruirán) para satisfacer las necesidades básicas de sus poblaciones de maneras que deben ser absolutamente sostenibles. Esto significa encontrar formas de hacer más con menos, sin mencionar la eliminación del desperdicio tanto como sea posible. 

A medida que avanza el siglo XXI, el mundo se verá obligado a sufrir dos grandes fenómenos opuestos. El desarrollo tecnológico seguirá acelerándose, con graves implicaciones para la forma en que vivimos, trabajamos, jugamos e incluso comemos. Al mismo tiempo, el cambio climático aumentará y provocará graves alteraciones en los sistemas naturales de los que dependen los seres humanos para sobrevivir.

Afortunadamente, hay una ventaja en este lío de contradicciones. Si bien el aumento de las mareas y el aumento de las sequías, las tormentas, los incendios forestales, etc., serán una pesadilla humanitaria, también nos presionarán para encontrar soluciones. Y si bien el rápido avance de la tecnología será una fuente constante de estrés, también generará innovación que aborde los problemas ambientales.

Será una época extraña, donde el mundo entero se verá atrapado entre la supervivencia y la prosperidad, la escasez y la abundancia, la recesión y el crecimiento. Sin embargo, el potencial para un cambio positivo está ahí y podría conducir a una era completamente nueva de mejores condiciones de vida y sostenibilidad.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE