La planta Achocolatada

 

. La simiente viene dentro de una especie de vaina con una proporción de 40 cm de largo, y nace de un párvulo arbusto que llega a tener una altura de 1.5 metros. Esta leguminosa es un tipo de haba, que por su elevada especialidad resulta arduo conseguirla en los mercados populares de la periferia.

     La planta achocolatada del género mucuna, es una planta perenne, leguminosa con grandes semillas o frijoles. El nombre del género principalmente se deriva de mucuna, una palabra tupí-guaraní para estas típicas especies. Esta es una planta trepadora, por lo que no se cultiva ampliamente, aunque se cultivaba en toda Venezuela. Puede ser cosechada fresca, para agregar a sopas o acompañar ensaladas. Además, una vez la simiente seca puede ser cosechada y cocida como cualquier otro grano. El grano tostado tiene un codiciado sabor similar al cacao. En tiempos pasados se consumía principalmente en las zonas rurales. Sin embargo, históricamente, la utilización y su uso principal era como bebida (se preparada tostando las habas y moliéndolas). Con este polvo, uno podría hacer una bebida con sabor a chocolate, pero hoy esta tradición se ha perdido. Su uso como leguminosa ampliamente cultivada ha sido desplazada y minimizada por otras variedades más comerciales, con consecuencias negativas para la maximización y recuperación de la siembra de esta fenomenal planta achocolatada. Como bebida, la tradición también se ha perdido quizás por razones más diversas y complejas. Hoy en día, sólo se cultiva en pequeñas cantidades para uso personal. En algunas partes de la República Bolivariana de Venezuela como en el estado Trujillo el consumo de planta achocolatada fue desvanecido por el ritmo de vida acelerado, por la emigración acelerada de campesinos de las zonas rurales a las ciudades más cosmopolitas del país, además del auge de la explotación petrolera. Todas estas desavenencias fueron socavando la cultura agrícola y campesina del venezolano y se tuvo en su momento que perder o hacer a un lado nuestra cultura autóctona para permitir de una manera abrupta la imposición de una cultura dominante que establecía en ese momento, patrones de conducta y de consumo, la división social del trabajo y las relaciones capitalistas de producción.

     Desde una perspectiva de maximización de ganancias, este frijol o planta achocolatada no se considera de alto valor económico por su usanza y características fenotípicas que dificultan el tratamiento mecanizado y el procedimiento de la cosecha. Sin embargo, como un recurso para la economía social y local - la creación de redes de productores y consumidores conscientes, - es un producto con gran potencial alimenticio. Por eso es fundamental el rescate, la preservación y la conservación de esta especie de semilla, para garantizar la siembra y en un futuro contar con reservas que nos ayuden a seguir sustentando la existencia de esta planta en nuestras comunidades y patios productivos.

Allen Nebrija.

allennebrija@gmail.com

allennebrija13.blogspot.com

allennebrija.wordpress.com

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales