¿Por qué se Escribe?

Un escritor desempeña un oficio que trasciende el simple concepto de profesión, es un artista de la palabra, por lo cual se desenvuelve más bien en el mundo de la fantasía, un portal hacia los limites que puede percibir la mente humana pero que superan las ataduras de la realidad. Por ende es un rebelde contra lo establecido, un revolucionario contra los dogmas y creencias de las mayorías o minorías, si estas reglas impiden el libre desenvolvimiento del hombre como ser dotado de voluntad e inteligencia propias.La existencia del escritor responde a la existencia del libre albedrío, solo debido a las polémicas decisiones que deben tomar los seres humanos a lo largo de su vida es que se explica la búsqueda del arte como medio de expresión. Si fuésemos robots programados para hacer esto o aquello entonces no estaríamos en capacidad de desarrollar el arte, solo a través del caos y la incertidumbre nos revelamos como un ser capaz de construir esferas de realidad extendidas sobre un horizonte superior al físico. Eso es precisamente una diferencia que tenemos con los animales, ellos aunque no estén programados por un sistema digital que controla sus acciones, aunque tengan capacidad para sentir miedo o alegría, aunque tengan necesidades, reaccionan por instinto, casi se pudiera predecir su comportamiento, no así los hombres, los cuales se nutren de sus errores y modifican la naturaleza gracias a su inteligencia emocional.

 

. Por ende es un rebelde contra lo establecido, un revolucionario contra los dogmas y creencias de las mayorías o minorías, si estas reglas impiden el libre desenvolvimiento del hombre como ser dotado de voluntad e inteligencia propias.La existencia del escritor responde a la existencia del libre albedrío, solo debido a las polémicas decisiones que deben tomar los seres humanos a lo largo de su vida es que se explica la búsqueda del arte como medio de expresión. Si fuésemos robots programados para hacer esto o aquello entonces no estaríamos en capacidad de desarrollar el arte, solo a través del caos y la incertidumbre nos revelamos como un ser capaz de construir esferas de realidad extendidas sobre un horizonte superior al físico. Eso es precisamente una diferencia que tenemos con los animales, ellos aunque no estén programados por un sistema digital que controla sus acciones, aunque tengan capacidad para sentir miedo o alegría, aunque tengan necesidades, reaccionan por instinto, casi se pudiera predecir su comportamiento, no así los hombres, los cuales se nutren de sus errores y modifican la naturaleza gracias a su inteligencia emocional.
Los escritores nos caracterizamos por poseer ese sentido tan inmediato de la muerte, reconocemos que la vida es solo un soplo que puede arrebatársenos en un momento. Eso unido a un ego profundo nos devela lo efímero que somos. Nosotros, individuos que nos damos un alto grado de importancia, perdidos en la nada, en probabilidades que varían en función de nuestro estado, nuestra ubicación y edad, y todo ello un juego que la suerte y el destino puede ganarnos.

Se escribe por pasión, es una actividad sagrada que busca perpetuar los sentimientos y pensamientos, una feroz lucha contra conceptos tan fundamentales como el tiempo y la eternidad. Gracias al nacimiento de la lengua escrita el hombre ha podido mejorar su historia, fue precisamente ésta la que puso fin a la prehistoria. Por ello, un escritor lleva en su mente la historia completa de la humanidad desde múltiples facetas, ninguno será igual a otro pero todos nos narran con pasión el mundo desde su punto de vista e intentan ampliar nuestra cultura. Se escribe por tanto para perpetuarse, para no ser olvidado, para deslindarse aunque sea solo en pensamiento (lamentablemente la ciencia no logra descubrir el elixir de la vida, como tampoco lo pudo antes la Alquimia) de la Ley fundamental de que todo lo que nace muere. Se escribe para ser recordado cuando nuestros cuerpos mortales no estén presenten en la Tierra.

La escritura es un medio para desahogar nuestras quejas y redimirnos frente al sufrimiento. Es una forma de conectarnos con el mundo y relacionarnos con los otros mundos que se esconden en cuerpos y mentes semejantes a la nuestra. La inspiración proviene de nuestras experiencias diarias pero el fin es el mismo, comunicarnos con el futuro, redimirnos frente a la carga existencial que llevamos muy aferrada a nuestro ser. Es una forma de extendernos más allá de nuestra cotidianidad y volvernos idea, porque las ideas no mueren más los hombres sí. Por eso los escritores son generalmente idealistas y no sobra decir que egoístas, queriendo atraer para sí suerte mejor que la del resto de los hombres.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales