Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Libros   ·   Lectura   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Reseña   ·   Feminismo   ·   Novela



México: Constitución inobservada *


Inicio > Derecho
06/02/2021


188 Visitas



Hoy es día cinco de febrero, se cumplen 104 años de la Constitución Mexicana de 1917 “que reforma la de 5 de febrero de 1857”, nada que celebrar.






De una Constitución “Normativa”, plenamente válida y obligatoria para gobernantes y gobernados, como lo dispone el artículo 133; el medio por excelencia para controlar los excesos de las autoridades, hoy en día el titular del Ejecutivo la ha convertido en un texto “optativo” violando flagrantemente su Juramento Constitucional de respetarla y hacerla respetar al que en forma equivalente  se le llama “protesta”.





Artículo 133. - Esta Constitución, las leyes del Congreso de la Unión que emanen de ella y todos los Tratados que estén de acuerdo con la misma, celebrados y que se celebren por el Presidente de la República, con aprobación del Senado, serán la Ley Suprema de toda la Unión.





Artículo 87.- El Presidente, al tomar posesión de su cargo, prestará ante el Congreso de la Unión o ante la Comisión Permanente, en los recesos de aquél, la siguiente protesta: "Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión; y si así no lo hiciere que la Nación me lo demande.”





Nuestra Constitución se edificó sobre Principios Esenciales que deben ser observados sin cortapisas o medias tintas para que nuestra Ley Suprema tenga sentido y fuerza, sirva para “constituir” nuestra Nación, que por eso se llama "Constitución" porque "constituye", y porque en ausencia de ellos estamos ante un Golpe de Estado “blando”, “discreto”, o como se le quiera llamar, pero que no deja de ser tal.





Los Principios Esenciales están contenidos en los artículos 39, 40, Capítulo Primero, 49, y otros mas sobre los que no abundaré en esta ocasión.





Artículo 40.- Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa, democrática, laica y federal, compuesta por Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior, y por la Ciudad de México, unidos en una federación establecida según los principios de esta ley fundamental.





Somos una “República”, concepto que viene de “res” = cosa y “Publica” = del Pueblo, y así se establece en el texto Constitucional, pero en la realidad, el Presidente actual la ha convertido en algo distinto; por ejemplo, en los hechos la ha privatizado en beneficio de el mismo y de su camarilla en el poder; así, el decide unilateralmente que puede saber el Pueblo y qué no, sin justificación alguna se abusa de la “reserva” de los expedientes que debería conocer la Ciudadanía para exigirle cuentas y resultados, los casos abundan, y entre los mas escandalosos tenemos los relacionados con las Vacunas en medio de la Pandemia. Igualmente el Ejecutivo se fue en contra de los gobiernos de las entidades federativas, disponiendo del Presupuesto Público que les corresponde, disponiendo de este como dueño sobre el dinero propio.





Artículo 49.- El Supremo Poder de la Federación se divide para su ejercicio en Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

No podrán reunirse dos o mas de estos Poderes en una sola persona o corporación, ni depositarse el Legislativo en un individuo, salvo en el caso de facultades extraordinarias al Ejecutivo de la Unión, conforme a lo dispuesto en el artículo 29. En ningún otro caso, salvo lo dispuesto en el segundo párrafo del artículo 131, se otorgarán facultades extraordinarias para legislar.

Es del dominio Público que el Presidente ha concentrado los tres “poderes” en su persona, el Congreso de la Unión es ahora una simple oficina de tramites y aprobaciones de las órdenes que le envía el Ejecutivo, y la “Suprema Corte” es solo otra dependencia de validación de las decisiones presidenciales, aprobando ocurrencias tan absurdas como la procedencia de la "Impartición de la Justicia” sujeta a una “consulta popular”.

Sobre el “Capítulo Primero”, los Derechos Humanos, recientemente el Presidente instruyó a sus mas serviles lacayos en el “Senado” y la SEGOB para buscar la forma de coartar o restringir las Libertades de Expresión, Comunicación, Pensamiento e Información que el Pueblo ejerce a través de las Redes Sociales, y lo hace porque sus siervos han quedado reducidos a testigos marginales y minoritarios ante el poder de las Comunidades que las integran formando la Conciencia Colectiva, Memoria Histórica Audiovisual y verdadera Opinión Pública, en forma ubicua y permanente, y porque le fueron suspendidas las cuentas maestras de los bots y troles desde las cuales capitaneaban las turbas de robots dedicadas a injuriar, agredir, difamar y calumniar a las personas de carne y hueso que dan vida y fuerza a estos “medios de medios” con su participación libre, espontánea, informada y respetuosa: fundamentalmente Twitter, Facebook, WhatsApp, YouTube e Instagram. 

Para no pecar de innecesaria exuberancia explicativa, solo agrego que la inobservancia de los Principios Esenciales de nuestra Constitución que estamos observando y viviendo con profunda alarma y desagrado -en pleno “trastorno Público” por la Pandemia-, mirando como nuestra forma de Gobierno Republicana, Democrática, Representativa y Federal, es transformada mediante hechos perversos en una monarquía demagógica y autoritaria, da plena actualización a lo previsto en el artículo 33 de nuestra “Carta Magna”: es una rebelión de un hombre y su camarilla en contra del Pueblo de México.

Artículo 136.- Esta Constitución no perderá su fuerza y vigor, aun cuando por alguna rebelión se interrumpa su observancia. En caso de que por cualquier trastorno público se establezca un gobierno contrario a los principios que ella sanciona, tan luego como el pueblo recobre su libertad, se restablecerá su observancia, y con arreglo a ella y a las leyes que en su virtud se hubieren expedido, serán juzgados, así los que hubieren figurado en el gobierno emanado de la rebelión, como los que hubieren cooperado a ésta.





Es cierto que ya Ferdinand Lasalle intentó explicar doctrinalmente este fenómeno político jurídico mediante los “factores reales del poder”: La Constitución de un país es en esencia la suma de los factores reales de poder que rigen en ese país, y que Karl Loewenstein explicó clasificándolas como normativas, nominales y semánticas:





Las “constituciones normativas” son aquellas que dominan todo el proceso político y este debe estar adaptado y sometido a las normas constitucionales. Sus principios son aplicables dentro del contexto social; la constitución es de total aplicación, sus normas se ajustan a las necesidades del país (Molinares, 2011, pp. 216). Las “constituciones nominales” son aquellas en que la realidad social difiere de las normas constitucionales, pero existe deseo o buena voluntad de parte de los detentadores del poder y sus destinatarios para que la realidad social llegue a ser igual a las normas constitucionales (Molinares, 2011). … Por último, las “constituciones semánticas” son aquellas establecidas por los gobernadores para engañar a la comunidad internacional, que se constituyen como un disfraz y no son aplicadas en la realidad social. (1) Este último caso le correspondería a México.





Considero que en México los "Factores Reales del Poder” ya se modificaron sustancialmente con la derrota de Donald Trump, protector político de Andrés Manuel López Obrador, por lo que sus pretensiones de perpetuarse en el poder absoluto carecen de sentido y sustento aunque haya militarizado gran parte de la Vida Pública; que por lo tanto ya debe cesar en sus burdos   esfuerzos de inobservar los principios esenciales de Nuestra Constitución, de pisotearla con sus actos de gobierno, a enfocarse en dar resultados reclutando gente capaz y verdaderamente honesta, y empezar a ejercer el cargo que recibió bajo juramento y condicionado a que lo cumpla cabalmente.





En caso contrario, debería admitir con valentía que no pudo cumplir y presentar su renuncia por motivos de salud o cualquier otra causa idónea.





Twitter @adiazpi





(1) https://www.uninorte.edu.co/documents/4368250/13243139/Una+aproximaci%C3%B3n+al+concepto+de+Constituci%C3%B3n.pdf/33188eee-0f92-48a9-8e35-3864f3db640c





* Imagen: WEB, Notioro.blogspot.com







Etiquetas:   Política   ·   Derechos Humanos   ·   Constitución

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22248 publicaciones
5302 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora