Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Coronavirus   ·   Pandemia   ·   Tecnología   ·   Ciudadanía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Innovación   ·   Escritores   ·   Inteligencia Artificial



Maremotos o “tsunamis”, origen y efectos


Inicio > Ciencias de la Tierra
11/03/2011


13932 Visitas



Un tsunami o maremoto consiste en una serie de olas de gran energía, tamaño y velocidad que se irradian hacia el exterior desde un foco de manera similar a lo que ocurre cuando tiramos una piedra en un estanque. Generalmente son fenómenos inducidos por otros riesgos de origen geológico tales como terremotos, actividad volcánica, deslizamientos submarinos o por derrumbamientos de acantilados costeros. Por tanto, los signos propios del peligro de tsunami son la presencia de fallas activas que generan terremotos bajo la superficie del agua, las inestables a lo largo de acantilados costeros y/o en los taludes submarinos de los deltas de los ríos o de edificios volcánicos.






Los tsunamis más destructivos son aquellos que se generan por la actividad sísmica en las llamadas “zonas de subducción”. En nuestro planeta existen grandes áreas con estas características que históricamente han producido terremotos y tsunamis devastadores.



Cerca del 80% de los tsunamis tienen lugar en el Océano Pacífico, aunque también han ocurrido eventos significativos en el Caribe, en el Mediterráneo y en las costas de Canadá y de Noruega.





Una Zona de subducción” se produce cuando una de las muchas placas tectónicas que conforman la corteza terrestre, deciendo o “subduce” bajo una placa adyacente. Cuando las placas se desplazan repentinamente en un área donde se encontraban encajadas, ocurre un terremoto.

 

Esquema de generación de tsunamis en zonas de subducción de placas. (Fuente: USGS)

A) Entre terremotos. La zona encajada ocasiona que la placa superior se comprima por tensión. Esto produce que el borde frontal de la placa baje y que la parte posterior se abulte. Esta deformación demora décadas o siglos incrementando la tensión con el paso del tiempo.

B) Un terremoto en una zona de subducción ocurre cuando el borde frontal de la placa superior se libera por la tensión y empuja al mar que está sobre ella. Este levantamiento del piso marino genera el tsunami. Al mismo tiempo desaparece  el abultamiento en la parte posterior de la placa, la placa sufre un desgaste y las áreas costeas descienden.

C) Una parte del tsunami se dirige aa tierra, ganando altura a medida que se acerca a la costa. La otroa parte cruza el océano hacia costas lejanas

 

Las olas así generadas pueden alcanzar longitudes de onda de hasta 100 Km y periodos de una hora. Como resultado de su longitud de la onda larga, los tsunamis se comportan como ondas superficiales. Una onda se convierte en una ola de bajo fondo cuando el cociente entre la profundidad del agua y su longitud de onda es muy pequeño. Las ondas superficiales se mueven a una velocidad igual a la raíz cuadrada del producto de la aceleración de la gravedad (9.8 m/s2) y de la profundidad del agua. Esto implica que en el Océano Pacífico, donde la profundidad media del agua es de unos 4.000 m, un tsunami viajaría a 200 m/s, unos 700 km/hr. Debido a que la relación por la cual una onda pierde su energía se relaciona inversamente con su longitud de onda, los tsunamis no solo se propagan a altas velocidades, sino que viajan a grandes distancias, transoceánicas con poca pérdida de energía.







El tren de ondas de un tsunami puede llegar la orilla durante un largo periodo del tiempo.

 

La segunda ola seguirá a la primera en un intervalo que puede ir desde pocos minutos hasta una hora a más tarde; y la primera ola puede que no sea la mayor. Las alturas alcanzadas por las olas en la costa dependen de varios factores: de la cantidad de energía liberada en el foco, de la distancia recorrida, de la morfología del fondo marino somero, de la orientación y morfología de la línea costa, del estado de la marea, etc.





El término tsunami es una palabra japonesa que significa "ola grande en el puerto". Los japoneses observaron que tales ondas tienden para ser especialmente grandes y peligrosas después de que entran en los puertos. Sin embargo, también aumentan su altura cuando se mueven sobre fondos someros, momentos antes de romper en playas abiertas o de alcanzar las entradas de las bahías. Después inundan todas las áreas bajas que se encuentran cerca de la orilla. A menudo, en la costa se produce una retirada del agua que precede a la primera cresta de la ola.

 

Las mareas también afectan mucho los efectos de los tsunamis, sobre todo en la desembocadura de los ríos. Durante alta marea, un tsunami podría viajar encima del río alcanzando grandes distancias.

 

Estas olas son difíciles de detectar por su longitud, profundidad y velocidad. La amenaza de los tsunamis es crítica para las islas que dependen del turismo costero y para países que se encuentran bajo el nivel del mar.





Publicación original en: www.xeologosdelmundu.org









Etiquetas:   Geología   ·   Terremoto   ·   Tsunami

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20450 publicaciones
5098 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora