La #vacunada: temor de los Mexicanos *



El temor de los Mexicanos es un sentimiento justificado y fundado, extendido; radicalmente distinto de cualquier miedo irracional, infundado y aislado, hay razones de mucho peso para ello, no es un simple chisme “antimexicano” al calor de las campañas políticas.  El piquete de una jeringa vacía, sin sustancia, es solo una parte de ese sentimiento destructivo y negativo; ya van dos casos detectados en personas mayores de 65 años que fueron timadas haciéndoles creer que las estaban vacunando, pero, ¿cuantos mas se creyeron vacunados al recibir el piquete con una jeringa vacía sin que alguien se diera cuenta?. Como referencia, según el INEGI a 2020 había 15.4 millones de adultos mayores de 60 años en México. El TT en las Redes Sociales: #vacunada (nada de vacuna o vacuna con nada), cundió como reguero de pólvora: surgió en Twitter, de allí brincó a Facebook, Instagram, WhatsApp y YouTube, en cuestión de minutos todo México lo supo, no transcurrió mas de una hora para que sin necesidad de bots, troles ni nada por el estilo, el poder de las RS actuara como “vasos comunicantes” enterando a todos los Mexicanos, pese a los esfuerzos del gobierno de López Obrador para detenerlo: no pudo. Y de allí se supo en todo el Mundo. El primer caso en video fue brutal, los Mexicanos entraron en estado de Alerta Social, así las cosas un segundo ejemplo no tardó eu surgir, y fue demoledor, ya no se trata de un solo caso, aislado. Se dijo inicialmente que el Ejercito y la Marina se harían cargo de atender la Pandemia, algo en lo que López Obrador también mintió. Por lo contrario, la Institución Nacional competente establecida en las leyes Mexicanas que debería estar al frente del Problema de Salubridad Nacional: el Consejo Nacional de Salubridad en forma autoritaria ha sido mantenido al margen de la Pandemia por López Obrador. El hecho de que ahora el Ejército o la Guardia Nacional participen en la vacunación de los Mexicanos, no le da respetabilidad o credibilidad a este proceso, ellos obedecen órdenes ciegamente, estrictamente hacen lo que les ordenan, y no sabemos de ningún caso en que hayan detenido a quienes están violando las normas “vacunado” con jeringas vacías. El problema que subyace debajo de este temor es muy grave, pero son mayores aún los problemas que se pueden derivar de la farsa gubernamental y la falta de confianza del Pueblo de México en López Obrador que de tanto mentir ya agotó su saldo de credibilidad, no importa lo que diga, como lo diga, cuanto lo diga ni a cuantos paguen para repetir o amplificar lo que dice: NADIE LE CREE. Razones y fundamentos sobran, tan solo en el tema de las vacunas los hechos que fundan este temor son numerosos e irrebatibles: 1.- El gobierno Mexicano dijo desde octubre del año pasado que había comprado vacunas suficientes para todos los 126 millones de Mexicanos, si se trata de una sola dosis, 252 millones si se trata de dos dosis: mintió. 2.- El mismo gobierno Mexicano dijo por esas mismas fechas que los contratos de compraventa de esas vacunas estaban “reservados”, para forzar la creencia en que habían sido comprados: mintieron. 3.- Invitaron a los adultos mayores para inscribirse en un registro en línea: incompleto, con fallas, de difícil acceso, a estas fechas anuncian que ese trámite ya no se requiere, solo hay que presentarse con la credencial de elector o el CURP para ser vacunado… si es que alcanza, en ciudades del País elegidas al azar para jugar con la esperanza y urgencia de los Mexicanos. 4.- A ninguno de los vacunados se les informó nombre de la vacuna que les inyectaron ni si se trataba de una sola dosis o dos, tampoco se les dió un comprobante con esos datos, indispensable para continuar con la subsiguiente aplicación de la vacuna. 5.- Las vacunas Pfizer que inicialmente se inyectaron fueron de dos dosis, pero a nadie se le dijo que debería regresar por la segunda dosis ni dentro de qué término. La mayoría se quedó en la primera dosis y no se sabe cuál podrá ser el efecto de esa negligencia entre los que ya se creen vacunados e inmunes al COVID. 6.- Inexplicablemente aún no se esta vacunando a todo el personal de alto riesgo, médicos, enfermeras, internos, etc., que han estado todo el tiempo en la primera línea frente a la Pandemia. 7.- Por el contrario, se vacunó a los profesores de Campeche a presión de la candidata de Morena: Layda Sansores, vacunaron también a todos los “Siervos de la Nación” y brigadas morenistas que se han dedicado a hacer descarada campaña de proselitismo político en favor de Morena usando las vacunas como “moneda de cambio”. 8.- López Obrador ha informado que recibió vacunas en donación por parte de la India, igual pidió al Gobierno de Joe Biden que le donara algunas vacunas. El primero de ellos le donó 750 mil y el segundo 4.5 millones de AstraZeneca. Esto confirma que el Presidente mintió cuando dijo haber comprado suficientes vacunas y a tiempo para los Mexicanos, aún las anda mendigando. ¿Qué le hizo al dinero público que juró tener disponible y suficiente para comprar las vacunas?. 9.- Reportes recientes de las vacunas en poder del Gobierno Mexicano informan que solamente tiene 14.5 millones de dosis, algo que no coincide con la campaña mediática que hace creer que el programa avanza satisfactoriamente. Estados Unidos lleva aplicados a la fecha ya 150 millones de vacunas y avanza a un ritmo creciente de 4.5 millones de vacunas por día. México es de los últimos en aplicación de vacunas en todo el Mundo. 10.- No se pueden aplicar las vacunas que no se tienen, a pesar de que la campaña mediática de López Obrador afirma ambiguamente que “en los siguientes meses se recibirán millones de vacunas mas”, esto sí es un caso de descarado proselitismo electoral. 11.- Para agravar lo anterior, dentro de las vacunas que posee el gobierno de López Obrador, se encuentran las AstraZeneca y Sputnik, la primera con graves señalamientos de riesgo para la salud a causa de trastornos neuromotores y formación coágulos en el torrente sanguíneo, y la segunda porque no esta debidamente probada ni aprobada: la inmensa mayoría de los rusos no están vacunados y el Presidente Argentino Fernández que se vacunó con ella desde febrero de este año, informó que se acaba de contagiar de COVID. 12.- Dentro de los antecedentes, que abundan, solo basta recordar que el gobierno de López Obrador nos mintió afirmando que la vacuna AstraZeneca era una aportación filantrópica de Carlos Slim: mintieron y para colmo el dueño de Telmex también se contagio hace poco de COVID. Traducción: o no se quiso vacunar con esa “vacuna” porque no le tuvo confianza, o sí se vacunó pero tampoco sirvió. 13.- Ya se informa que Marcelo Ebrard va nuevamente de gira a Rusia y China para suplicar que le den más vacunas. No sabemos qué tanto es por el COVID o por el torpe juego de presiones que intenta hacer López Obrador en contra del Presidente Norteamericano, dando la apariencia de haber convertido la derrota de Trump en un rencor personal vs. Joe Biden para que ceda a sus sucias ambiciones de convertirse en dictador eterno. Hoy en día, cuando los Mexicanos reciben el anuncio de que habrá vacunación en su Ciudad, la desesperación los mueve a aglomerarse para intentar recibir “la vacuna”, sin saber que les van a inyectar ni si es una o dos dosis, ni si es de las que provocan trombosis o trastornos neuromusculares, o simplemente que no evitan el contagio del COVID. Hoy los Mexicanos temen ir a vacunarse sin saber sí pasarán a engrosar los casos de muertes por “neumonías atípicas”, “exceso de defunciones”, o cualquier otro nombre ficticio que esconda la causa de su muerte. Hace meses se dijo que distintos laboratorios internacionales enviaron miles de pruebas para los Mexicanos que quisieran participar para comprobar la eficacia de sus proyectos de “vacunas”, pero después de eso el Gobierno Mexicano nunca informó cuales fueron los efectos entre los voluntarios ¿que paso con ellos y con esas sustancias de prueba?. Total, si al gobierno de López Obrador no le importo la salud ni la vida de los niños con cáncer, ni la de los médicos y enfermeras… ¿que le puede importar la vida de los adultos mayores de 65 años, sobre todo si se tiene en cuanta que muchos de ellos ya están jubilados y sus pensiones son solo una pesada carga para sus faraónicos proyectos personales?. Sí: hay temor, un gran temor y está más que justificado; no es para menos, como nos muestra el breve recuento de los hechos anteriormente mencionados, el Pueblo Mexicano tiene razón en temer de su “Presidente”. Twitter y Facebook: @adiazpi * Ilustración: Web, Redes Sociales.

 




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






La #vacunada: temor de los Mexicanos *


El temor de los Mexicanos es un sentimiento justificado y fundado, extendido; radicalmente distinto de cualquier miedo irracional, infundado y aislado, hay razones de mucho peso para ello, no es un simple chisme “antimexicano” al calor de las campañas políticas.  El piquete de una jeringa vacía, sin sustancia, es solo una parte de ese sentimiento destructivo y negativo; ya van dos casos detectados en personas mayores de 65 años que fueron timadas haciéndoles creer que las estaban vacunando, pero, ¿cuantos mas se creyeron vacunados al recibir el piquete con una jeringa vacía sin que alguien se diera cuenta?. Como referencia, según el INEGI a 2020 había 15.4 millones de adultos mayores de 60 años en México. El TT en las Redes Sociales: #vacunada (nada de vacuna o vacuna con nada), cundió como reguero de pólvora: surgió en Twitter, de allí brincó a Facebook, Instagram, WhatsApp y YouTube, en cuestión de minutos todo México lo supo, no transcurrió mas de una hora para que sin necesidad de bots, troles ni nada por el estilo, el poder de las RS actuara como “vasos comunicantes” enterando a todos los Mexicanos, pese a los esfuerzos del gobierno de López Obrador para detenerlo: no pudo. Y de allí se supo en todo el Mundo. El primer caso en video fue brutal, los Mexicanos entraron en estado de Alerta Social, así las cosas un segundo ejemplo no tardó eu surgir, y fue demoledor, ya no se trata de un solo caso, aislado. Se dijo inicialmente que el Ejercito y la Marina se harían cargo de atender la Pandemia, algo en lo que López Obrador también mintió. Por lo contrario, la Institución Nacional competente establecida en las leyes Mexicanas que debería estar al frente del Problema de Salubridad Nacional: el Consejo Nacional de Salubridad en forma autoritaria ha sido mantenido al margen de la Pandemia por López Obrador. El hecho de que ahora el Ejército o la Guardia Nacional participen en la vacunación de los Mexicanos, no le da respetabilidad o credibilidad a este proceso, ellos obedecen órdenes ciegamente, estrictamente hacen lo que les ordenan, y no sabemos de ningún caso en que hayan detenido a quienes están violando las normas “vacunado” con jeringas vacías. El problema que subyace debajo de este temor es muy grave, pero son mayores aún los problemas que se pueden derivar de la farsa gubernamental y la falta de confianza del Pueblo de México en López Obrador que de tanto mentir ya agotó su saldo de credibilidad, no importa lo que diga, como lo diga, cuanto lo diga ni a cuantos paguen para repetir o amplificar lo que dice: NADIE LE CREE. Razones y fundamentos sobran, tan solo en el tema de las vacunas los hechos que fundan este temor son numerosos e irrebatibles: 1.- El gobierno Mexicano dijo desde octubre del año pasado que había comprado vacunas suficientes para todos los 126 millones de Mexicanos, si se trata de una sola dosis, 252 millones si se trata de dos dosis: mintió. 2.- El mismo gobierno Mexicano dijo por esas mismas fechas que los contratos de compraventa de esas vacunas estaban “reservados”, para forzar la creencia en que habían sido comprados: mintieron. 3.- Invitaron a los adultos mayores para inscribirse en un registro en línea: incompleto, con fallas, de difícil acceso, a estas fechas anuncian que ese trámite ya no se requiere, solo hay que presentarse con la credencial de elector o el CURP para ser vacunado… si es que alcanza, en ciudades del País elegidas al azar para jugar con la esperanza y urgencia de los Mexicanos. 4.- A ninguno de los vacunados se les informó nombre de la vacuna que les inyectaron ni si se trataba de una sola dosis o dos, tampoco se les dió un comprobante con esos datos, indispensable para continuar con la subsiguiente aplicación de la vacuna. 5.- Las vacunas Pfizer que inicialmente se inyectaron fueron de dos dosis, pero a nadie se le dijo que debería regresar por la segunda dosis ni dentro de qué término. La mayoría se quedó en la primera dosis y no se sabe cuál podrá ser el efecto de esa negligencia entre los que ya se creen vacunados e inmunes al COVID. 6.- Inexplicablemente aún no se esta vacunando a todo el personal de alto riesgo, médicos, enfermeras, internos, etc., que han estado todo el tiempo en la primera línea frente a la Pandemia. 7.- Por el contrario, se vacunó a los profesores de Campeche a presión de la candidata de Morena: Layda Sansores, vacunaron también a todos los “Siervos de la Nación” y brigadas morenistas que se han dedicado a hacer descarada campaña de proselitismo político en favor de Morena usando las vacunas como “moneda de cambio”. 8.- López Obrador ha informado que recibió vacunas en donación por parte de la India, igual pidió al Gobierno de Joe Biden que le donara algunas vacunas. El primero de ellos le donó 750 mil y el segundo 4.5 millones de AstraZeneca. Esto confirma que el Presidente mintió cuando dijo haber comprado suficientes vacunas y a tiempo para los Mexicanos, aún las anda mendigando. ¿Qué le hizo al dinero público que juró tener disponible y suficiente para comprar las vacunas?. 9.- Reportes recientes de las vacunas en poder del Gobierno Mexicano informan que solamente tiene 14.5 millones de dosis, algo que no coincide con la campaña mediática que hace creer que el programa avanza satisfactoriamente. Estados Unidos lleva aplicados a la fecha ya 150 millones de vacunas y avanza a un ritmo creciente de 4.5 millones de vacunas por día. México es de los últimos en aplicación de vacunas en todo el Mundo. 10.- No se pueden aplicar las vacunas que no se tienen, a pesar de que la campaña mediática de López Obrador afirma ambiguamente que “en los siguientes meses se recibirán millones de vacunas mas”, esto sí es un caso de descarado proselitismo electoral. 11.- Para agravar lo anterior, dentro de las vacunas que posee el gobierno de López Obrador, se encuentran las AstraZeneca y Sputnik, la primera con graves señalamientos de riesgo para la salud a causa de trastornos neuromotores y formación coágulos en el torrente sanguíneo, y la segunda porque no esta debidamente probada ni aprobada: la inmensa mayoría de los rusos no están vacunados y el Presidente Argentino Fernández que se vacunó con ella desde febrero de este año, informó que se acaba de contagiar de COVID. 12.- Dentro de los antecedentes, que abundan, solo basta recordar que el gobierno de López Obrador nos mintió afirmando que la vacuna AstraZeneca era una aportación filantrópica de Carlos Slim: mintieron y para colmo el dueño de Telmex también se contagio hace poco de COVID. Traducción: o no se quiso vacunar con esa “vacuna” porque no le tuvo confianza, o sí se vacunó pero tampoco sirvió. 13.- Ya se informa que Marcelo Ebrard va nuevamente de gira a Rusia y China para suplicar que le den más vacunas. No sabemos qué tanto es por el COVID o por el torpe juego de presiones que intenta hacer López Obrador en contra del Presidente Norteamericano, dando la apariencia de haber convertido la derrota de Trump en un rencor personal vs. Joe Biden para que ceda a sus sucias ambiciones de convertirse en dictador eterno. Hoy en día, cuando los Mexicanos reciben el anuncio de que habrá vacunación en su Ciudad, la desesperación los mueve a aglomerarse para intentar recibir “la vacuna”, sin saber que les van a inyectar ni si es una o dos dosis, ni si es de las que provocan trombosis o trastornos neuromusculares, o simplemente que no evitan el contagio del COVID. Hoy los Mexicanos temen ir a vacunarse sin saber sí pasarán a engrosar los casos de muertes por “neumonías atípicas”, “exceso de defunciones”, o cualquier otro nombre ficticio que esconda la causa de su muerte. Hace meses se dijo que distintos laboratorios internacionales enviaron miles de pruebas para los Mexicanos que quisieran participar para comprobar la eficacia de sus proyectos de “vacunas”, pero después de eso el Gobierno Mexicano nunca informó cuales fueron los efectos entre los voluntarios ¿que paso con ellos y con esas sustancias de prueba?. Total, si al gobierno de López Obrador no le importo la salud ni la vida de los niños con cáncer, ni la de los médicos y enfermeras… ¿que le puede importar la vida de los adultos mayores de 65 años, sobre todo si se tiene en cuanta que muchos de ellos ya están jubilados y sus pensiones son solo una pesada carga para sus faraónicos proyectos personales?. Sí: hay temor, un gran temor y está más que justificado; no es para menos, como nos muestra el breve recuento de los hechos anteriormente mencionados, el Pueblo Mexicano tiene razón en temer de su “Presidente”. Twitter y Facebook: @adiazpi * Ilustración: Web, Redes Sociales.

 





Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE