Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Periodismo   ·   Innovación   ·   Lectura   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Empresas   ·   Amor   ·   Filosofía



“Goebbels y Chomsky” Vs las Redes Sociales


Inicio > Política Internacional
17/02/2021


228 Visitas



Los dictadores o aspirantes a serlo, aman a Goebbels y a Chomsky por sus aportes a la manipulación de las conciencias que tan buenos resultados dieron en otras épocas, aunque pocos saben que fue Sylvain Timsit, francés, y no el ilustre filósofo y lingüista norteamericano de raíces judías, el autor de las célebres 10 estrategias de Manipulación Mediática.


Una y otra vez usan sus principios y estrategias ya individualmente o combinándolos y entremezclándolos, como una burra que va siempre al trigo, queriendo encontrar la forma de hipnotizar a los miembros de las Redes Sociales y a la Sociedad en general esperando que sus mentiras repetidas mil veces pasen por ser verdades.

En ese intento fracasó estrepitosamente Donald J. Trump aunque poseía toda la fuerza del aparato gubernamental norteamericano y fracasó también su siervo y discípulo preferido Andrés Manuel López Obrador, con todo y los 500 “especialistas cubanos” y otros tantos venezolanos, nicaragüenses, iraníes y bolivianos que lo asesoran camuflados como médicos, epidemiólogos, o técnicos de lo que sea.

Ambos: Trump y López llegaron a sentirse los amos del ciberespacio, descendientes del mítico “flautista de Hamelin”, creyendo tener el pleno control y dominio de las conciencias de las Comunidades en las Redes Sociales, hasta que sacaron las uñas y mostraron los dientes, descubrieron con rabia que estaban equivocados.

Se quedaron solos, sin el apoyo que tuvieron cuando llegaron sencillitos, humilditos pidiendo ayuda contra los gigantes de los Medios Tradicionales: Televisoras, Radio y Medios Impresos. Los obtuvieron y ganaron, luego se ensoberbecieron y quisieron cambiar los papeles: ya no eran ellos los que estaban en deuda con las RS, sino que después de la victoria, las Redes Sociales les debían a ellos el favor, su desengaño fue brutal, quedaron exhibidos y por eso las odian tanto. 

En las Redes Sociales habemos “pares”, no siervos; cada quien en su circunstancia es valioso y contribuye de mil formas distintas al ejercicio y desarrollo de las libertades, en nuestra diversidad multidisciplinaria, todos aportamos a la integración de la Conciencia Colectiva, a la Memoria Histórica Audiovisual, a la perspectiva dinámica del Sistema Social, a la explicación del presente y las opciones de futuro, ubicuas, amorfas, pero en Libertad, siempre en Libertad.

Las hordas de manipuladores fallidos a su servicio siempre están a la caza de ideas, algo que no germina en sus mentes cautivas, sometidas y cuadradas, para ellos todo es dogma social, sometimiento, control, cerradas a todo aquellos que les suene a libertad”, “progreso”, “ciencia”, “prosperidad”, nadie libre les sirve ni les conviene, ellos quieren súbditos o si se prefiere, siervos o esclavos.

Siempre es bueno recordar cuales son esos principios de Goebbels y las Estrategias de Manipulación Mediática para mantener las mentes alertas y encender el “foco rojo” al menor síntoma de autoritarismo aunque se vista de populismo.

Los principios Goebbelsianos mas conocidos son los siguientes:

1.- Principio de simplificación y del enemigo único

Adoptar una única idea, un único Símbolo; Individualizar al adversario en un único enemigo.

2.- Principio del método de contagio

Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo; Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

3.- Principio de la transposición

Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

4.- Principio de la exageración y desfiguración

Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

5.- Principio de la vulgarización

“Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.

6.- Principio de orquestación

“La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

7.- Principio de renovación

Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

8.- Principio de la verosimilitud

Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

9.- Principio de la silenciación

Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

10.- Principio de la transfusión

Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

11.- Principio de la unanimidad

Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad.

Las 10 estrategias de manipulación mediática de Sylvain Timsit (Chomsky) son:

1. La estrategia de la distracción

Es el elemento primordial del control sobre la sociedad. La distracción consiste en desviar la atención del público de los asuntos importantes.

Mediante la inundación con continuas distracciones e informaciones sobre asuntos banales, el público no se interesará por las cuestiones esenciales de la política, la cultura, la economía o la problemática social. 

Se trata de mantener el foco lejos de los verdaderos problemas sociales, atrayéndolo hacia temas sin importancia real. Mantener al público ocupado por banalidades, sin tiempo ni espacio para pensar.

2. Crear problemas y ofrecer soluciones

Consiste en crear un problema para causar cierta reacción en el público, y que este acepte de buen grado o incluso pida las medidas de solución que el poder quería implantar desde el principio. 

Por ejemplo, crear una crisis económica para que el público acepte como un “mal necesario” el retroceso de los derechos laborales y la precarización de los servicios públicos. 

3. La gradualidad

Lograr la aceptación de una medida inaceptable, aplicándola de forma gradual, lentamente, incluso durante años. 

Para algunos, esa es la forma en que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas, como el neoliberalismo, fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990, haciendo privatizaciones e incrementando la precariedad

4. La estrategia de diferir

Otra forma de imponer una decisión impopular es presentarla como “dolorosa, pero necesaria”, obteniendo la aceptación pública en el momento, con la promesa de aplicarla en un futuro. 

Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato, porque el esfuerzo no debe hacerse inmediatamente. Esto da más tiempo a la masa para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Hablar desde una posición intelectual superior

Se realiza utilizando un discurso, argumentos, personajes y entonaciones algo infantiles, como si el espectador no fuese maduro o no tuviera la capacidad para comprender ciertas ideas. Se trata de engañar al público, este puede responder de una manera aún mas infantil.

6. Apelar al aspecto emocional antes que a la reflexión

Utilizar el lado mas emocional de las personas para detener el análisis racional de una situación, así como su sentido crítico, apelando al comportamiento instintivo, basado sobre todo en deseos o miedos.

7. Mantener al público en la ignorancia

Se trata de lograr que el gran público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control. Se aplica en recortes en educación, profesorado, becas, maestras, doctorados, imposibles casi para una gran población, etc.

8. Hacer que el público sea complaciente con la mediocridad

Promover la creencia de que está bien y de moda ser una persona vulgar, inculta, poco intelectual o correcta, como se observa en gran cantidad de programas de televisión.

9. Reforzar la autoculpabilidad

Hacer creer al individuo que solamente él es el culpable de su propia desgracia, debido sobre todo a su falta de inteligencia, sus pobres capacidades, o su falta de esfuerzo. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema, el individuo se autodesvalora.

10. Conocer a los individuos mejor que ellos mismos

Consiste en desarrollar un sistema que permita conocer más a los individuos que ellos mismos, gracias a técnicas como la biología, las neurociencias, la estadística, la sociología o la psicología. 

Pero “con las Redes Sociales” han topado por muchas razones, aunque esencialmente por una: no las conocen ni las comprenden.

Para ellos todo se reduce a Trend Topics, robots, troles, descalificaciones, insultos, calumnias, chismes de lavadero, “Fake News”, encuestas "maiceadas", pero rebotan ante los muros de “confianza” que cimentan la integración de las Comunidades Sociales.

Finalmente, terminan cayendo en lo que son: dictadores y enemigos de la Libertad y del Progreso, en exabruptos como la “Ley Trump” que un siervo de Lopez Obrador pretende imponer desde el Senado, pasando por encima de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y Tratados que la integran en su parte no codificada.

Grave error.

Twitter: @adiazpi



















Etiquetas:   Redes Sociales   ·   Democracia   ·   Libertad de Expresión   ·   Libertad de Pensamiento   ·   Libertad de Conciencia   ·   Noam Chomsky

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22574 publicaciones
5340 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora