Prólogo del poemario:

El amor, ese sentimiento unificador entre las personas, no es siempre el que nos lleva a la felicidad. Como en las novelas rosa la pareja pasa por una serie de desdichas y sinsabores que finalmente la lleva a un largo beso y la dicha eterna. Pero, ¿qué sucede cuando la historia pasional no se da de esa manera? ¿Qué sucede cuando el amor acaba? Cuando el amor no es correspondido o cuando es un amor compartido y en donde uno de los amantes sale sobrando. 

 

. Como en las novelas rosa la pareja pasa por una serie de desdichas y sinsabores que finalmente la lleva a un largo beso y la dicha eterna. Pero, ¿qué sucede cuando la historia pasional no se da de esa manera? ¿Qué sucede cuando el amor acaba? Cuando el amor no es correspondido o cuando es un amor compartido y en donde uno de los amantes sale sobrando. 
Wilson Rogelio Enciso nos hace entrega en estas páginas de una serie de historias cortas y románticas, en donde, de manera poética, nos narra la desdicha de personajes que sucumben al amor de una mujer imposible de alcanzar. Dolor, tristeza, llanto, y el deseo, a veces, de buscar la muerte prematura ante un amor no correspondido. La melancolía, la nostalgia y el recuerdo también se hacen presentes cuando el protagonista añora el pasado, a veces feliz, a veces oscuro, cargado de un amor intenso y en ocasiones mortal.

En algunos pasajes, con léxico tenue, el autor nos deja entrever, oculto entre palabras, una cierta diferencia de edad entre los protagonistas. Ella: juvenil, sensual, erótica y coqueta. Él: taciturno, añejo, corroído y agónico. Un torbellino de juventud con ansias de descubrir nuevas emociones, enfrentada a una adultez en el ocaso del desdén rutinario. 

La ausencia, el olvido, y la soledad, causados por el amor, siembran heridas en el corazón del personaje que, a raíz del adiós, la indiferencia, la desilusión y, finalmente, la infidelidad, desarrolla sentimientos autodestructivos, los cuales conllevan a preferir el sufrimiento y la mortandad, antes que ver infeliz a la doncella causante de dichos tormentos. Sin embargo, y de manera casi recurrente, el autor, con entereza y sin rencores, con palabras como: “Te seguiré amando” o “siempre tuyo”, nos afirma que a pesar de la lejanía, el sentimiento está allí, presente, como el primer día, como la última noche, como en el último suspiro.

Alfredo Del Arroyo Soriano, escritor peruano y periodista. Ganó el International Latino Book Awards 2017 por su libro Martes de infamia y otros días fatales. Conduce su Programa ABCDARIO CULTURAL, con entrevistas a diferentes exponentes de las artes, ubicados, no solo en la zona metropolitana de Washington DC, donde reside, sino en otras partes del mundo.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales