Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Mauricio Macri   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   México   ·   Quintana Roo   ·   PRI   ·   MORENA   ·   Filosofía   ·   Ética   ·   Elecciones Presidenciales   ·   España



El Kirchnerismo "Entre el Poder y la Verdad" -Serie-


Inicio > Política Nacional
11/03/2011


1331 Visitas



"La verdad no es del terreno de la ciencia sino del poder. Verdad y poder no se pueden desunir porque donde hay poder hay verdad, donde hay verdad hay poder y no podrían existir independientemente. El poder precisa a la verdad para su normal funcionamiento; paralelamente, la verdad genera dispositivos y estructuras de poder: No hay ejercicio de poder posible sin una cierta economía de los discursos de verdad que funcionan en, y a partir de, esta pareja. Estamos sometidos a la producción de la verdad desde el poder y no podemos ejercitar el poder más que a través de la producción de la verdad”. Michael Foucault, Sociólogo, investigador y escritor.


El pasado recienteEn las últimas elecciones legislativas, desde esta columna, tomamos como concepto esta frase de Foucault, para entender y relacionar, lo que pasaba en ese momento.Un resumen de los hechos, va a servir para entenderlo. Néstor Kirchner había dejado la presidencia de la Nación, con la imagen más alta de un mandatario(68%), desde Perón (80%). No había aceptado ser reelecto y en cambio había colocado a su esposa como candidata. Ella, Cristina Kirchner, sólo había capitalizado un poco más de la mitad de esa imagen positiva en votos (43%) y en poco menos de tres meses, por la crisis con el sector agrario y todo lo que conocemos, había caído a menos del 25% de imagen positiva.Néstor Kirchner durante cuatro años había contado con todo el poder pese a haber asumido con pocos votos y junto a ese poder, con toda la verdad en su discurso y por eso su imagen positiva. Dejar el lugar a su esposa (un candidato a dedo y de paso, en una sucesión matrimonial) le había hecho perder parte de la verdad que esgrimía en su gestión y con ella también parte de su poder, por eso la diferencia. Pero los siguientes dos años serían determinates. Las línea "autocrática" del gobierno de Cristina Kirchner y ahora injustificada, ya que la crisis, había pasado, se acentuó. El conflicto agrario, nunca se terminó de resolver y vendrían las apelaciones a la prensa por esos fracasos. La pelea con Clarín (que la hemos analizado al detalle desde esta columna) marcó el comienzo de la caída sin piso que tuvo su gestión. Piso que sólo se pudo encontrar dividiendo a la sociedad y haciéndola tomar partido. El concepto fue ideológico e histórico y de esa forma, trazó una línea: entre buenos y malos, izquierda y derecha, progresistas y fachos, democráticos y colaboracionistas. Mientras que el gobierno, intentaba -con sutileza todavía, antes de perder las elecciones- esta estigmatización; Clarín le respondía, de un modo más pragmático: con el día a día, con la actualidad, con los índices: de pobreza, de inflación, de inseguridad, algo que para la sociedad era más palpable que las responsabilidades históricas.Otra vez se le escurría la verdad, tanto en sus discursos como en sus acciones y con ella se iba también parte de su poder. Esto se hizo evidente en las legislativas de 2009, en las que obtuvieron un 31% del electorado, perdieron en Provincia de Buenos Aires y con un debutante (millonario pero debutante). Su lectura fue que los medios -con Clarín a la cabeza- eran los culpables de la derrota. Y a partir de allí con el poder legislativo, que aún conservaba, gracias a la larga transición, aprobaría, todas las leyes que creyó indispensables, para llegar a 2011 con poder: Estatización de Aerolíneas, estatización de las AFJP y ley de medios audiovisuales.Pero esa muestra de poder y cooptación política, en algunas leyes, por afinidad ideológica y en otras por otro tipo de asociaciones, eran en si mismas, una pérdida de verdad y con el tiempo lo serían también, de poder. Qué los grupos sociales que controlaba Luis D'Elía, quizá muchos de los más pobres del conurbano se acercaran al Congreso durante el tratamiento de las leyes con enormes pasacalles que decían "Línea Aérea de Bandera, para todos" se alejaba demasiado de cualquier verdad posible. No llega al 3% de la población de nuestro país, el porcentaje de usuarios aéreos y esos chicos, lo más cerca que podrían ver un avión, era si iban a la costanera y miraban hacía arriba.Los discursos se hacían más contundentes y ofensivos, cada ley que se aprobaba compulsivamente era una intrincada ingeniería de presiones, favores, obras y prebendas. Las teorías laclaunianas, interpretadas por Carta Abierta, les hacían creer a ellos mismos, en que estaban protagonizando una gesta, que eran los propietarios de la verdad, mientras la verdadera verdad, se les escurría y con ella, poder.En su verdad, lo números convencían. Jubilar a 2.5 millones de personas sin aportes, que de seguro lo merecían, porque la exclusión social, los había llevado a no tener aportes, ni trabajos en blanco; era una una medida coherente y progresista. Pero si para esto no hubieran tenido que achatar la pirámide de las jubilaciones y un 1.5 millones de jubilaciones, medias y altas, de este modo, pasaran a cobrar la mínima, (más del 70%). En la demonizada década de los 90' las mínimas eran de algo más de u$s 200 y el promedio era superior a u$s 300, con un 43% cobrando la mínima. En esta década y con más de una veintena de aumentos y luego la actualización por ley, la mínima, recién ahora superó lo $1.200 ósea u$s 300 y la cobran la mayoría. Otra verdad que se les escapaba irremediablemente, pese a los aciertos.Las demás leyes y medidas, no serían distintas, en cuanto a procedimientos. El "fútbol gratis para todos" que paga tres veces, el Estado el monto del último contrato privado de la AFA con TSC y TyC Sports. (269 millones contra más de 700 millones, más publicidad oficial y costos de producción)Y que el mayor pico de rating que consiguió, fue Súper -Clásico con un poco más de 20 puntos, es la mitad de cualquier programa del Prime time, como el de Marcelo Tinelli, por ejemplo. El Fútbol no es gratis, alimenta los negociados, poder y corrupción de la AFA y lo pagamos entre todos, aún la mayoría que no lo mira.Pero el punto más alto, de mayor división social y de verdades enfrentadas fue el debate y aprobación de la Ley de Medios con la participación, de los multimedios críticos (y a la vez atacados por el gobierno) y de los nuevos multimedios oficialistas, con poca circulación, llegada y rating, pero con una fuerte "militancia periodística" como ellos mismos, le llaman; consiguieron sostener un piso duro de credibilidad en el gobierno y en el modelo.Esto sumado al trabajo, aveces la presión y la presencia, de medios comunitarios, cooperativas y ONGs, consiguieron una mayoritaría aprobación. Así el oficialismo y sus seguidores, creyeron que ese era el fin de "la hegemonía Clarín" y que a partir de allí, su imagen positiva se iba a recuperar.Para los que seguimos la historia desde su origen, sabíamos, que ese era el comienzo de una larga puja legal. Porque en su afán de destruir al Grupo Clarín, el gobierno, había redactado una ley, con artículos, violatorios de derechos, propiedad privada y de derechos adquiridos. Y digo que los que conocíamos la historia, lo sabíamos, porque al comienzo de la gestión kirchnerista y se podría decir, hasta la elección de Cristina Kirchner presidenta, los beneficios, de parte del gobierno al grupo, fueron constantes y hasta reprochables. A cualquier ciudadano, le bastaba con recordar, la Pesificación de las deudas, La ley de Patrimonios culturales, la unificación de los cables, la destitución durante su gobierno, del Juez que libró la detención de Ernestina Noble y de la fiscal que le hizo 12 denuncias al Grupo en ese período. No era creíble luego, tomar las acciones opuestas, a poco tiempo antes. La verdad otra vez se les esfumaba, pese a la vehemencia, con la que la proclamaban y el revicionismo histórico, que hacían. Llegamos al 2010 y la presidenta, había caído a su más baja imagen desde que asumió. Es real que tenía altibajos, pero estos obedecían, a la cantidad de errores propios, y fundamentalmente, a los errores y falta de cohesión y coherencia de sus opositores. Pese a esto, la ofensiva comunicacional, se hizo más fuerte. Las licencias de Radios y Canales comunitarios, sin presencia opositora en el Consejo Federal que reemplazó al COMFER, eran repartidas al por mayor. La monopolización de la Telefonía Fija y Celular, además de la incursión de las Telefónicas (hoy todas de los Werthein y TI) en transporte de contenidos, amenazaba al Grupos y a los demás multimedios y la TV Digital, con un sistema distinto al que ellos poseen, inauguró una nueva pulseada.Clarín siguió con su estrategia de no contestar agravios, sean estos fundados o no, de los Periodistas militantes, todo para no darles ni un gramo más de raiting, "invisibilizar" como dicen algunos. Pero sobre todo, mostrando lo que la gente vive, más allá de repeticiones y exageraciones. El Gobierno por su parte, arremetió con Papel Prensa, las adopciones de los hijos de Ernestina Noble y presionando a la Justicia-al límite- por la Ley de Medios. Pero en medio de las mayores hostilidades, ocurrió lo probable,y sin embargo impensado: murió Néstor Kirchner.El final de esta parte, es la actualidad. Y como a través de ese concepto de Foucault, es que queremos entenderla, la pregunta obligada es ¿Porqué, de estar tan abajo en imagen positiva, de tener algún incremento en su porcentual, sólo por la falta de ofertas opositoras, Cristina Kirchner, remontó, semejantes números, después de la pérdida de su esposo?Quizá la siguiente pregunta, también obligada, es ¿cómo hizo para perder buena parte del terreno ganado, en una confusa, casi esperable, pero riesgoza maniobra, como lo de las tomas de tierras? En esta parte analizamos el pasado reciente, en función del Poder y la Verdad. En la siguiente, lo haremos con el presente y el futuro.Pero, ¿qué porción de aquella verdad inicial, de esa que convirtió a este gobierno, en el más contestatario de la historia democrática, aún conserva Cristina Kirchner.? Esta pregunta intentaremos responder, en la próxima columna.Y quizá para cerrar, no haya frase más adecuada que la de Jonatan Swift aquella que decía, "la mentira en la política, aveces es necesaria, pero lo importante, es no creerla también y perder de vista a la verdad, porque entonces, ya no se la puede seguir ocultando".

Etiquetas:   Ejercicio del Poder   ·   Política

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18051 publicaciones
4602 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora