Estado de situación de la morosidad en pandemia

La situación de morosidad en el país ha sido seguida con mucha atención en el último tiempo, particularmente para identificar y reconocer los efectos que la pandemia y las distintas medidas implementadas de alivio a la situación económica de las personas están generando. En esta oportunidad surgen algunas novedades.

 

. En esta oportunidad surgen algunas novedades.
La morosidad debe ser una de las condiciones financieras desagradables por las cuales a veces los caminos de la vida nos hacen transitar. Al respecto, el año y medio que llevamos marcados bajo el estigma del COVID-19 seguramente ha generado más de algún impacto en las finanzas personales.

Así, ha resaltado en estos primeros días de mayo los resultados proporcionados por el XXXII Informe de Deuda Morosa de Personas preparado por la Universidad San Sebastián con información provista por Equifax referida al periodo marzo 2021-2020, y en el que destacan: a) El número total de morosos disminuyen en un 11,8% (600.000 personas aproximadamente), ubicándose en valores que no se veían desde hace unos cinco años ; b) Se produce un tercer periodo trimestral en que se produce una disminución; c) El 47% de los valores en mora es inferior a $300.000; d) El número de morosos se ubica en cifras que no se veían desde el año 2016; d) La cifra monetaria promedio de mora rompe la línea de los $2.000.000; e) Los morosos se ubican sectorialmente en un 41% en el retail, un 29% en la banca y un 14% en otras entidades de actividades financieras y de seguros; f) Tratándose de valores, éstos se distribuye principalmente entre la banca con un 59% y el retail con un 21%; g) A nivel de extranjeros un 18% exhibe morosidad y representan un 5,6% del total de morosos; h) A nivel de regiones, Antofagasta se ubica en primer lugar con la mora promedio más alta con $2,6 millones, habiéndose incrementado en el periodo analizado en un 6,1%, mientras que en segundo lugar está la Región Metropolitana, con una mora promedio de $2,3 millones, y luego Tarapacá con $2,1 millones; i) La Región Metropolitana resalta como la zona del país con el mayor porcentaje de morosos, alcanzando el 46,8% del total;  j) A nivel de género, las mujeres mayores de edad son morosas en un 31,6% del total, mientras que en el caso de los varones, los hombres mayores de 18 años, lo son en un 32,3% del total.

De los anteriores, quizás lo más positivo es el hecho de que el número de morosos se haya reducido, lo cual probablemente se haya producido como consecuencia de los sucesivos retiros de los fondos de AFP, los cuidados que la situación sanitaria ha procurado en minimizar o evitar incrementar el nivel de endeudamiento, la renegociación de deudas y los paquetes de ayuda fiscal, entre otros. Sin embargo, por el lado de lo negativo se encuentra el que la mora promedio haya superado los $2.000.000, así como también el que un gran porcentaje de los morosos se ubiquen en el retail, aunque la cifra comprometida no alcance los niveles de la banca, lo que probablemente responda a las facilidades de acceso que se encuentra en los primeros, lo que potencialmente también implica asumir un costo de financiamiento más alto.

La incertidumbre en torno a cuánto más se extenderá la crisis sanitaria, nos obliga a ser precavidos y cuidadosos en la gestión de los recursos monetarios, tratando de alivianar cualquier carga excesiva que pueda existir en nuestra rutina cotidiana.  Por otra parte, una cuidadosa planificación nos debe guiar de una manera tal que nos preparé adecuadamente para, dentro de lo posible, enfrentar el futuro evitando incurrir en mayores gastos de los necesarios e imprescindibles, y dejando de lado por sobre todo, el incurrir en innecesarios endeudamientos. La precaución y responsabilidad deben ser nuestros aliados en estos tiempos de complejidad.

Mauricio Andrés Burgos Navarrete

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales