Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Lectura   ·   Pandemia   ·   Poesía   ·   Automóviles   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Tecnología



Se acerca el ocaso del cheque


Inicio > Economía
17/03/2021


157 Visitas



Los cheques constituyen un instrumento de pago que han acompañado las transacciones comerciales y personales desde hace mucho tiempo en nuestro país. La actual pandemia y la modernidad, desde hace un tiempo, están incidiendo para generar un panorama que potencialmente pone con más certeza el fin de los cheques. 




Los que hemos tenido un recorrido formativo ligado al mundo de las empresas, o bien la trayectoria laboral vinculada al mundo de la consultoría, la auditoría de empresas o el mundo de la banca o servicios financieros, al pensar en uno de sus productos financieros tradicionales e históricos, como lo es el cheque, es imposible olvidar conceptos como los de cheque al portador, cheque cruzado, endoso y canje, entre otros relacionados.

Recordemos que este instrumento, de acuerdo con la Ley de Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques se define en su artículo número 10 como “una orden escrita y girada contra un Banco para que éste pague, a su presentación, el todo o parte de los fondos que el librador pueda disponer en cuenta corriente”. Sumemos a esto, que su inserción y funcionamiento en nuestro país tiene una data de unos cien años, y por lo cual no se trata de algo desconocido en el ámbito financiero, ya sea de empresas como de personas.

Por lo anterior,  retrocediendo en el tiempo, en el año 2017 ya resultaba llamativo cuando se conoció la decisión del grupo WalMart  Chile de no recibir cheques como medio de pago, lo cual para algunos resultó una sorpresa, pero las estadísticas de la otrora Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, hoy Comisión para el Mercado Financiero (CMF), mostraban que gradualmente su emisión estaba disminuyendo.

Transcurrido varios años desde aquello, de acuerdo a lo señalado por la CMF en enero de este año en el Diario Financiero,  las cuentas corrientes han tenido un crecimiento en el periodo 2000-2019 que en promedio ha llegado a un 7% anual, mientras que en la misma publicación, pero en comentarios de parte del Banco Central, se ha destacado que los cheques en relación a los pagos de menor valor mientras en el año 2000 representaban alrededor de un 60%, en el 2017 tan sólo respondían por el 6%.



Ahora bien, si complementamos lo anterior con datos más concretos en relación con el número de cheques presentados a cobro en el sistema financiero, los cuales se obtuvieron de las estadísticas disponibles en la CMF, podemos señalar la siguiente evolución por ejemplo para noviembre 2018, 2019 y 2020, esto es, 8.543.308, 7.284.652 y 3.514.559. Así, se puede observar la baja ostensible que ha tenido el cheque y cuyo comportamiento también se replica para otros meses revisados tales como agosto, septiembre y octubre de los mismos años anteriores, y cuya disminución se ha agudizado hacia el 2020 seguramente por la situación de pandemia que ha afectado a nuestra economía. 

En este contexto, ha resultado interesante el proceso de consulta pública a los bancos que ha iniciado la CMF a fin de descontinuar el ofrecimiento de talonarios de cheques, ello en un afán de modernidad dada la existencia de productos alternativos, pero también amparado hacia una operativa más ágil y también de menor costo. Al respecto, lo que se debe precisar es que una de las ideas que se baraja, y que surge de las entidades bancarias es seguir proporcionando cuentas corrientes, pero sin cheques.

Lo anterior, matices más matices menos, a mi modo de ver no es más que un simple maquillaje para un tipo de producto que posiblemente si realizamos una revisión a lo que el mercado ya oferta encontraremos se asemeja a alguno, como podría ser una tarjeta de débito, y que si le agrega algo más de tecnología podría transformarse en una billetera/chequera electrónica. A ello, si además contemplamos que las cuentas corrientes disponen normalmente de una línea de crédito o cuenta de crédito, producto del alto atractivo para los bancos y que resulta de los intereses que generan, probablemente no está en mente eliminarlas con el “nuevo” producto cuenta corriente, sino por el contrario mantenerlo para fines de responder por eventuales requerimientos en exceso de los recursos disponibles en la tarjeta de débito, o bien la billetera/chequera electrónica, lo cual naturalmente debemos pensar que no sería gratis.

Mauricio Andrés Burgos Navarrete





Etiquetas:   Finanzas   ·   Innovación   ·   Evolución   ·   Finanzas Personales   ·   Productos   ·   Coronavirus

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22482 publicaciones
5322 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora