Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Pandemia   ·   Salud   ·   Perú   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Literatura Latino Americana   ·   Lectores



2021 Un año cargado de futuro


Inicio > Ciudadanía
30/12/2020


93 Visitas



Ha llegado el momento de hacer balance del año, y casi hasta da miedo, pero yo no lo voy a hacer. Bastante he escrito ya a lo largo de los meses de pandemia, de enero y febrero ya no nos acordamos de nada, en la batería de reflexiones con las que he machacado durante meses a quién las haya querido leer.






 No voy a hablar de lo pasado; demasiados y nunca pocos balances se están haciendo en estos días. Prefiero hablar de lo que está por venir, de todo lo que se otea en el horizonte y, en muchos casos, va a depender de nosotros que pueda suceder. No es que quiera hacer futurología, para eso ya están los nigromantes y los carlosjesús de turno, es simplemente tratar de ver el año que empieza con cierto optimismo, sobre todo para todos aquellos que han perdido a algún familiar, o han padecido la enfermedad; para todo los que han sufrido daños colaterales en su salud por culpa del coronavirus; los sanitarios y demás trabajadores que han estado y están siempre en la primera línea del riesgo; para quienes han perdido su trabajo y los que hayan pasado a engrosar las estadísticas de la desigualdad y la pobreza. Y por último para todos los demás, porque el año 2021 si no lo encaramos con optimismo será terrible desde el punto de vista de la salud mental y colectiva, y no hay nada peor que una sociedad deprimida y, por tanto, incapaz de asumir los retos que tiene por delante.

Es posible que el año no sea todo lo “normalizado” que nos gustaría: todavía la mascarilla seguirá empañándonos las gafas, la inmunidad colectiva de la vacuna tardará en tener efecto inmunológico en la población y la economía seguirá en la UCI durante unos meses, hasta que volvamos a recobrar la confianza y el empleo se empiece a recuperar. Todo eso irá pasando, y nosotros debemos estar convencidos de que pasará. Basta ya de agoreros que nos anuncian el apocalipsis día sí y día no. De milenaristas que ven el fin del mundo en cada esquina.

La humanidad vive en constante riesgo provocado por la naturaleza: los virus están ahí desde que la Tierra empezó a albergar vida; hay catástrofes naturales brutales como terremotos, huracanes, erupciones volcánicas, tsunamis, diluvios, etc., y eso no nos ha impedido avanzar y hacerles frente en la medida de nuestras posibilidades. Seguirán estando entre nosotros al acecho, y con ellos nos hemos acostumbrado a vivir.   

Pero hay otros riesgos en los que sí podemos actuar, porque han sido provocados por nosotros, desde el cambio climático y todas sus secuelas de destrucción de vidas, haciendas y construcciones humanas; la pobreza secular, que en los últimos tiempos vuelve a niveles que ya creíamos olvidados; la contaminación, que mata a cientos de miles de personas en el mundo todos los años; las guerras, uno de los inventos de la humanidad más bárbaros que han existido jamás; las migraciones y toda la carga de dolor y desarraigo que arrastran en quienes las sufren; y un  etcétera demasiado extenso. En todo ello, podemos intervenir nosotros, y después de una crisis mundial como la actual, deberíamos ponernos a pensar cómo nos gustaría que fuera el futuro. Nada de ambiciones revolucionarias que solo conducen a la miseria de la postrevolución, más bien cambios que nos hagan mejorar lo que ya sabemos que está mal.

Es el momento, después de una pandemia que casi ha reseteado el mundo, sobre todo el occidental, de reflexionar y pasar a la acción, porque en nuestras manos está reiniciar la sociedad para que sea más justa, más segura, más divertida y más sana. Pero para ello hay que ser optimistas, confiar en nuestras posibilidades y no sucumbir al pesimismo atávico al que los poderes de siempre nos han inoculado. Esa es su arma para volver a la casilla de partida de un mundo del que solo ellos obtienen beneficios.

Está en nuestras manos acabar en una sociedad distópica o en una sociedad eutópica para todos y todas.  2021 puede ser el principio de ese cambio de rumbo personal y social del que tanto hemos hablado durante la pandemia.







Etiquetas:   Coronavirus

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21902 publicaciones
5259 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora