El placer de cierta inseguridad.

Sucedió esta semana, un sujeto como yo de años excesivos, por no decir viejo, que hace como tres años, tomo la decisión de no construir casa, siendo Arquitecto estoy alquilando un cómodo piso en una de las zonas más buscadas de la capital. Quiso no se quien, un día cualquiera, que deberíamos mudarlos a una casa más cómoda encontrándole defectos, tal vez no reales al que habitamos. 


. Quiso no se quien, un día cualquiera, que deberíamos mudarlos a una casa más cómoda encontrándole defectos, tal vez no reales al que habitamos. 
  “Sin embargo, fruto de nuestra naturaleza contradictoria, amamos también cierto riesgo, porque en el fondo, somos conscientes de que una vida totalmente segura, nos provoca un cierto aburrimiento y porque crecer como personas y hacer de nuestras vidas una experiencia más satisfactoria, implica estar dispuestos a aprovechar ciertas oportunidades y tomar algunas decisiones que implican, entre otras cosas, asumir un determinado grado de riesgo.”

Esto lo leí en uno de tantos artículos que nos regala internet y me dejo pensando. Se que hay personas que en una situación similar seria motivo de tensión y stress, yo les confieso que coincido plenamente con la cita de mas arriba. Y vuelvo a copiar…” Como decíamos, incomoda, pero estar dispuestos a situarnos en una nueva dimensión desconocida ya es un éxito para nosotros, ya que, al hacerlo, nos redescubrimos y ampliamos la experiencia de lo que somos o podemos llegar a ser.”

Así es como ahora escribo estas líneas, regresando de cerrar el trato de una casa sin defectos, según yo, y encontrada en dos días, más barata, mejor ubicada y una colección de ventajas parecidas a que si me hubiese sacado la lotería y con la compañera de toda mi vida seguro que no lo comparte, porque es normal.

Ese soy yo.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales