Chester Himes el primer autor negro del género



Dice la Wikipedia: “Chester Bomar Himes (Jefferson City, Missouri, Estados Unidos de América; 29 de julio de 1909 – Moraira, Alicante, España; 12 de noviembre de 1984) fue un escritor afroamericano, conocido sobre todo por sus novelas de serie negra, aunque también practicó otros géneros.”

 

bien, pero habrá que convenir que Chester Himes fue mucho más que eso, en primer lugar fue el primer autor negro que escribió, o al menos publicó, género negro, hasta ese momento habían existido protagonistas negros en el género, pero ningún autor de esa raza había escrito novela negra. Tampoco parecía que ese iba a ser el camino que tomaría nuestro autor, que tras ingresar en prisión con una condena de veinte años en el año 1928, comenzó a escribir relatos cortos y a publicarlos en revistas. El primero de esos cuentos apareció en 1934. Un año después es puesto en libertad, desempeña varios trabajos, pero sigue escribiendo hasta que en 1945 publica su primera novela “Si grita, déjalo ir”, con la que obtiene un éxito muy considerable y le permite dedicarse a la literatura.

Y digo que no parecía que la novela negra fuera a ser su camino, porque Himes como tantos autores de su raza centra sus relatos en los problemas de los ciudadanos negros en los Estados Unidos. En su primera novela Himes trata de tres temas principales, el racismo, los conflictos laborales de los negros y los abusos policiacos y nos cuenta la historia oculta de los trabajadores negros en la industria armamentística durante la segunda guerra mundial. Sigue escribiendo con éxito, pero sus obras no aportan nada nuevo a la “cuestión negra”.

Es en el año 1953, cuando Chester Himes, harto de soportar el racismo decide abandonar los USA y se va a vivir a Francia y es allí donde, aconsejado por Marcel Duhamel - su traductor al francés, que era también el director de la Série Noire - decide introducir un toque criminal a su obra. Rápidamente escribió “Por amor a Imabelle” que es el primer relato en el que aparecen sus dos extraordinarios protagonistas: Coffin Ed Johnson y Grave Digger Jones, que en España conocemos como Ataúd o Ataúdes Ed Johnson y Sepulturero Jones, con los que va a lograr un éxito extraordinario. Dos policías negros, a las órdenes de policías blancos que actúan en Harlem.

Para el autor de la serie, Harlem es una suerte de campo de concentración del que no pueden escapar los negros, en esos relatos Himes descarga su furia ante la injusticia que ha vivido en sus propias carnes, aunque muchas veces la atenúa utilizando un lenguaje pleno de ironía, cinismo y humor. Nos presenta una sociedad que vive entre la opresión, la miseria, el hambre, la violencia, el alcohol, las drogas y la prostitución, y nos señala que el peor enemigo de los negros son ellos mismos. Himes nos describe unas escenas absolutamente surrealistas con un lenguaje rotundo y realista. Pero huye, como el gato escaldado lo hace hasta del agua fría, de caer en el maniqueísmo, no todos los negros son buenos, ni todos los blancos malos, lo que siempre es malo es el sistema impuesto a los negros por el poder blanco.

El autor nos introduce en un mundo absolutamente sorprendente y como ya he dicho con unos personajes esperpénticos perfectamente construidos. Los primeros, los dos policías, Ataúdes y el Sepulturero pero hay muchos más, ahí están las tres monjas negras, que en realidad son tres negros que viven juntos disfrazados de mujer, una monja que dirige un burdel o un ciego que aparenta no serlo y muchísimos más que adornan con su presencia el escenario que nos relata el autor, sin olvidar al propio Harlem que se constituye en un protagonista oscuro, bronco y temible, el barrio es otro de los protagonistas principales de sus relatos

La mayoría de sus personajes, negros y blancos, destilan violencia y maldad, sólo unos pocos son inocentes, entre ellos se encuentran sus protagonistas, que defienden una justicia en la que no siempre creen. Trabajan en el turno de noche de la comisaría de la calle 126, no han ascendido a lo largo de los 12 años de servicio, a pesar de que han cumplido sobradamente con su trabajo, sus jefes el capitán Brice y el teniente Anderson, ambos blancos, no creen que deban ascender. Los dos policías persiguen solo a los violentos y a los traficantes de droga que entienden son los que empujan a muchos al mundo del robo, la violencia y la prostitución. Ignoran el papeleo, las normas escritas e incluso las órdenes de sus superiores y utilizan métodos muy expeditivos que muchas veces bordean la legalidad y son extraordinariamente duros con los delincuentes.

Las novelas de Himes nos describen un mundo el que los negros viven presos de dos odios, odian a los blancos que los condenan a la pobreza y al hambre, pero también se odian a sí mismos y al resto de los negros que viven en Harlem. A lo largo de los relatos se siente el resentimiento del autor por esa sociedad blanca que oprime a su raza.

 Iba a decir que son novelas que hay que leer, pero creo que mejor que decir eso, que tampoco significa gran cosa voy a citar a Manuel Vázquez Montalbán que decía: “Colores, olores, gesticulaciones, alimentos, ritos componen un friso magistral que probablemente tenga un nivel de lectura antropológico, pero que Chester Himes eleva a la categoría de la mejor literatura mediante una posición moral melancólicamente humorística y un poder de descripción y ritmo marcados por una secreta musicalidad”

Creo que como recomendación es bastante mejor que lo que a mí se me pudiera ocurrir. Acogiéndome a la nada dudosa auctoritas de Vázquez Montalbán les recomiendo la serie, son cinco novelas que han publicado en España Bruguera, Akal, Grijalbo y RBA. Aquí les dejo los títulos:

 Libros de Ataúd Ed Johnson y Sepulturero Jones

Por amor a Imabelle (For Love of Imabelle / A Rage in Harlem, 1957)

La banda de los musulmanes / El jeque de Harlem (The Real Cool Killers, 1959)

Un loco asesinato / El extraño asesinato (The Crazy Kill, 1959)

El gran sueño de oro (The Big Gold Dream, 1960)

Todos muertos (All Shot Up, 1960)

Algodón en Harlem (Cotton Comes to Harlem, 1965)

Empieza el calor / Cuando el calor arrecia / Cuando el calor aprieta (The Heat's On / Come Back, Charleston Blue, 1966)

Un ciego con una pistola (Blind Man with a Pistol / Hot Day Hot Night, 1969)

Plan B (Plan B, 1993)

Hasta aquí hemos llegado, espero que, si Dios quiere, volvamos a encontrarnos aquí el próximo viernes. Cuídense mucho.

Un abrazo.

 

 



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Chester Himes el primer autor negro del género


Dice la Wikipedia: “Chester Bomar Himes (Jefferson City, Missouri, Estados Unidos de América; 29 de julio de 1909 – Moraira, Alicante, España; 12 de noviembre de 1984) fue un escritor afroamericano, conocido sobre todo por sus novelas de serie negra, aunque también practicó otros géneros.”

 

bien, pero habrá que convenir que Chester Himes fue mucho más que eso, en primer lugar fue el primer autor negro que escribió, o al menos publicó, género negro, hasta ese momento habían existido protagonistas negros en el género, pero ningún autor de esa raza había escrito novela negra. Tampoco parecía que ese iba a ser el camino que tomaría nuestro autor, que tras ingresar en prisión con una condena de veinte años en el año 1928, comenzó a escribir relatos cortos y a publicarlos en revistas. El primero de esos cuentos apareció en 1934. Un año después es puesto en libertad, desempeña varios trabajos, pero sigue escribiendo hasta que en 1945 publica su primera novela “Si grita, déjalo ir”, con la que obtiene un éxito muy considerable y le permite dedicarse a la literatura.

Y digo que no parecía que la novela negra fuera a ser su camino, porque Himes como tantos autores de su raza centra sus relatos en los problemas de los ciudadanos negros en los Estados Unidos. En su primera novela Himes trata de tres temas principales, el racismo, los conflictos laborales de los negros y los abusos policiacos y nos cuenta la historia oculta de los trabajadores negros en la industria armamentística durante la segunda guerra mundial. Sigue escribiendo con éxito, pero sus obras no aportan nada nuevo a la “cuestión negra”.

Es en el año 1953, cuando Chester Himes, harto de soportar el racismo decide abandonar los USA y se va a vivir a Francia y es allí donde, aconsejado por Marcel Duhamel - su traductor al francés, que era también el director de la Série Noire - decide introducir un toque criminal a su obra. Rápidamente escribió “Por amor a Imabelle” que es el primer relato en el que aparecen sus dos extraordinarios protagonistas: Coffin Ed Johnson y Grave Digger Jones, que en España conocemos como Ataúd o Ataúdes Ed Johnson y Sepulturero Jones, con los que va a lograr un éxito extraordinario. Dos policías negros, a las órdenes de policías blancos que actúan en Harlem.

Para el autor de la serie, Harlem es una suerte de campo de concentración del que no pueden escapar los negros, en esos relatos Himes descarga su furia ante la injusticia que ha vivido en sus propias carnes, aunque muchas veces la atenúa utilizando un lenguaje pleno de ironía, cinismo y humor. Nos presenta una sociedad que vive entre la opresión, la miseria, el hambre, la violencia, el alcohol, las drogas y la prostitución, y nos señala que el peor enemigo de los negros son ellos mismos. Himes nos describe unas escenas absolutamente surrealistas con un lenguaje rotundo y realista. Pero huye, como el gato escaldado lo hace hasta del agua fría, de caer en el maniqueísmo, no todos los negros son buenos, ni todos los blancos malos, lo que siempre es malo es el sistema impuesto a los negros por el poder blanco.

El autor nos introduce en un mundo absolutamente sorprendente y como ya he dicho con unos personajes esperpénticos perfectamente construidos. Los primeros, los dos policías, Ataúdes y el Sepulturero pero hay muchos más, ahí están las tres monjas negras, que en realidad son tres negros que viven juntos disfrazados de mujer, una monja que dirige un burdel o un ciego que aparenta no serlo y muchísimos más que adornan con su presencia el escenario que nos relata el autor, sin olvidar al propio Harlem que se constituye en un protagonista oscuro, bronco y temible, el barrio es otro de los protagonistas principales de sus relatos

La mayoría de sus personajes, negros y blancos, destilan violencia y maldad, sólo unos pocos son inocentes, entre ellos se encuentran sus protagonistas, que defienden una justicia en la que no siempre creen. Trabajan en el turno de noche de la comisaría de la calle 126, no han ascendido a lo largo de los 12 años de servicio, a pesar de que han cumplido sobradamente con su trabajo, sus jefes el capitán Brice y el teniente Anderson, ambos blancos, no creen que deban ascender. Los dos policías persiguen solo a los violentos y a los traficantes de droga que entienden son los que empujan a muchos al mundo del robo, la violencia y la prostitución. Ignoran el papeleo, las normas escritas e incluso las órdenes de sus superiores y utilizan métodos muy expeditivos que muchas veces bordean la legalidad y son extraordinariamente duros con los delincuentes.

Las novelas de Himes nos describen un mundo el que los negros viven presos de dos odios, odian a los blancos que los condenan a la pobreza y al hambre, pero también se odian a sí mismos y al resto de los negros que viven en Harlem. A lo largo de los relatos se siente el resentimiento del autor por esa sociedad blanca que oprime a su raza.

 Iba a decir que son novelas que hay que leer, pero creo que mejor que decir eso, que tampoco significa gran cosa voy a citar a Manuel Vázquez Montalbán que decía: “Colores, olores, gesticulaciones, alimentos, ritos componen un friso magistral que probablemente tenga un nivel de lectura antropológico, pero que Chester Himes eleva a la categoría de la mejor literatura mediante una posición moral melancólicamente humorística y un poder de descripción y ritmo marcados por una secreta musicalidad”

Creo que como recomendación es bastante mejor que lo que a mí se me pudiera ocurrir. Acogiéndome a la nada dudosa auctoritas de Vázquez Montalbán les recomiendo la serie, son cinco novelas que han publicado en España Bruguera, Akal, Grijalbo y RBA. Aquí les dejo los títulos:

 Libros de Ataúd Ed Johnson y Sepulturero Jones

Por amor a Imabelle (For Love of Imabelle / A Rage in Harlem, 1957)

La banda de los musulmanes / El jeque de Harlem (The Real Cool Killers, 1959)

Un loco asesinato / El extraño asesinato (The Crazy Kill, 1959)

El gran sueño de oro (The Big Gold Dream, 1960)

Todos muertos (All Shot Up, 1960)

Algodón en Harlem (Cotton Comes to Harlem, 1965)

Empieza el calor / Cuando el calor arrecia / Cuando el calor aprieta (The Heat's On / Come Back, Charleston Blue, 1966)

Un ciego con una pistola (Blind Man with a Pistol / Hot Day Hot Night, 1969)

Plan B (Plan B, 1993)

Hasta aquí hemos llegado, espero que, si Dios quiere, volvamos a encontrarnos aquí el próximo viernes. Cuídense mucho.

Un abrazo.

 

 




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE