Putas, Prostitutas y Huecos Fáciles: Madurez psicosexual basada en mi experiencia personal

Esta semana conversé con varias personas sobre mi visión de cómo deberían ser las relaciones de pareja para que la sexualidad (no el amor) en un matrimonio funcione a propósito de la reciente formalización de mi compromiso. Cuando una persona, ya sea hombre o mujer no se encuentra plenamente satisfecho con la persona que tiene en casa (ya sea porque no la admiras, porque no te gusta tanto o porque no te excita lo suficiente) se ve en la necesidad de completar esas carencias fuera de casa. Ese el el principio básico de la traición o infidelidad. Suena muy cliché, pero esa es la verdad en su forma más simple. A mis 43 años, hombre divorciado hace 4, sin hijos y habiendo vivido muuuuuuucho en la vida pero habiendo hablado muy poco de ello, salvo con mi novia a quien no le he ocultado nada y quien se rie y disfruta mucho de mis anecdotas de cuando me portaba mal (mi ex esposa, la veinteañera loca, la colombiana que sale en la tele, mi ex novia bisexual, la ninfómana del fisting, la profesora, el gangbang a la mujer casada, mi trabajo en la carcel de mujeres y muchos otros etceteras) aprendí en base a mis errores pasados que no te puedes casar con la primera mujer que encuentras, ni conformarte con lo que haya disponible. Tienes que ser selectivo y exigente con la mujer que elijas, no sólo en los valores, sino también en el aspecto físico y sexual, que te guste y excite más que las modelos de las pornos que te envían tus amigos por WhatsApp. El problema muchas veces radica, por muy superficial que parezca, en que se casan con mujeres por debajo del estandard de lo que realmente les gusta y de ello nace la necesidad de ver, fantasear, masturbarse y hasta acostarse con el tipo de mujer con la que realmente les hubiera gustado casarse. Esto ocurre por inseguridad, ya que no se creen capaces de poder conquistar a una mujer con esas características, teniendo incluso que pagar por ellas. Le tienen miedo a enseriarse con una mujer que emane fuego y sexualidad. Buscan esposas de perfil bajo para sentise seguros que nadie se las quitará o que ellas no les serán infieles. No estan dispuestos a enfrentar la alta demanda de la belleza de mujeres guapas y cumplen todas sus más intimas fantasías con una perfecta desconocida, en vez de hacerlo con su verdadera compañera de vida, su esposa. En mi experiencia existen muchos tipos de mujeres que estan buenas, pero para el presente artículo me centraré sólo en dos. La que se arregló u operó recientemente para estarlo (lo cual es totalmente válido, porque para que seguir siendo fea si se puede ser bonita?) y por otro lado está la que siempre estuvo buena. Una con baja autoestima y la otra no. Una mención aparte merece la que se arregla y opera para verse bien consigo mísma y no para ser conquistada. Las primeras estan estrenando juguete nuevo así que están en búsqueda de recuperar el dinero de la inversión que hicieron en ellas mísmas, también están en búsqueda de sentirse deseadas por primera vez y de vivir aquellas experiencias sexuales que nunca pudieron antes de verse bien. Típica mujer de TIK TOK o Instagram, o aquellas fieles concurrentes de bares o discotecas. Las segundas en cambio son las que saben lidiar con los hombres majaderos, las que ya pasaron por acosos, por hombres obsesivos, las que ya fueron tentadas de vender su cuerpo por dinero, las que supieron safarse de jefes mañosos, las que ya se cansaron que les digan lo buenas que están a lo largo de toda su vida y ahora se enfocan en trabajar, en cuidar a sus hijos y en ser buenas esposas. Esas mujeres no buscan a cualquier hombre, ellas buscan un verdadero hombre. Alguien que no se intimide con su belleza ni exhuberancia. A esas mujeres no las impresionas con un buen físico ni tampoco con dinero, porque ya tuvieron antes que tú a otros más acuerpados y con más plata; a ellas las impresionas con poder, personalidad, seguridad y confianza basada en tí mismo y no con tu apariencia ni con tus pertenencias. Ellas saben cuidarse de los riesgos que implica tener un cuerpo exhuberante. Son mujeres que saben lo que quieren, tienen experiencia de vida, nadie viene a contarle cuentos ni a prometerles la luna, se centran en hechos reales y no en palabras. Ellas no son fáciles, tienen la autoestima alta y no andan regalando ni vendiendo su cuerpo a todo el mundo porque le dan valor a su belleza, a sus principios. No cualquiera puede ser digno de una mujer así, ya que tienen niveles de exigencia elevados. No quieren dinero, ni joyas, ni viajes. Hombres con plata y buen físico les sobran, pero hombres de grandes valores no. Ellas gozan de toda mi admiración y respeto. Son las que valen la pena, aunque la mayoría de veces sean juzgadas por su cuerpo tanto por mujeres como por hombres. De acuerdo a mi problema (no se si llamarlo así) de hipersexualidad, el sexo para mi siempre ha sido y es sumamente importante en las relaciones de pareja, por eso a lo largo del tiempo he madurado mucho al respecto sobre que quiero y lo que no quiero en mi vida. En mi caso, ademas de tener una mujer que admiro y respeto por sus grandes valores personales y por su gran exito en el campo profesional, mi futura esposa a sus 37 años es una verdadera yegua, una hembra que esta buenisima!!! Me encanta lucirla y exhibirla, me gusta reirme de los que desean el fracaso de mi relación para verme tan infelices como ellos son en sus matrimonios, sabiendo que una mujer como la mía es inalcanzable para ellos. Es gracioso jugar con la mente de algunas personas, dejarles carnadas, jalarles la lengua, permanecer callado, hablar en momentos estratégicos, hacerse el tonto y analizar los complejos, inseguridades, y frustraciones de quienes no recuerdan que soy psicólogo con 2 maestrias en neurología y neuropsicología. Volviendo al tema central, una puta (desde mi punto de vista) no es alguien a quien le pagas para tener sexo. Tampoco son las que encuentras en bares disponibles para acostarse contigo a cambio de una botella de wisky. A ellas las llamo prostitutas (no putas) y a las otras las llamo huecos fáciles que no se valoran y que el valor que ellas mismas le dan a su cuerpo equivale al valor de esa botella de wisky. Estas mujeres ha llevado incluso a que el hombre pierda las habilidades para conquistarlas, ya que no es necesario pues tan solo con demostrar que tiene dinero ellas estarian dispuestas a entregarse a el. Hoy en dia es muy facil ver a este tipo de mujeres desesperadas por conseguir a un hombre ya sea para sexo o como pareja. Basta con verlas bailando sobre las mesas de los bares con apretadas ropas, haciendo hasta lo imposible por llamar la atencion. Lo unico que demuestra eso es su descontrol por conseguir a alguien. Al final, ambas en la cama mas parecen pavos navideños esperando a ser rellenados. Son mal sexo, polvos aburridos y con orgasmos insípidos. He sentido más placer masturbandome que teniendo sexo con ese tipo de mujeres. Mientras más buenas se crean son peores en la cama. Esas no son putas. Son asexuales. Que tengan un buen cuerpo o una cara bonita no es suficiente para garantizar un buen sexo. Se necesita actitud. Un hombre con un alto nivel sexual entenderá a que me refiero. Hoy en día todas publican videos moviendo el culo, mostrando las tetas o bailando reggaeton. Eso no las hace deseables desde mi punto de vista, y mucho menos las hace putas, eso las pone por debajo de los más barato. Incluso hay mujeres que no tienen nada de cuerpo, que son flacas, sin gracia y que lo único que hacen es salir desnudas en las redes sociales para obtener una legión de seguidores babosos que ni siquiera se dan cuenta que esas mujeres a las que siguen no estan buenas, sino que lo único que hacen es desnudarse, simplemente eso. La "liberación femenina" dicen algunas, la "evolución de la mujer" dicen otras. A mi parecer es la involución hacia la decadencia del genero, mujeres vulnerables sin rumbo ni autoestima dispuestas a viralizar su desnudez a cambio de likes. En mi opinión, una puta es alguien que disfruta del sexo tanto como tú y que al igual que tú se divierte. Para llegar a esos niveles es necesario cierto conocimiento anatómico sobre el cuerpo de esa mujer específica. No todas las mujeres tienen las mismas zonas erogenas, ya que no solo se trata de estimular clitoris y pezones. Para darles un buen orgasmo es necesario conocerla para saber tocarla. Cuantos sabemos realmente tocar a una mujer? Recordemos que la excitacion se produce en el tálamo cerebral y no en los órganos genitales. La complicidad de pareja es impresionante en cuanto a la libertad y transparencia para no reprimir deseos que generen frustraciones sexuales. A ellas nunca les dolerá la cabeza o estarán tan cansadas o estresadas para negarse a tener sexo. Su líbido, deseo y frecuencia sexual se encuentra al mismo nivel que el de un hombre (no confundir con ninfomanía, lo cual según mi experiencia profesional y personal corresponde a factores psicológicos y no hormonales). Otro motivo de frustracion sexual que deriva en infidelidad es la relacionada a las mujeres que no estan dispuestas a cumplir las fantasias sexuales de sus parejas. Si el hombre reprime sus deseos, morbos y fantasias porque su esposa no desea ser o sentirse una puta en la cama esos deseos, morbos y fantasias quedan libres para que el hombre los satisfaga con cualquier otra que sí lo esté. Recordemos que un hombre no necesariamente le es infiel a su mujer por una cara mas bonita, sino por un mejor cuerpo o por una mas puta. Los hombres perdemos la cabeza por una buena puta en la cama, y no sólo la cabeza, algunos pierden familia e incluso el trabajo. Eso es algo que las esposas no terminan de entender. Complacer a un hombre en la cama no dura más de 30 minutos en promedio. Las esposas deberian ser mas prácticas y menos asexuales, volverse más putas para sus esposos. De ahi la famosa frase: "Casado con una dama que es una puta en la cama". Ojo, no es un asunto de machismo, porque del mismo modo el hombre esta en la obligación de hacer sentir mujer a su pareja, haciéndola sentir deseada con sus manos, su mirada y con todas las herramientas de seducción que disponga. La confianza en ti mismo de saber que puedes satisfacer a la mujer que realmente te gusta y excita en el instinto animal más primario como es el sexo te da un poder que ni el dinero puede comprar. Billetera mata galán, pero poder mata billetera, y no me refiero a poder político, adquisitivo o cualquier otro que conozcamos, me refiero a ese gran poder de saberse con seguridad. Parece mentira pero estar con una mujer que este buena te sube los estándares, ya no aceptas a cualquiera e incluso es como una especie de imán para otras que tambien estan buenas. Estar con una mujer que esté buena te hace centrarte en ella de manera más firme. Ya no miras a los lados, porque mientras tu volteas a mirar a una tipa hay 10 tipos mirando a la tuya. Eso te hace valorarla, respetarla. Pronto a casarme por segunda vez (ahora sin cometer algunos errores del pasado y partiendo desde el aprendizaje de esas experiencias) me reafirmo en decir que las despedidas de soltero no me gustan, nunca me han gustado, incluso cuando he estado soltero y mucho menos imaginar que pudiera ser la mia. Aunque me gustaran pienso que se presta para demasiados riesgos innecesarios que no estoy dispuesto a correr y mucho menos ahora dado el momento de crecimiento madurativo por el que estoy pasando. Ésta es mi despedida de soltero. La segunda vez en mi vida que me despido de mi soltería y la celebro en este texto enseñandole a mis lectores la madurez psicosexual que he aprendido, la cual conjugada con factores neurobiológicos, sociales y culturales me dan esta visión acerca del tema sobre el cual pueden o no estar de acuerdo. Hay que ser estratégico, cuidar lo que tienes, valorar y pensar antes de actuar, no hacerle daño a la persona que te ama, no hacer lo que no quisieras que te hagan a ti. En verdad es muy simple. Ya no tenemos 18 años. Difícilmente me veo pagando por sexo, tendría que encontrarme en una situación de muy baja autoestima como para sentirme tan incapaz de no poder tener, seducir, conquistar y satisfacer a una mujer que este buenísima por mis propios medios. En cuanto al matrimonio, Antonio Gala dijo que el amor es una amistad con momentos eróticos, eso ubica al sexo en un lugar de suma importancia al lado de la comunicación y otros factores no menos importantes. Aprendamos más sobre sexo y sexualidad (lo cual incluye complicidad de pareja) para que las relaciones con nuestras esposas funcionen y duren para siempre sin represiones, con pleno goce y dentro del marco del respeto a ella y a nosotros mismos.

. Cuando una persona, ya sea hombre o mujer no se encuentra plenamente satisfecho con la persona que tiene en casa (ya sea porque no la admiras, porque no te gusta tanto o porque no te excita lo suficiente) se ve en la necesidad de completar esas carencias fuera de casa. Ese el el principio básico de la traición o infidelidad. Suena muy cliché, pero esa es la verdad en su forma más simple. A mis 43 años, hombre divorciado hace 4, sin hijos y habiendo vivido muuuuuuucho en la vida pero habiendo hablado muy poco de ello, salvo con mi novia a quien no le he ocultado nada y quien se rie y disfruta mucho de mis anecdotas de cuando me portaba mal (mi ex esposa, la veinteañera loca, la colombiana que sale en la tele, mi ex novia bisexual, la ninfómana del fisting, la profesora, el gangbang a la mujer casada, mi trabajo en la carcel de mujeres y muchos otros etceteras) aprendí en base a mis errores pasados que no te puedes casar con la primera mujer que encuentras, ni conformarte con lo que haya disponible. Tienes que ser selectivo y exigente con la mujer que elijas, no sólo en los valores, sino también en el aspecto físico y sexual, que te guste y excite más que las modelos de las pornos que te envían tus amigos por WhatsApp. El problema muchas veces radica, por muy superficial que parezca, en que se casan con mujeres por debajo del estandard de lo que realmente les gusta y de ello nace la necesidad de ver, fantasear, masturbarse y hasta acostarse con el tipo de mujer con la que realmente les hubiera gustado casarse. Esto ocurre por inseguridad, ya que no se creen capaces de poder conquistar a una mujer con esas características, teniendo incluso que pagar por ellas. Le tienen miedo a enseriarse con una mujer que emane fuego y sexualidad. Buscan esposas de perfil bajo para sentise seguros que nadie se las quitará o que ellas no les serán infieles. No estan dispuestos a enfrentar la alta demanda de la belleza de mujeres guapas y cumplen todas sus más intimas fantasías con una perfecta desconocida, en vez de hacerlo con su verdadera compañera de vida, su esposa. En mi experiencia existen muchos tipos de mujeres que estan buenas, pero para el presente artículo me centraré sólo en dos. La que se arregló u operó recientemente para estarlo (lo cual es totalmente válido, porque para que seguir siendo fea si se puede ser bonita?) y por otro lado está la que siempre estuvo buena. Una con baja autoestima y la otra no. Una mención aparte merece la que se arregla y opera para verse bien consigo mísma y no para ser conquistada. Las primeras estan estrenando juguete nuevo así que están en búsqueda de recuperar el dinero de la inversión que hicieron en ellas mísmas, también están en búsqueda de sentirse deseadas por primera vez y de vivir aquellas experiencias sexuales que nunca pudieron antes de verse bien. Típica mujer de TIK TOK o Instagram, o aquellas fieles concurrentes de bares o discotecas. Las segundas en cambio son las que saben lidiar con los hombres majaderos, las que ya pasaron por acosos, por hombres obsesivos, las que ya fueron tentadas de vender su cuerpo por dinero, las que supieron safarse de jefes mañosos, las que ya se cansaron que les digan lo buenas que están a lo largo de toda su vida y ahora se enfocan en trabajar, en cuidar a sus hijos y en ser buenas esposas. Esas mujeres no buscan a cualquier hombre, ellas buscan un verdadero hombre. Alguien que no se intimide con su belleza ni exhuberancia. A esas mujeres no las impresionas con un buen físico ni tampoco con dinero, porque ya tuvieron antes que tú a otros más acuerpados y con más plata; a ellas las impresionas con poder, personalidad, seguridad y confianza basada en tí mismo y no con tu apariencia ni con tus pertenencias. Ellas saben cuidarse de los riesgos que implica tener un cuerpo exhuberante. Son mujeres que saben lo que quieren, tienen experiencia de vida, nadie viene a contarle cuentos ni a prometerles la luna, se centran en hechos reales y no en palabras. Ellas no son fáciles, tienen la autoestima alta y no andan regalando ni vendiendo su cuerpo a todo el mundo porque le dan valor a su belleza, a sus principios. No cualquiera puede ser digno de una mujer así, ya que tienen niveles de exigencia elevados. No quieren dinero, ni joyas, ni viajes. Hombres con plata y buen físico les sobran, pero hombres de grandes valores no. Ellas gozan de toda mi admiración y respeto. Son las que valen la pena, aunque la mayoría de veces sean juzgadas por su cuerpo tanto por mujeres como por hombres. De acuerdo a mi problema (no se si llamarlo así) de hipersexualidad, el sexo para mi siempre ha sido y es sumamente importante en las relaciones de pareja, por eso a lo largo del tiempo he madurado mucho al respecto sobre que quiero y lo que no quiero en mi vida. En mi caso, ademas de tener una mujer que admiro y respeto por sus grandes valores personales y por su gran exito en el campo profesional, mi futura esposa a sus 37 años es una verdadera yegua, una hembra que esta buenisima!!! Me encanta lucirla y exhibirla, me gusta reirme de los que desean el fracaso de mi relación para verme tan infelices como ellos son en sus matrimonios, sabiendo que una mujer como la mía es inalcanzable para ellos. Es gracioso jugar con la mente de algunas personas, dejarles carnadas, jalarles la lengua, permanecer callado, hablar en momentos estratégicos, hacerse el tonto y analizar los complejos, inseguridades, y frustraciones de quienes no recuerdan que soy psicólogo con 2 maestrias en neurología y neuropsicología. Volviendo al tema central, una puta (desde mi punto de vista) no es alguien a quien le pagas para tener sexo. Tampoco son las que encuentras en bares disponibles para acostarse contigo a cambio de una botella de wisky. A ellas las llamo prostitutas (no putas) y a las otras las llamo huecos fáciles que no se valoran y que el valor que ellas mismas le dan a su cuerpo equivale al valor de esa botella de wisky. Estas mujeres ha llevado incluso a que el hombre pierda las habilidades para conquistarlas, ya que no es necesario pues tan solo con demostrar que tiene dinero ellas estarian dispuestas a entregarse a el. Hoy en dia es muy facil ver a este tipo de mujeres desesperadas por conseguir a un hombre ya sea para sexo o como pareja. Basta con verlas bailando sobre las mesas de los bares con apretadas ropas, haciendo hasta lo imposible por llamar la atencion. Lo unico que demuestra eso es su descontrol por conseguir a alguien. Al final, ambas en la cama mas parecen pavos navideños esperando a ser rellenados. Son mal sexo, polvos aburridos y con orgasmos insípidos. He sentido más placer masturbandome que teniendo sexo con ese tipo de mujeres. Mientras más buenas se crean son peores en la cama. Esas no son putas. Son asexuales. Que tengan un buen cuerpo o una cara bonita no es suficiente para garantizar un buen sexo. Se necesita actitud. Un hombre con un alto nivel sexual entenderá a que me refiero. Hoy en día todas publican videos moviendo el culo, mostrando las tetas o bailando reggaeton. Eso no las hace deseables desde mi punto de vista, y mucho menos las hace putas, eso las pone por debajo de los más barato. Incluso hay mujeres que no tienen nada de cuerpo, que son flacas, sin gracia y que lo único que hacen es salir desnudas en las redes sociales para obtener una legión de seguidores babosos que ni siquiera se dan cuenta que esas mujeres a las que siguen no estan buenas, sino que lo único que hacen es desnudarse, simplemente eso. La "liberación femenina" dicen algunas, la "evolución de la mujer" dicen otras. A mi parecer es la involución hacia la decadencia del genero, mujeres vulnerables sin rumbo ni autoestima dispuestas a viralizar su desnudez a cambio de likes. En mi opinión, una puta es alguien que disfruta del sexo tanto como tú y que al igual que tú se divierte. Para llegar a esos niveles es necesario cierto conocimiento anatómico sobre el cuerpo de esa mujer específica. No todas las mujeres tienen las mismas zonas erogenas, ya que no solo se trata de estimular clitoris y pezones. Para darles un buen orgasmo es necesario conocerla para saber tocarla. Cuantos sabemos realmente tocar a una mujer? Recordemos que la excitacion se produce en el tálamo cerebral y no en los órganos genitales. La complicidad de pareja es impresionante en cuanto a la libertad y transparencia para no reprimir deseos que generen frustraciones sexuales. A ellas nunca les dolerá la cabeza o estarán tan cansadas o estresadas para negarse a tener sexo. Su líbido, deseo y frecuencia sexual se encuentra al mismo nivel que el de un hombre (no confundir con ninfomanía, lo cual según mi experiencia profesional y personal corresponde a factores psicológicos y no hormonales). Otro motivo de frustracion sexual que deriva en infidelidad es la relacionada a las mujeres que no estan dispuestas a cumplir las fantasias sexuales de sus parejas. Si el hombre reprime sus deseos, morbos y fantasias porque su esposa no desea ser o sentirse una puta en la cama esos deseos, morbos y fantasias quedan libres para que el hombre los satisfaga con cualquier otra que sí lo esté. Recordemos que un hombre no necesariamente le es infiel a su mujer por una cara mas bonita, sino por un mejor cuerpo o por una mas puta. Los hombres perdemos la cabeza por una buena puta en la cama, y no sólo la cabeza, algunos pierden familia e incluso el trabajo. Eso es algo que las esposas no terminan de entender. Complacer a un hombre en la cama no dura más de 30 minutos en promedio. Las esposas deberian ser mas prácticas y menos asexuales, volverse más putas para sus esposos. De ahi la famosa frase: "Casado con una dama que es una puta en la cama". Ojo, no es un asunto de machismo, porque del mismo modo el hombre esta en la obligación de hacer sentir mujer a su pareja, haciéndola sentir deseada con sus manos, su mirada y con todas las herramientas de seducción que disponga. La confianza en ti mismo de saber que puedes satisfacer a la mujer que realmente te gusta y excita en el instinto animal más primario como es el sexo te da un poder que ni el dinero puede comprar. Billetera mata galán, pero poder mata billetera, y no me refiero a poder político, adquisitivo o cualquier otro que conozcamos, me refiero a ese gran poder de saberse con seguridad. Parece mentira pero estar con una mujer que este buena te sube los estándares, ya no aceptas a cualquiera e incluso es como una especie de imán para otras que tambien estan buenas. Estar con una mujer que esté buena te hace centrarte en ella de manera más firme. Ya no miras a los lados, porque mientras tu volteas a mirar a una tipa hay 10 tipos mirando a la tuya. Eso te hace valorarla, respetarla. Pronto a casarme por segunda vez (ahora sin cometer algunos errores del pasado y partiendo desde el aprendizaje de esas experiencias) me reafirmo en decir que las despedidas de soltero no me gustan, nunca me han gustado, incluso cuando he estado soltero y mucho menos imaginar que pudiera ser la mia. Aunque me gustaran pienso que se presta para demasiados riesgos innecesarios que no estoy dispuesto a correr y mucho menos ahora dado el momento de crecimiento madurativo por el que estoy pasando. Ésta es mi despedida de soltero. La segunda vez en mi vida que me despido de mi soltería y la celebro en este texto enseñandole a mis lectores la madurez psicosexual que he aprendido, la cual conjugada con factores neurobiológicos, sociales y culturales me dan esta visión acerca del tema sobre el cual pueden o no estar de acuerdo. Hay que ser estratégico, cuidar lo que tienes, valorar y pensar antes de actuar, no hacerle daño a la persona que te ama, no hacer lo que no quisieras que te hagan a ti. En verdad es muy simple. Ya no tenemos 18 años. Difícilmente me veo pagando por sexo, tendría que encontrarme en una situación de muy baja autoestima como para sentirme tan incapaz de no poder tener, seducir, conquistar y satisfacer a una mujer que este buenísima por mis propios medios. En cuanto al matrimonio, Antonio Gala dijo que el amor es una amistad con momentos eróticos, eso ubica al sexo en un lugar de suma importancia al lado de la comunicación y otros factores no menos importantes. Aprendamos más sobre sexo y sexualidad (lo cual incluye complicidad de pareja) para que las relaciones con nuestras esposas funcionen y duren para siempre sin represiones, con pleno goce y dentro del marco del respeto a ella y a nosotros mismos.





Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales