Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Empresas   ·   Libros   ·   Lectura   ·   Economía   ·   México   ·   Censura   ·   Andrés Manuel López Obrador



Innovación financiera: una mirada equilibrada


Inicio > Economía
04/01/2021


114 Visitas



La innovación financiera, que alguna vez fue un positivo incuestionable para cualquier economía, ha sido mucho menos celebrada desde la crisis financiera que comenzó en 2007 y la Gran Recesión que la siguió. Algunos economistas destacados, en particular Paul Volcker (ex presidente de la Reserva Federal), Paul Krugman (economista ganador del premio Nobel en Princeton y columnista del New York Times) y Simon Johnson (ex economista jefe del FMI), han expresado su escepticismo sobre el valor social de la innovación financiera en general, y con mucha justificación, ya que algunas innovaciones recientes ayudaron a conducir a la crisis. Más significativamente, la amplia Ley de Reforma y Protección al Consumidor Dodd-Frank Wall Street promulgada en los Estados Unidos en el verano de 2010 con el propósito de prevenir las crisis financieras o al menos minimizar sus impactos dañinos, contiene numerosas disposiciones que, dependiendo de cómo se implementen por los futuros reguladores, podría ralentizar la innovación financiera futura.


Mi tesis aquí es que la innovación financiera no merece toda la culpa que se le ha atribuido. De hecho, ha habido una serie de innovaciones "buenas" en las últimas décadas, aunque los críticos tienen razón en que también ha habido "malas". En este capítulo intento clasificar los dos, concentrándome principalmente en las innovaciones introducidas en el mercado estadounidense desde la década de 1960, período en el que el presidente Volcker, en particular, afirma que ha habido poca innovación socialmente útil. Concluyo ofreciendo algunas sugerencias sobre cómo los legisladores y los reguladores pueden facilitar de la mejor manera las futuras innovaciones financieras "buenas" mientras eliminan las "malas" antes de que puedan causar mucho daño.

Innovaciones del sector financiero frente a las del sector real: ¿Son diferentes?

Sin embargo, antes de pasar a los temas principales del capítulo, es importante abordar un problema fundamental que se esconde detrás de la crítica de la innovación financiera: que de alguna manera es diferente de las innovaciones en la economía real y, por lo tanto, merece más escepticismo. Se han alegado varias de esas diferencias. ¿Tienen las acusaciones alguna base?

Una opinión común, por ejemplo, es que la innovación financiera consiste en poco más que arbitraje, y que incluso las estrategias comerciales exitosas no proporcionan valor social neto, ya que por cada ganador hay un perdedor. Esta vista está fuera de lugar. Por definición, el arbitraje elimina las diferencias en los precios de productos o activos similares en diferentes ubicaciones. Las innovaciones que permiten lograr esto de manera más rápida y eficiente reducen los costos, brindan señales de precios más precisas en cualquier momento y, en general, hacen que los mercados sean más líquidos y eficientes. La liquidez y la eficiencia agregadas, a su vez, hacen que sea más fácil y menos costoso para las empresas obtener capital.

Sin duda, hay algo en la crítica de "suma cero" de las innovaciones comerciales. Pero, como veremos pronto, muchas innovaciones financieras útiles de las últimas décadas tienen poco o nada que ver con el comercio.

Una segunda diferencia muy real entre las innovaciones en las finanzas y las del sector real es que las primeras suelen estar más apalancadas o financiadas con deuda. Entre muchas otras cosas, la reciente crisis financiera ha demostrado lo peligroso que puede ser el apalancamiento excesivo. Por ejemplo, la infame obligación de deuda garantizada (CDO) que permitió que se originaran y vendieran demasiadas hipotecas de alto riesgo (con las bendiciones equivocadas de las agencias de calificación crediticia) y que alimentó la burbuja inmobiliaria más amplia de la última década, fue una deuda. instrumento que resultó tener consecuencias en gran medida destructivas. Asimismo, el “vehículo de inversión estructurado”, o SIV, fue uno de los principales medios por los que los grandes bancos financiaron CDO. Tengo más que decir sobre estas dos innovaciones a continuación.

Por el contrario, la innovación del sector real tiende a financiarse más con capital que con deuda. Las "punto.com" de finales de la década de 1990, muchas de las cuales desaparecieron rápidamente cuando estalló la burbuja del mercado de valores en abril de 2000, comenzaron principalmente con acciones proporcionadas por inversores ángeles o capitalistas de riesgo, y luego se financiaron mediante la venta de acciones públicas. Aunque la implosión del mercado de valores causó pérdidas significativas a los accionistas, y no solo a aquellos con inversiones en las punto.com, estas pérdidas en su mayor parte no se vieron agravadas por el apalancamiento. Como resultado, las consecuencias del sector real del colapso de las punto.com fueron mucho menos dañinas que el daño causado por el estallido de la burbuja inmobiliaria.

La tercera supuesta diferencia entre las innovaciones del sector financiero y real es que a menudo se dice que las primeras están impulsadas en gran medida por el deseo de eludir las reglas y los estatutos, mientras que las últimas están supuestamente motivadas de manera abrumadora o incluso en su totalidad por innovadores que buscan hacer o hacer algo “más rápido , más barato, mejor ". Esta distinción no es tan clara como algunos pueden creer. Tanto los financieros como los fabricantes y los proveedores de servicios participan en juegos del "gato y el ratón" con sus reguladores.

Además, estos juegos no son necesariamente socialmente perniciosos. Por el contrario, los esfuerzos para eludir reglas “malas” o ineficientes, como los límites de la era de la Depresión sobre los intereses que los bancos podían pagar a sus depositantes, son dignos de aplauso. Otros esfuerzos (como la creación de los SIV supuestamente fuera de balance por parte de los bancos) que eluden las “buenas” reglas, como los estándares de capital, merecen condena.

Mi conclusión: cuando la innovación financiera conduce a un resultado mejor, más rápido o más barato, no es diferente de la innovación del sector real. Solo cuando la innovación financiera se define o aumenta mediante el apalancamiento puede diferir significativamente y ser más peligrosa que la innovación del sector real.



Etiquetas:   Finanzas   ·   Innovación

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22506 publicaciones
5323 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora