La Dictadura de las Redes Sociales

Las redes sociales nacieron para conectarnos con el mundo, para comunicarnos y descubrirnos a través del otro. Para que exista esta continua comunicación debe valorarse la diversidad de opinión y respetarse al que piensa de manera distinta. Cuando se plantea la comunicación como una actividad jerárquica en la que mi opinión tiene mas peso que la de un tercero o se valoran las ideas ajenas con marcos morales personales se entra en una esfera peligrosa, se incurre en el vicio de intolerancia, gen de los males que tanto aquejaron a la humanidad durante el siglo XX.

 

. Para que exista esta continua comunicación debe valorarse la diversidad de opinión y respetarse al que piensa de manera distinta. Cuando se plantea la comunicación como una actividad jerárquica en la que mi opinión tiene mas peso que la de un tercero o se valoran las ideas ajenas con marcos morales personales se entra en una esfera peligrosa, se incurre en el vicio de intolerancia, gen de los males que tanto aquejaron a la humanidad durante el siglo XX.
El día 6 de enero del 2020 se presentó un acontecimiento inusual en el Capitolio de los Estados Unidos. Un grupo de manifestantes ingresó en las instalaciones en un evento que fue calificado como único en la historia, tan bochornoso que provocó duras críticas contra la administración de Donald Trump. Cabe preguntarse las razones detrás de una acción extraña por parte de los funcionarios de seguridad: dejar ingresar a los manifestantes sin ofrecer resistencia será considerado como un acto dirigido a desfigurar la imagen del presidente.

Ante estos hechos, se desató una oleada de censura de las grandes plataformas de comunicación. Facebook, Twitter, Instagram y Google bloquearon el acceso del Jefe de Estado norteamericano a estas plataformas, ante lo cual el mandatario se vio obligado a emigrar a Parler, una alternativa a los monopolios existentes. Sorpresa, Apple, Amazon, Google Play elimina esta plataforma de sus buscadores. Así, quienes debían garantizar la libertad de expresión hoy se convierten en nuevos lideres de la Inquisición del siglo XXI, quienes debían proteger el libre pensamiento hoy censuran las ideas, quienes debían defender la verdad hoy socavan la democracia al dar forma de legalidad a lo que desde el principio fue un fraude electoral. Donald Trump se había convertido en el presidente con mayor cantidad de votos recibidos en la Historia de su país y hoy cae derrotado ante un mecanismo que impuso a un hombre gracias al voto electrónico masivo.

Pero la historia no acaba aquí, fácil es hablar de la derrota de la moral, pero todos sabemos lo que ocurre con la mentira. Termina triunfando provisionalmente para más tarde sucumbir por su propio peso. Quienes hoy se adjudican ser vicarios de la verdad y la corrección política mañana serán recordados como cobardes. Estos actos de censura demuestran una vez más lo frágil de nuestras democracias y cuan al borde estamos de ser sometidos por un grupete de familias que dominan el mundo bajo las sombras o mejor sea dicho, bajo montañas de dinero y poder.

Excusas siempre sobraran para quienes procuren amordazar la verdad. Lo que no sobrarán serán razones fehacientes. Hay que ser muy ingenuo para creer que este caso de censura tiene legitimidad por tratarse de un llamado a la violencia, cuando Trump fue bloqueado precisamente al pedirle a su gente que regresara a sus hogares y así se evitara más violencia. Es lamentable cuando el derecho a reclamar y hacer valer los votos se vuelve contra sus poseedores con la excusa de que hacer respetar a la democracia como sea, es incitación a la violencia. Incitación a la violencia es lo que hacen muchos miserables que tienen sus cuentas en redes sociales abiertas hoy en día.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales