Mi madre a la mexicana

 

.

 

Me alimentaste, nutriste,

con cariño que, hoy, subsiste,

encaminaste mi vida

junto a la tuya . . . sufrida.

 

Entregada, al fin sumisa,

tu encomienda fue sin prisa

al ritmo de las carencias

que, en un hogar, son dolencias.

 

Fuiste mamá de seis hijos

por igual tus crucifijos,

los que Dios te quiso dar

“haciendo Patria”, al andar.

 

De aquí pa’ allá en las escuelas

en trajín, deja secuelas,

hartas faenas, trabajos,

agigantaban tus pasos.

 

Cargando prole en rebozo,

apoyando al fiel esposo;

por ti me quito el sombrero

digna mujer de un obrero.

 

Siempre te dabas abasto,

bien que “estirabas el gasto”,

a escondidas, con la pena,

lavaste hasta ropa ajena.

 

Entre múltiples quehaceres,

desahogabas tus deberes

más allá de obligación

con toda resignación.

 

Soportaste las penurias

de jornadas con las furias

de la crisis familiar

y te pusiste a lidiar.

 

Con seso, con la rutina,

con la realidad genuina,

cumpliste con tu tarea

de “bailar con la más fea”.

 

Presta, en verdad generosa

a tu modo, de alma hermosa,

abnegada, más que humana,

mi Madre a la mexicana.

 

Tu existencia fue muy dura

y así fuiste dama pura,

quisiera darte un abrazo,

no merecí tu regazo.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda           

Ciudad de México, a 10 de mayo del 2021   

Dedicado a mi Señora Madre, Doña Josefina Aranda de Ramos (QEPD)                                                                                  

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)

Pintura (Madre con niño, 1966), obra del Maestro David Alfaro Siqueiros

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales