Violencia de género: un flagelo, pero también un negocio muy lucrativo

Sé de antemano que es un tema polémico el de las leyes y la violencia de género, mejor dicho el abuso y el maltrato contra la mujer, porque a cada cosa hay que llamarla por su nombre.

.

Y cuando califico este maltrato como flagelo, estoy empleando el término literalmente, dado que provoca tantas o más muertes que el consumo de drogas o el hábito de fumar, por citar dos ejemplos.

Pero hoy quiero referirme a la parte lucrativa del negocio de abogados inescrupulosos que se aprovechan del temor de su defendido a terminar en la cárcel y de la vergüenza familiar del abusador para proponer y concretar tratos materiales, más allá de los honorarios de su función como profesional de la ley.

¿Tiene un hombre acusado de violencia doméstica el derecho a un abogado defensor? Por supuesto que sí, ya que es un derecho humano buscar ayuda legal que garantice un proceso conforme a la ley. Esto es innegable, pero una cosa es defender esas garantías y otra muy distinta es conspirar entre ambos abogados, es decir, el de la víctima y el del victimario para sacar provecho adicional de sus defendidos como puede ser demandar al acusado por daños colaterales (emocionales, psíquicos, etc) y apropiarse del beneficio de esa demanda en el caso de la víctima o hacer lo mismo en el caso del victimario a quienes les garantizan impunidad o absolución con el argumento de que esa mujer lo ha perdonado anteriormente, cuando es sabido que una mujer maltratada es capaz de levantar los cargos si esto le ofrece un poco de paz.

Resumen, es tiempo de dejar de ver el tema de la violencia contra la mujer como un flagelo exclusivamente social y comenzar a entenderlo como un negocio que involucra delitos criminales como el tráfico de influencias.

Es un tema muy sensible que va mucho más allá que una simple agenda "progre" como lo tildan algunos.

.

vergü






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales